Presidenciables

Pregunta: ¿presindenciable es una palabra que existe o se trata de otra abominación creada por los medios? La respuesta es obvia, pero lo fantástico es que su significado parece implícito pues su lexema y gramema son, en apariencia correctos. Parecen funcionar adecuadamente y, sin embargo, no se trata más que de una mentira absurda e innecesaria (que, lamentablemente, si se vuelve de uso común terminará siendo incluída en el diccionario) creada para llamar la atención. Supongo.

El otro día iba tranquilamente por la calle, cruzando por la cuchilla de Himno Nacional y Carranza. Sí, ahí por donde todo mundo pasa, frente a la zona universitaria. Había un pequeño módulo de Felipe Calderón y un par de jóvenes uniformados repartían publicidad del candidato a la gente que pasaba. Normalmente habría huído o, al menos, tratado de pasar desapercibido para no verme en la necesidad de rechazarlos cuando me extendieran un volante. Pero ese semana justamente estaba pensando en que el voto debe ser algo importante y como buen ciudadano (cosa que me ha costado mis buenos años llegar a ser) es mi responsabilidad tomármelo con seriedad y tratar de hacer lo correcto. Para tomar una buena decisión es necesatio estar informado y eso no es una labor fácil. La publicidad se ha vuelto tan rebuscada que sólo lo hace más difícil, en vez de informar, desinforma. Lo que pasó fue que me dieron na especie de folleto y dije “bueno, vamos a ver qué propone este tipo”, pero no, vaya decepción al darme cuenta que se trataba de ese tipo de publicidad en que la primera página estaba dedicada no a Calderón, sino a Obrador (por cierto, alguien tiene idea de por qué se refieren a este último como AMLO y no por su apellido, como a todos los demás? ¿en qué momento se convirtió en una institución o algo parecido? les juro que cuando lo escuché por primera vez pensaba que se trataba de un nuevo partido o algo por el estilo) y era en sí una campaña de desprestigio. No me quedaron ganas de conocer las propuestas de Calderón y me deshice del papel a la brevedad, suerte que mi gobernador Marcelo me había puesto un bote de basura a metro y medio.

No creo que tenga sentido alguno tratar de promocionarse de esa manera. A mi me gustan los anuncios de detergente para la ropa, siempre llevan un mensaje muy claro: “mi producto deja la ropa más blanca”, seguido de una explicación pseudocientífica que lo apoya. En Inglaterra la televisión no es como aquí, allá se paga un impuesto por cada televisor y existe una regulación del contenido de los comerciales, de manera que si vas a decir “mi producto es el mejor” está bien, nadamás demuéstralo primero. Por ejemplo, recordarán cierto comercial de Apple que tachaba a las PCs de dull, pues bien, para su transmisión en la televisión inglesa fue editado, removiendo cualquier calificativo a la competencia. ¿Por qué no podemos hacer eso con los candidatos? La verdad no sé lo que propone Obrador ni conozco sus logros como gobernador del DF, pero sé que ya circuló una cadena de email que decía que no terminó bien sus estudios y todo eso, también sé que dice que todo es un complot en su contra y otros tantos detalles inútiles. Quisiera poder abrir una enciclopedia y encontrar información objetiva aunque fuera muy breve donde se hablara de su pasado, sus logros, sus defectos y sus propuestas, así como la plausibilidad de las mismas. ¿Existe en alguna página de internet del IFE alguna tabla comparativa de los candidatos? Si___ No___ Por qué ___

La verdad no tengo idea, pero sería bueno. Se gastan millones en publicidad, por cada partido y/o candidato (es difícil saber con eso de las alianzas), además de la reciente invención de los precandidatos, y no es posible encontrar esa información. ¿La transparencia no aplica sino hasta después de que ya hubo un ganador? Estaba leyendo sobre el debate y preguntando opiniones y hay un patrón que se repite: muchos creen que Patricia Mercado fue la más razonable e inteligente, pero nadie piensa votar por ella. Dicen que es para los indecisos, que votes por ella si piensas apoyar la diversidad, que su único objetivo es lograr que el partido no pierda el registro, etcétera. O sea que su desempeño en el debate es irrelevante. Ok, no importa, la verdad tampoco sé de dónde salió ella, qué ha logrado o si ha tenido algún puesto en la política anteriormente.

Por eso estaba pensando en mejor no votar, total, si no conozco a los candidatos a la presidencia, mucho menos a los otros (¿son diputados? ¿senadores?). Me acuerdo cuando Marcelo era presidente municipal y puso sus infames botes de basura por la ciudad. No sé si el proyecto fue suyo o ya venía de antes o de más arriba o abajo, pero fue una respuesta a un problema real y eso bastaba para que considerara seriamente darle mi voto para gobernador (cosa que, al final, no hice pues no pude ir a votar). Ahora prefiero no votar. Dicen que la oportunidad de votar cuesta $8’000 aproximadamente por cada posible votante, dinero de los contribuyentes que se va a la basura por cada abstencionista. También está la opción de anular el voto, incluso con fundamentos interesantes. Pero para mí anular el voto es una tontería, sólo perdería mi tiempo yo y los de la casilla. ¿Podemos tener un voto negativo? Imagínense: palomea al que quieres que gane o tacha al que no quieres que gane. Cómo se haría el conteo no lo sé, pero sé muy bien a qué candidato tacharía. ¿Podemos tener otro sistema? ¿No se nos ha ocurrido nada mejor que la democracia? Mmm no sé, Borges proponía que el presidente no fuera un personaje público (invariablemente las elecciones se convierten en un concurso de popularidad y no en una selección por aptitudes), otros dicen que se recompesara a los gobernantes por sus logros. Podría ser algo más novedoso como un comité que trabajara en base a licitaciones por proyecto (quizá demasiada burocracia), por ejemplo encargando el manejo de la economía y los servicios sociales a grupos independientes con experiencia y logros comprobados, que compitieran con distintas propuestas. También se puede elegir propuestas y no candidatos, de manera que los gobernantes serían empleados públicos de menor rango.

¿Y por qué digo todo esto? Ya sé que nada de eso va a pasar, pero sé que no soy la única persona que lo ha pensado. No quiero ni pensar en toda la basura en que se convierte la propaganda inútil. Dicen que si no votas no te quejes. Ok, nadamás dejen de bombardearme con campañas de desprestigio y chismes baratos. Pero dejen los videoescándalos, son divertidos.

Technorati Tags: , , , , , , ,

Un pensamiento en “Presidenciables

  1. Hola kurazaybo. Como siempre, un blog muy interesante y entretenido. Nada mas queria agregar que una vez lei en el periódico que un diputado del PRD de aqui de San Luis (un tal benavente alias el gaucho) comentaba que cada uno de los colgijes que se ponen en los postes con la campaña de Calderón cuestan entre 500 y 1000 pesos. ¿puedes creerlo?

    A estas personas se les debería poner un tope de gastos de campaña, no puede ser todo lo que gastan, que podria servir para cosas mas útiles!
    Quien sabe que se hará luego con toda esa basura…

  2. ¡¿¡¿Que que?!?! ¿cómo pueden costar tanto?, pero en fin, no me sorprende. Lo más irónico era la publicidad del partido verde, convirtiéndose en basura. Lo peor de todo es que lo pagan los impuestos, si fuera de su dinero estaria perfecto, pero es pedir demasiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s