Lenguaje desarticulado

Este post me hizo acrodarme y ponerme a pensar en las cosas estúpidas que mi papá ha dicho desde siempre. Puede ser que parezcan divertidas, pero luego de años de ver que este señor es incapaz de decirlas de otra manera he llegado a preguntarme si alguna vez existió un mágico y lejano país (¿quizá en la Atlántida?) donde se hablaba así. O tal vez estamos ante el surgimiento de una nueva lengua . Analicemos algunos ejemplos:

  • “Que falta de agricultura”: quiere decir algo así como falta de respeto o falta de cultura. Ha sido deprecado.
  • “Manos llenas de dedos”: expresión usada principalmente en oraciones como “ay, ya lo agarraste con tus manos llenas de dedos”
  • “Perro descalzo”: el hablante inexperto caerá en la creencia de que estas son dos palabras separadas, sin embargo en la lengua nativa del país del que os hablé se trata de un vocablo único que indica un significado más sencillo. Los estudios de semiótica y filología han determinado que en algún momento se advirtió que los perros están descalzos (al menos en general, los perros no descalzos pertenecen a otra especie que las culturas modernas confunden con la descalza y utilizan el término “perro” indistintamente para denominar ambas) y por ello en el mundo perdido de mi papá el concepto “perro” en general no tiene significado. Esto es similar a algunas tribus apartadas que viven de la pesca y no tienen una palabra genérica para “pescado”, porque hablar de pescado en general no tendría significado suficiente para ellos. Un ejemplo: “sácate de aqui, perro descalzo”
  • “Esto me pasa cuando me sucede”
  • “Métete Teté” – una vieja canción que decía algo así como “siéntate, Teté, que te sientes, Teté” degeneró en la indicación genérica que sustituyó a verbos y expresiones como pasar, entrar, introducirse, meterse, después de usted, adelante, come in, welcome, bienvenido, etc.
  • “¿José?” – aunque es difícil definir el significado de esta expresión, podemos decir que funciona como un interrogativo muy peculiar cuya única función parece ser la de pedir confirmación de que se recibió un “no sé” como respuesta a una pregunta previa. Utilícese en situaciones como:
    papá: ¿y tu mamá?
    yo: no sé
    papá: ¿José?
  • “Abrigo de visón” – tal parece que mi papá no tiene suéteres, chamarras, chalecos, sudaderas, pullovers, sacos, gabardinas, chaquetas ni simples abrigos, sino puro abrigo de visón.
  • “Hazte payasito” – una fácil porque su etimología resulta obvia. Se le dice a una persona para pedirle amablemente que se mueva, haga lugar, deje espacio, deje pasar o denotarle que es un estorbo o se mete en el camino.
  • “Espejito, espejito” – interesante experimento de psicología, ahora está cayendo en desuso porque mi papá ya no maneja, pero muy usada en las típicas mañanas en que iba a dejar a sus tres pequeños e inquietos hijos a la escuela, quienes de vez en cuando se atravesaban frente al espejo de la pick-up. Tal inconveniencia era arreglada con sólo decir las palabras mágicas “espejito, espejito ¿por qué estás tan tapadito?”. A fuerza de repetición diaria los niños llegaron a tener un acondicionamiento pavloviano de modo que con el tiempo reaccionaban al oír tan solo el “espejito, espejito” y la expresión fue recortada.
  • “Pa’abajo lo que no sirve” – esta frase es compañera honoraria del “espejito”, la cual se dejaba oír al menos una vez y luego mi padre se detenía en la avenida Lindavista, a la altura del parque Miguel Alemán, y decía “pa’abajo lo que no sirve” a manera de un “ya llegamos” y así los niños bajaban del vehículo y se dirigían alegremente a sus escuelas.
  • “Cuando te cases” – frase usada a modo de pretexto y que servía de respuesta a preguntas como “¿me compras esto?” o “¿me das dinero para aquello?”
  • “¿Y a cómo lo das?” – similar a la anterior, pero de uso más limitado. Ejemplo:
    yo: papá, ¿me compras tal cosa?
    papá: ¿y a cómo la das?
  • “Defectuoso” – sinónimo de D.F. o Ciudad de México. Uso sugerido: “cuando fui al defectuoso”, “cuando vivíamos en el defectuoso”.
  • “Sangüicholo” – lo mismo que “defectuoso”, pero sirve para referirse a San Luis Potosí. En la Real Academia de la Lengua aún se debate sobre la ortografía de esta palabra.
  • “No hay dinero” – para terminar, un clásico. Parece ser la respuesta universal de los padres para frustar los planes de sus hijos, pero déjenme aclarar una cosa: es una expresión regional, como “boli”, “durito”, “Carranco”, “Chalita”, “Tangamanga”, “sabe”, “de rato” y el uso indiscriminado de los diminutivos.

Un pensamiento en “Lenguaje desarticulado

  1. Pingback: Kurazaybo jom peich » Eufemismos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s