Ese olor

El otro fin de semana un familiar mio enfermó. Comenzó con una diarrea, luego fiebre y finalmente un constante malestar en el pecho que se extendía al brazo. La fiebre había sido suficiente para preocupar a toda la familia, pero como padece del corazón, el dolor en el brazo izquierdo fue lo que realmente inició el estado de emergencia. Llegamos a urgencias en la noche, sinceramente esperando que no fuera una emergencia. Para ese entonces ya no tenía temperatura y casi no se quejaba. Pero cuando le tomaron la presión quedó claro: estaba baja, muy baja. Bajísima. Tan baja que por un momento me pregunté si el aparato estaba en medidas inglesas o si habría que multiplicar los números por mil, como en los indicadores de RPM de los automóviles.

Fue necesaria una estancia de dos días, se había deshidratado y eso traía complicaciones. Sucedió muy rápido, uno nunca está suficientemente preparado para esos casos. Yo no pasé ahí la noche, fui a la mañana siguiente y estuve en la habitación prácticamente todo el día. Aunque no había peligro se siente cierta tensión. No alcancé a llevar ningún libro ni nada, las baterías de mi reproductor de música se agotaron a las cinco horas – demasiado pronto- y no había nada que hacer. Creo que dí más de seis vueltas por los pasillos y un jardín cercano. Comí poco y mal y pasé sentado demasiado tiempo en la misma silla. Luego de dos litros de suero y un poco de oxígeno, nos dieron de alta a la mañana del segundo día. Lo digo porque de cierta forma yo también estuve internado ahí.

A lo largo de los años he estado en situaciones similares muchas veces y el ambiente de los hospitales me resulta bastante familiar. Los cuartos pequeños, el constante ir y venir de enfermeras y médicos, las salas de espera (que son uno de los lugares más deprimentes que conozco, incluso más que las funerarias pues aquí uno no siempre sabe cuándo o cómo va a terminar la historia) y los quejidos y gritos de los niños que se escuchan a través de los muros. Cuando ya nos estábamos yendo trajeron a la habitación de al lado a una persona que acababa de salir del quirófano. Tienen un olor muy peculiar por tanto químico y desinfectante. Denso, ocre, poco común. Fue eso lo que me hizo darme cuenta de que para alguien que no está familiarizado con ese ambiente debe ser muy estresante e incómodo estar internado, tan solo el aspecto del lugar y el mobiliario es intimidante, aún más debe serlo estar conectado a tubos y mangueritas. Y eso sin contar la falta de privacidad. Nunca he estado realmente internado, pero conozco esos lugares. No sé si eso sea algo afortunado y en especial, no creo que eso me tranquilizara en caso de tener que permanecer varios días hospitalizado.

Technorati Tags: ,

2 pensamientos en “Ese olor

  1. Hola Kurazaybo soy hermana del JPI. Estaba leyendo tu blog y debo confesar que me gusta tu estilo para escribir.

    En cuanto a los hospitales, me ha pasado lo mismo. Hace poco mi mamá enermó de peritonitis y hasta ahora a llevado una mejoria muy notabable. Tuve que ir al hospital, con todo y que soy obsesiva compulsiva, ya que tenia muchas ganas de ver a mi mamá y no podia dejar de ir nada mas por mi TOC.

    Al estar en el hospital me pregunté: “¿como es posible que los doctores aguanten todo esto? Seguramente tiene atole en las venas” Y es que el ambiente es muy desolador. Una viejita estaba gritando cerca del cuarto de mi mamá. Primero me contaron que supuestamente les estaba cortando la pieran debido a un proceso diabético pero luego me dijeron que le estaban curando uan herida pero la verdad ya no supe que onda. Sus gritos eran verdaderamente desgarradores…Y luego imaginate, fue en el IMSS y estaban tres enfermos en un solo cuarto separados por una especie de cortina metálica. Creo que el valor que saqué para entrar al hospital -y soportar ver jeringas y esas cosas- se debió a la gran necesidad que tenia de ver que mi mamá estaba bien y demostrarle mi amor y mi apoyo. Si Dios quiere ella sale del seguro el próximo sábado. Espero que todo salga bien.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s