Obscura fascinación

MonstruoLa semana pasada milagrosamente encontré tiempo para ir al cine, fui a ver "Jarhead" ("Soldado anónimo"), de Sam Mendes. Es la historia de un soldado que es entrenado y enviado a la operación Tormenta del Desierto, pero nunca llega a hacer un solo disparo. En general no me gustan mucho las películas de guerra, pero esta dejó en mi una impresión bastante fuerte. Me sentí identificado con la desesperación que transmite. Pero me gustó, a pesar de ser una película que fácilmente puede describirse como mediocre. Por eso me puse a recordar que muchas veces me han gustado bastante películas mediocres o ambiguas, en muchos casos son este tipo de historias las que tratan sobre monstruos.

Me gustan los monstruos, qué puedo decir. Cuando era pequeño me daban miedo, a veces tenía extrañas pesadillas, pero con el tiempo me fui familiarizando con ellos. No es lo mismo que perderles el miedo, es más bien comprenderlos. Uno de los monstruos que recuerdo con más gusto es el clásico Alien, de la película de Ridley Scott. Para los estándares de ahora quizá sea primitivo, pero dentro del mundo del cine de monstruos mantiene un lugar especial. Creo que simboliza lo desconocido, pero además la historia mantiene un elemento crucial para toda película de este tipo: la fascinación con el monstruo en sí. Todo gira alrededor de él, de su naturaleza, a pesar de que no revela muchos detalles. Además Sigourney Weaver ejemplifica a la perfección al héroe-heroína del género, manteniéndose determinada en todo momento a no sucumbir ante las fuerzas de lo desconocido, a pesar de estar acorralada y a un paso de la locura.

Si las secuelas de Alien fueron buenas, malas o mejores, como se suele considerar a la segunda parte, dirigida por James Cameron, ya es otra historia. El monstruo, diseñado por Hans Ruedy Giger, es muy original y creo que a la fecha ninguno ha alcanzado el mismo nivel de perfección, que se debe en parte al tono que tiene la película y el entorno. Y aún así no es una historia muy emocionante. Hay que hacer fuerte hincapié en que las historias de monstruos son distintas a las de fantasmas, demonios y superhéroes. El monstruo tiene la particularidad de estar vivo y, en general, se pretende que creamos que es real, de carne y hueso. Eso le da un mayor dramatismo y nos hace relacionarnos más directamente con él.

Pero también tenemos monstruos que no pretenden ser tan realistas y que, sin embargo, comúnmente se caracterizan por ser en parte humanos y absurdos. Como Edward Scissorhands (y en general los de Tim Burton) y Aki Ross, de "Final Fantasy: The Spirits Within". Se preguntarán ¿cómo puede Aki ser un monstruo, si es completamente humana? pues sencillo, sólo una parte de ella es monstruo, la parte que es controlada por los espíritus. Me atrevería incluso a afirmar que Aki personifica al monstruo muy perfectamente pues posee la cualidad de fascinarnos, su naturaleza es compleja y hace que evitemos juzgarla, porque nos dan ganas de quererla, de ver únicamente lo bueno en ella. Queremos olvidar que es una bomba de tiempo que atenta contra la vida como la conocemos, una abominación. Porque en el fondo los monstruos no son tan terribles y todos tenemos algo de monstruo en nosotros.

Aki es muy poco monstruo, pero podemos reconocer algunas características oscuras en ella. En especial, la conciencia que tiene de ella misma y como no puede ser normal. Es el mismo sentimiento que caracteriza a Pinocho o a David de "Inteligencia Artificial", incluso a Sonny, de "Yo, robot", quien se sabe más fuerte y diferente a los demás. Por eso muchos de los personajes que más sutilmente se perfilan como monstruos suelen embarcarse en una misión. Muchas veces esa misión no está muy clara, otras veces se trata simplemente de sobrevivir, con persecución y todo. Como ejemplo, "La mosca" de David Cronenberg, donde el protagonista, Seth Brundle, es escencialmente un ser humano normal e intrinsecamente inofensivo, pero su fe y confianza en la tecnología lo llevan a someterse a sí mismo a un experimento, con fatídicos resultados por todos conocidos. Reconozcamos algunos puntos, primero, Seth se da cuenta de que no pertence ya al mundo de la gente normal, segundo, al final decide cobrar venganza y, tercero, en el fondo existe una historia de amor. Todos ellos muy buenos elementos, clásicos, pero quizá muy vistos ya. Y todos son características exclusivamente humanas, el monstruo humanizado es capaz de amar y le correponde elegir su destino, ya sea hacia el bien o el mal.

Por ello debo hacer mención honorífica con Alfred Molina haciéndola del Dr. Otto Octavius en "Spiderman 2". Comparte muchas características, desde su confianza en la tecnología, que acaba traicionándolo, su deseo de hacer el bien, la transformación al fundirse con los tentáculos y lo que considero más notorio, su decisión final de sacrificarse para no hacer más daño, destruyéndose a sí mismo y a su más preciada creación. De cabo a rabo un monstruo de primera. Incluso lo encuentro similar a Edward Scissorhands, quien lo que más anhelaba era tener amigos (horrible conicidencia con Gasparín, el fantasma amistoso) y sentirse normal, pero, incapaz de luchar contra el prejuicio, se ve forzado a volver a su soledad. Al menos yo puedo identificarme muy bien con ese sentimiento.

También le doy un lugar especial a Hulk, era de mis comics favoritos cuando niño. La película de Ang Lee resultó un fiasco por muchos motivos, pero yo la disfruté mucho, incluso fui al estreno y quedé encantado porque fue en miércoles, imagínenese, a mitad de precio y una película que me gustó mucho. Hulk materializa la fuerza de la ira, se sale completamente de control cuando está enojado y es en ese momento cuando se concentra toda su fuerza. Luego todo mundo lo persigue para robarle el secreto de su poder, inlcuso su padre, recordándome mucho a Sansón y Dalila, de la Biblia. Hulk no es malo y sufre mucho por circunstancias fuera de su control.

Hace poco estaba buscando qué había sido de la próxima película de Guillermo del Toro, "Pan's Labyrinth", y aparte, quién iba a dirigir la película de "Halo", que produce Peter Jackson. Me ahorré tiempo, resulta que "El Laberinto del Fauno" (trailer aquí) se filmó en España, ya está practicamente terminada, y que Jackson le propuso a del Toro dirigir "Halo", a lo que el mexicano contestó "Me encantaría, pero primero quiero hacer Hellboy 2". O sea que está rechazando una franquicia de la que el simple guión se vendió por diez millones de dólares, por una cuyo presupuesto no spuera los 60 millones. Además "El Laberinto del Fauno" se realiza sin aspiraciones comerciales. ¿El motivo? sin duda la fascinación absoluta por los monstruos. Tal vez las películas de Guillermo del Toro no serán recordadas por muchos, pero han dejado una huella en mí porque sabe capturar la escencia y tono de una historia o un personaje obscuro. La que más admiro hasta la fecha es "El espinazo del diablo", que sale un poco del género por tratarse de fantasmas, pero es bellísima. La selección de colores, los movimientos de cámara, la música, la poesía, la historia, cada toma. Pero sobre todo, el sentimiento. En "Hellboy" se nota un cuidado magistral a la historia y los personajes, sobre todo me agradó el diseño de las criaturas, la caracterización de Ron Perlman y el momento en que Hellboy está apunto de dejarse seducir por el lado obscuro de su naturaleza. Y al final sale victorioso, recordándonos que son nuestras elecciones las que nos hacen lo que somos. Sin embargo esta película está demasiado llena de cultura gringa, es un cómic y me pareció muy comercial. Aquí me parece interesante la historia de amor con Liz Sherman, el "debemos estar juntos", el apoyo que se dan entre ellos mismos, los monstruos.

Es la suma de los pequeños detalles lo que crea el ambiente de una buena historia, y por lo tanto, película de monstruos. Después de haber visto muchas he aprendido a notarlos fácilmente, apreciarlos. El concept art y el estilo llaman mi atención donde sea que los encuentre, ya sea un viejo tomo de cuentos de Edgar Allan Poe o la canción "Satán te invade", de Amistades peligrosas (¿alguien los recuerda?). No es la sangre, la violencia ni el gore lo que me atrae, incluso creo que no sabría explicarlo bien, es el gusto en sí y el hecho de que esas historias tienen la capacidad de despertarme ciertos sentimientos, sentirme identificado, sentir compasión. Además creo que la violencia en cine, literatura y videojuegos es un poco distinta a la de la vida real. Coincido en lo que dijo Bruce Willis en una entrevista al respecto, que esta violencia es una forma de entretenimiento porque no es real, al final nadie sale lastimado. Y seguramente no es adecuada para todo público.

Además casi no me gustan las historias cursis, cómicas o románticas. Las disfruto, pero muchas veces me dejan insatisfecho. Me refugio en el cine y la literatura de monstruos, de horror y de ciencia ficción. El cine fantástico tiene otra ventaja: los efectos especiales. A veces son los protagonistas de la historia. Una de mis favoritas sería sin duda "The thing", de John Carpenter, película de 1982 que cuenta la historia de un equipo de investigación en el ártico, que se topa con un ser de origen extraterrestre capaz de tomar cualquier forma para ocultarse y sobrevivir. Viéndola objetivamente es una película lenta y hasta aburrida, pero el concepto, el ambiente y los efectos especiales son de lo mejor que he visto, verdaderamente monstruosos.

Quizá lo que encuentro más fascinante de los monstruos es que me he dado cuenta de una cosa. Casi al final de "Aliens", la secuela de "Alien", podemos ver a la Teniente Ripley luchando contra la bestia con ayuda de una de aquellas maravillosas grúas humanoides diseñadas por Syd Mead, gran maestro del concept art. Ripley abre la primera del par de escotillas en el piso y lanza al extraterrestre pero éste, astutamente, se prende de ella y la arrastra consigo. El monstruo también tiene de derecho a luchar y a vivir.

La imagen de el koala fortachón es una genial obra de Carlos Huante.

10 pensamientos en “Obscura fascinación

  1. Los monstruos y el cine es un buen tema. A mí me fascinan las “adaptaciones modernas” de monstruos clásicos. El hecho de romper reglas dentro de los mismos es algo atrayente, como por ejemplo en “Entrevista con el Vampiro” donde, al menos a mi parecer, se ve un sentido más humano del vampiro, el miedo, las frustraciones, los deseos… Luego está otro muy creible lobo con Jack Nicholson pero el monstruo por excelencia creo yo, en mi opinión es Frankenstein. Resucitado y confundido, temido y considerado monstruo por tan solo ser… diferente (Sí, casi como Hulk). Y en el futuro me gustaría crear versiones creíbles de monstruos contemporáneos que ya están muy choteados como Freddie y Jason, ver más la psicología del personaje (que con Jason se han hecho experimentos) y no enfocarse tanto a las víctimas y el gore. En fin, excelente tema.

  2. Es muy cierto lo que dices de Frankenstein, desafortunadamente no he tenido oportunidad de conocer suficiente al personaje. Creo que la mentalidad de los monstruos efectivamente suele ser una de las partes más ricas y complejas, incluso me interesan las historias de seres humanos reales que se volvieron monstruosos por sus actos, como en el caso de los asesinos seriales. Lo que más me sorprende es que todos tenemos la capacidad de ser terribles y es muy delgada la línea que nos separa de la gente que comete esos actos. Que bueno que te gustó el tema.

  3. Pingback: Kurazaybo jom peich » Frankenweenie

  4. Pingback: Los 20 mejores trajes de efectos especiales en el cine « Kurazaybo jom peich

  5. Pingback: Lo que no sabías « Kurazaybo jom peich

  6. Pingback: Douglas Presto & Lincoln Child - Mas allá del hielo (”Ice limit”) + PDF « Kurazaybo jom peich

  7. Acertada tus observaciones, mas en particular la del monstruo de monstruos, ALIEN, y que si tienes esa extraña fascinación por los monstruos y su naturaleza, checate todo el trabajo de Giger, da miedo y fascina a la vez… Te da pié a suponer que ALIEN fué producto de la observación y no de la imaginación…
    Mis respetos para Giger.

    Saludos.

  8. Pingback: Del porque todo este texto no forma parte de mi reseña de “Dead Set” (2008) pero a la vez sí | Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s