Gaming & paraphernalia

Mario con post itNo dudo que sea muy fácil confundirme con alguien a quien de plano no le interesan los videojuegos o no los disfruta como se debería, pero no es así. Lo único que es cierto es que no comparto mucho del entusiasmo por las últimas novedades. No siempre fue así, recuerdo una época dorada a mediados de los 90’s en que todo lo nuevo era realmente mejor, más sofisticado, con muchas más posibilidades que lo que había salido al mercado con anterioridad. En aquel entonces no importaban mucho las especificaciones técnicas de nada, es más nisiquiera sabía que esas cosas existían. Pero con el tiempo y el proceso de irse transformando en un ISC las cosas fueron cambiando, el hecho de que fuera divertido ya no era suficiente, los fabricantes al parecer se dejaron de esforzar en lo que antes era el centro de todo esto: la experiencia de juego, y se enfocaron más hacia el lado técnico. Creo que la culpa es en parte de que la gente creció, SONY demostró que es rentable ofrecer esta clase de productos no únicamente al mercado infantil sino que logró vender un producto más caro y complicado a los adultos, lo cual abrió la puerta a nuevos géneros, ayudó a hacer más común el conteido violento y los colores brillantes y personajes graciosos fueron quedando rezagados.Al menos así fue la historia para mí. Me acuerdo claramente de las vacaciones de verano del ’96, yo salí de viaje con la familia y la fecha coincidía con el lanzamiento del Nintendo 64. No que yo fuera gran fan, pero en el viaje en autobús de 19 horas a Yucatán cayó en mis manos una revista que hablaba del suceso y que mostraba, por primera vez en la vida, imágenes de Mario y Bowser en 3D, junto a un breve relato de las primeras reacciones de un grupo de niños japoneses a la consola. Todo parecía muy divertido y de cierto modo distante, muy distante en el tiempo la hora en que pudiera tocar por primera vez uno de esos aparatos. La primera consola que conocí fue un Atari 2600, con títulos como Pac Man, Chopper Command y Jungle Hunt. Esa fue la época en la que yo no distinguía prácticamente nada de un juego a otro, los jugaba todos con el mismo entusiasmo y la misma ingenuidad, no sabría elegir uno favorito o siquiera compararlos. Luego le tocaría el turno a un sistema Famicom, en donde ya me iba quedando más claro que existían diferencias notables entre un título y otro, como las capacidades multiplayer y el género del juego. Creo que mi favorito indiscutible fue Super Mario 3, con tanta variedad y estilo, me acuerdo muy bien del traje de rana y la flauta que permitía saltarse varios niveles. Después de eso no tuve ningúna otra consola, hasta la fecha. Jugaba con amigos Super Nintendo, pero nunca llegué a conocer muy bien lo que ofrecía.

Al regresar de mi viaje por el sur del país me sorprendí al ir a Wal-Mart y ver todo un lado de el departamento de electrónica lleno de cajas del Nintendo 64 y una consola en un stand corriendo Mario 64. La fila de niños formados para jugarlo era muy larga, y así se mantuvo por un largo tiempo. Mi oportunidad de jugar el juego completo se vino a dar hasta hace apenas año y medio, cuando un amigo me prestó la consola. Y quedé muy satisfecho, quizá sea un juego bastante infantil y sencillo, pero fue más de lo que esperaba, estaba lleno de ideas verdaderamente divertidas y creo que nos daba a los jugadores justo lo que estábamos buscando. La época del 64 coincidió con mi periódo en la secundaria, cuando saliendo de clases iba con algunos compañeros y amigos a uno de esos lugares de renta y jugábamos principalmente Mario Kart (en el que a veces si era muy bueno) o pasábamos las tardes de fines de semana en largas sesiones multplayer de Goldeneye. Y a partir de ahí fue que noté que los juegos ya no salían de lo mismo, la gente se aburría rápido de los títulos single player y prácticamente todo multiplayer era igual a Goldeneye. Me acuerdo que tenía compañeros de clase que no hablaban de otra cosa, que llevaban su block de dibujo técnico cubierto de recortes de la revista Club Nintendo, que jugaban GameBoy en clase, ocultando el aparato bajo el mesabanco. Poco a poco me desconecté de todo eso y creo que pasé la preparatoria siendo la persona que menos jugara o hablara del tema.

La primera vez que vi un PlayStation nisiquiera sabía lo que era, el año debió ser 1995 y yo solo pasé por enfrente de una tienda de fayuca en un barrio de mala muerte de la ciudad. Se me quedó grabado en la memoria el logo de SONY en la caja azul. Ahora que lo pienso, creo que esa caja se debió vender por un muy buen dinero en aquel entonces. No volví a notar que existía tal aparato hasta a mediados de la secundaria, en que uno de los compañeros del block nintendo hablaba de algo llamado Final Fantasy y un lugar llamado VideoGameZ donde se podían rentar prácticamente todos los juegos existentes. Fue él quien me mostró por primera vez Silent Hill, y ya noté que las cosas habían cambiado mucho en tan poco tiempo. Las historias infantiles y los personajes alegres y juguetones no estaban por ninguna parte, la experiencia era de hecho perturbadora (como olvidar la leyenda “There are violent and disturbing images in this game“) y el realismo de los sonidos y del ambiente.

Ahora creo que las cosas se han estancado un poco, todo mundo juega multiplayer y quizá la innovación más grande haya sido la aplicación de internet al área del entretenimiento electrónico. Ya estoy cansado de escuchar gente pronosticando la desaparición de Nintendo, criticando que se ha encerrado en el mercado infantil y nunca cambió. Me parece gracioso, cuando uno era pequeño eso era lo que quería. Ahora la gente se reúne a jugar Xbox, principalmente Halo, que debo mencionar si es entretenido pero me alegro que ya haya pasado la época en que era la novedad porque me cansaba escuchar que sus gráficos eran “muy buenos” (¿soy el único que encuentra cómico que un cyborg lleve un casco de motocross a la guerra interaláctica? ¿qué? ¿que eso no cuenta como gráfico? …ah claro), no es que yo sea de las personas que no valoran un bump mapping o buenas texturas de especularidad, al contrario, incluso noto detalles que otras personas no, pero por lo general me ahorro el comentario (no fui muy popular hablando de la radiosidad a medias y los buenos causics de Half Life 2) pero valoro más la creatividad y originalidad en cuestión de gráficos. Pero lo que más valoro es la experiencia de juego, el entretenimiento. Ahora veo surgir en todos lados comparaciones entre el Xbox y PlayStation, en más de una ocasión me encontré en una de esas absurdas discusiones sobre cual era mejor y se me pedía mi opinión para inclinar la balanza hacia algún lado. Yo siempre contestaba que para mí depende más de los juegos en sí, por ejemplo yo me inclinaría por el PlayStation tan sólo por Metal Gear, juego que logra entretenerme como ninguno por el sigilo necesario y la infinidad de detalles que hay por todas partes (aunque la historia sea tan rebuscada como una telenovela de Ernesto Alonso), considerando que Halo me resulta indiferente. Otro ejemplo es GTA, en comparación con los primeros títulos de la serie los de ahora no tienen prácticamente nada que ver, el divertido modo multiplayer de “aplasta a los demás” ya no se encuentra por ningún lado. Es cierto que ahora está repleto de cosas que pasan desapercibidas a primera vista, que te da muchísima libertad y que hasta existe una serie de TV que se puede sintonizar en el juego, pero ya no me entretiene igual. Ese tipo de opiniones tampoco eso me hizo muy popular.

En cuanto a los juegos de PC casi nunca tuve la oportunidad de jugarlos, para empezar no tenía computadora. Aparte de los juegos muy sencillos estilo buscaminas, creo que el primero que vi fue Wolfenstein allá por el ’96, corriendo en una enorme máquina DELL. Baste con decir que apenas si entndía las imágenes que rápidamente se movían en el monitor. Muchos años después conocería los títulos de simulación y estrategia, que consumían muchísimo tiempo pero me resultaban muy novedosos. Recuerdo muy bien algo de StarCraft, Diablo, y Fallout, que no cae exactamente en la categoría pero ahí está. Después conocí Half-Life, como 5 años tarde de que saliera al mercado, pero me gustó bastante la combinación de FPS con plataformer, y Max Payne, que jugaba en el antiguo ciber entre clases, con un amigo que se divertía llamándolo “Max Steel”. Son de los pocos juegos que he podido completar de principio a fin. También recuerdo que a nadie le gustó WarCraft, criticaban principalmente la lentitud del juego y lo caricaturesco de los personajes, sin embargo yo quedé bastante satisfecho con lo que ofrecía, era muy entretenido.

Ahora parece que estamos en una época en la que ya todo mundo ha conocido un videojuego y poco a poco se integran más a la cultura y a casi todos los aspectos de la vida. Pero casi que puedo adivinar que el próximo gran hit tendrá una buena dosis de lo mismo: un modo multiplayer online al estilo Goldeneye o al menos una dotación de armas de fuego y artefactos letales, como sucede con el UT. Desafortunadamente no he conocido las más innovadoras tendencias como Electroplankton, que parece ser una curiosidad. Algo que realmente nunca hice fue ir a jugar a esos lugares llenos de máquinas tragamonedas, incluso ahora me resulta extraño cuando voy con mis amigos a Conney Island porque parece que dominan desde hace tiempo todos los movimientos de Marvel VS Capcom. Hubo alguna vez el pequeño boom de las máquinas de baile, que francamente sólo probe un par de veces pero no me agradó mucho, sin embargo debo reconocer que era una idea bastante original y sencilla, no dudo que le haya traido muchas horas de diversión a mucha gente.

A poca gente parece importarle ahora si se ofrece algo nuevo en la experiencia de juego, oigo más comparaciones de gráficos y capacidades técnicas. El otro día estaba viendo un review del nuevo Nintendo DS Lite y un compañero me preguntaba qué tenía de nuevo, le dije que únicamente era más pequeño y las pantallas, más brillantes, a lo que contestó que seguramente sus capacidades no se comparaban con las de un PSP. Sí, ya lo sé, pero no me importa, de hecho hace poco estuve considerando seriamente comprar un PSP de segunda mano pero lo dejé en el olvido cuando un amigo me recomendó que considerara ls posibilidades que ofrecían los juegos y no pude hacer una lista de 5 títulos que me llamaran suficiente la atención. Lo mismo sucede con el Xbox 360 y el PS3, que si este es mejor o más poderoso, que las capacidades del DVD contra el Blue Ray, que ATI contra nVidia o si la arquiectura de pipelines de vértices y shaders unificados contra algo más tradicional, blah, blah blah. Puedo admirar lo intrincado del diseño y la implementación como una persona que disfruta de esas cosas, seguir cada uno de los diferentes reportes de gente que desarma los nuevos equipos y pone las fotografías online tan pronto como una de esas máquinas cae en sus manos, la gente acampando a las afueras de las tiendas la noche antes de que salga un nuevo producto al mercado, discutir ampliamente las ventajas y desventajas aparentes de una nueva arquitectura como The Cell (el procesador del PS3) contra algo más convencional como el procesador de 3 núcleos del Xbox360, pero nada de eso da una señal de que tan divertido será al final.

Perfect Dark CoverPor eso disfruto mucho encontrando historias de gente que todavía encuentra la diversión en todo eso, que si ya hicieron una cronología de todos los eventos en la vida de los personajes de Mario que hace que todas las historias tengan sentido, o que los videos de los mejores finales de juegos, que si alguien recréo escenas de clásicos con piezas de LEGO o que si algún fan hizo un video de Zelda con actores de verdad. Me resulta igual de divertido ver que alguien ha hecho mapas completos de antiguos títulos, o que tal la noticia de que los estudiantes convirtieron un edificio del MIT en un nivel de MARIO . Y no falta quien se fije mucho en los detalles, como que existe una parte de MGS3 en que Snake habla de que se puede encontrar la paz interior al esconderse en una caja o una sátira muy atinada del MGS1.

Lo más importante es mantenerlo divertido, aunque a veces algunas personas consideren que no hemos madurado todavía.

Un pensamiento en “Gaming & paraphernalia

  1. Pingback: Gears of War « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s