Alive in Joburg

¿Extraterrestres refugiados en sudáfrica? Bueno como ya saben, Guillermo del Toro rechazó la propuesta de Peter Jackson para dirigir la película del videjuego “Halo”. Ahora el proyecto está en manos de un novato, un tal Neill Blomkamp. Como referencia de lo que es capaz tenemos su cortometraje “Alive in Joburg”, obra que se caracteriza por su ambientación y el peculiar enfoque social con que aborda la presencia de otra inteligencia en nuestro planeta. La cinematografía y el diseño de producción son ciertamente notables, sin embargo me veo obligado a estar en desacuerdo con la opinión generalizada de que es muy bueno, pues siento que abusa abiertamente de las tomas borrosas y otros trucos tan viejos como el tiempo, logrando un resultado relativamente original (si es que “Blairwitch” les pareció original y auténtico), pero que me hace pensar en una fuerte influencia de Roland Emmerich y M. Night Shyamalan, aderezado con los videos caseros de Maussan.

Le concedo el mérito de dejarme con una sención surrealista, irracional, como sacado de las cut-scenes de un videojuego. Muy apto para “Halo”, eso ni quien lo dude.

Mejor júzguenlo ustedes mismos en google video, youtube o descarga directa (77 MB). Algo me dice que les gustará.

Via Journals.ars

Technorati tags:, , , , , , , ,

Regreso a clases y la crisis de los últimos semestres

Venta de uniformesTodavía me acuerdo de mi primer día de clases y lo incómodo que me sentí esa vez. Nunca fui al kinder pero no entré al primero de primaria como la mayoría de las personas, sino que cursé primero de inglés, un año entre el kinder y la primaria que ofrecía mi colegio para cobrar un año extra a los padres de familia, con el pretexto de que sus hijos aprendieran más inglés que los demás. Ese día no quería ir a la escuela, no quería que nada cambiara en mi vida. No recuerdo que me haya molestado el hecho de que la clase fuera completamente en inglés y yo nunca lo hubiera hablado antes. Nunca sentí que no pudiera aprender.

Mi primera escuela tenía del kinder a la preparatoria y yo ingenuamente creía que iba a pasar ahí toda la vida. En pocos años transformaron el campo de futbol americano en universidad (sabia inversión) y ya no tuve motivo para pensar que algún día haría estudios en alguna otra parte. El momento de pasar a la secundaria se veía muy lejano, casi absurdo. ‘Para el año dosmil voy a cumplir diecisiete años’ era lo más a futuro que me atrevía a considerar, diluyéndose en una nube borrosa todo lo que pudiera venir después. Y es que me resultaba inimaginable llegar a esos días, esas épocas. Creo que desde entonces se manifiesta mi afán por eludir el cambio de etapa lo más posible. Nunca falta a mi alrededor gente que no puede esperar a pasar a la siguiente etapa, el siguiente nivel. Gente que quiere más. De niño veía a quienes querían ser adultos inmediatamente, de adolescente, a los que quieren hacer su vida cuanto antes y ahora de joven (no, todavía no me atrevo a referirme a mi mismo como adulto), están los que ansían terminar sus estudios para saltar a las aventuras del mundo laboral, así como los que se han visto obligados por diferentes circunstancias a tomar el lugar de un adulto. Yo siempre he pasado a la siguiente etapa sin querer, casi sin darme cuenta.

Antes de este regreso a clases vi las materias que iba a llevar el próximo semestre, que será el último de mi carrera: únicamente tres tópicos, materias que puedes darte el lujo de elegir al azar si así te place. ‘Un semestre muy calmado voy a llevar’ pensé. Pero luego de haber estado dos semanas en clases empecé a sentir algo extraño. Ya no hubo materias en las que se mezcle gente de varias carreras, los grupos son muy pequeños, no hay más anécdotas de Fabiola, es más, mis últimos dos semestres en el tec estarán totalmente libres de ella.

Yo tenía la costumbre irracional de preocuparme de más en cada regreso a clases ¿por qué? no lo sé con exactitud pero quizá tenga que ver con el nuevo comienzo que supone. He estado en 6 escuelas distintas y puedo asegurar que nunca han resultado ciertas las advertencias de profesores y demás adultos sobre el salto a la próxima etapa, el próximo gran cambio. La verdad nunca vi la diferencia entre la primaria y la secundaria, mucho menos para la preparatoria. Ahora en la universidad (esa palabra suena muy extraño) estoy muy acostumbrado a la forma en que vivo, las actividades de la escuela (mejor así) han pasado a formar una parte integral, casi simbiótica, de mi vida. Nunca pensé que algun día llegaría al final de todo eso. De pronto, luego de estas primeras dos semanas de clases, siento que ya no voy a aprender más porque si el próximo semestre no llevo materias importantes de la carrera, significa que las que llevo este semestre son las últimas, las más avanzadas. Por más que intenté no lo pude percibir así. Debe haber más en alguna parte, siento que ya no voy a aprender nada. Quizá nunca vuelva a aprender tan fácil ni tan sin proponérmelo como aprendía en el primero de inglés pero quiero al menos sentir que todos los dias tengo la oportunidad de intentarlo.

Algunos graduados me dicen que es normal que en tus últimos semestres sientas que no estás suficientemente capacitado, que siempre que lo piensas encuentras que hay algo en lo que pudiste haber dado más. Yo sólo siento que ya no voy a aprender.

Lo sé, es ilógico, queda la puerta abierta a posgrados, certificaciones, estudiar una segunda carrera cuando tenga cuarenta años… ¿ven lo que les digo? ahora me resulta imposible no pensar en el futuro, en lo que sigue. Siento que se cierra en silencio pero vertiginosamente el primer capítulo de mi vida, ya no habrá más escuela ni más grupos de compañeros de mi misma edad con los que tenga que convivir todos los días. Los profesores se irán extinguiendo de mi rutina y nada volverá a ser como antes. Vaya, justo cuando por primera vez no me había inquietado por un regreso a clases.

Este post es parte de una serie, publicada a lo largo de tres años, que habla de mis experiencias al terminar mi carrera. Comienza con ”Regreso a clases y la crisis de los últimos semestres“, seguido de ”Como Holden Caulfield“, “Cuando el futuro nos alcance“, “Toma el dinero y corre“, “Over the counter“, “Training day” y terminará con “El último fin de semana”.

Technorati tags:

Más de Zooomr: cuentas pro gratis

Ya saben la historia de cómo obtuve una cuenta pro en Zooomr. Al parecer ahora no hay que batallar tanto pues el sitio está regalando cuentas pro (con un límite mensual de 2.5GB) a cualquiera que tenga un blog. El procedimiento es simple: crea una cuenta en Zooomr, sube una foto y posteala en tu blog. Después registra el url del post en el proitizer y listo. La activación es instantánea.

Es una buena oportunidad para conocer el servicio en su versión 2.0, que ama a los bloggers. Mis únicas dudas son: por cuanto tiempo esas cuentas gratuitas mantendrán su estatus de pro y cuándo va a ofrecer Zooomr la capacidad de poner notas en las imágenes.

Technorati Tags: ,

Temporada de lluvias

Resguardando los libros de las goteras

Francamente ya no lo recordaba. La primera vez que lo vi, inocentemente, pensé que era una simple limpieza de rutina la que hacía necesario mover los botes de basura y colocar plástico en los libreros. Quizá se estaba trabajando con pintura. Hasta que examiné detenidamente la escena y vi la cantidad de goteras y el agua en el piso.

Con este sofisticado procedimiento se protegen los libros en la biblioteca del ITESM, campus San Luis Potosí. Y pensar que la inversión del CDEE fue tan grande…

Resguardando los libros de las goteras Resguardando los libros de las goteras

Resguardando los libros de las goteras Resguardando los libros de las goteras

Resguardando los libros de las goteras Resguardando los libros de las goteras

Resguardando los libros de las goteras

Kilos en la portada de Urbeskate.com

Buena foto en el parquecillo Cisco que todo mundo sabe donde está.

De vez en cuando es bueno ver que San Luis no está taaaan perdido en el mapa.

Cristian

En la página original o mi respaldo.

La foto es obra de Kubito.

Checa la no tan reciente entrevista.


Technorati Tags: , , , , , , , , , ,

Zooomr: este arroz no se coció

Nunca he creído en los fenómenos de internet. La danza del hámster, el EZLN, la caída de Edgar y hasta la fiebre de los blogs llegó a mí después de que estuvieran de moda. Pero existe una excepción: el photosharing. Había leído de la adicción a Flickr pero no le encontraba sentido.

Cuando eché a andar mi blog elegí Flickr simplemente porque me gustó la posibilidad de poner comentarios y señalar con notas en las imágenes. Al principio no exploré todas las opciones que ofrece, incluso descubrí más tarde que las imágenes en Flickr están disponibles en distintos tamaños, lo cual facilita bastante el trabajo. Al seguirlo usando me di cuenta de las limitaciones, principalmente la resolución máxima de 1’024 pixeles en las cuentas gratuitas. Me pareció suficiente y razonable, hasta que empecé a trabajar con panorámicas. Ok, siempre existe alguna manera de resolver la situación y yo opté por subir los archivos de alta resolución a Google Pages, que hasta ahora me ha servido bien. Pero no es lo mismo.

Por fin estaba descubriendo el significado de la adicción a Flickr mediante programas que usan sus API’s para acceder a los servicios, la enorme cantidad de fotos disponibles y, principalmente, la interacción con la gente. Entendí el propósito de los grupos, comentarios y foros, usé los contactos, comenté por primera vez en fotos de otras personas y también hubo quien se interesó por mis fotos.

Siempre he sido partidario de los servicios gratuitos en internet, creo que los usuarios no deberían pagar nada por un servicio de calidad. Google y sus servicios son un buen ejemplo, aunque no sean perfectos. Y por primera vez existió algo que me tentó fuertemente a pagar: el mencionado photosharing. Ya no solo es cuestión de gusto, es una necesidad compartir fotografías, subir imágenes, usarlas en blog, manejar altas resoluciones y mantener una amplia biblioteca de archivos. Pero Flickr, con sus cuentas gratuitas, pone un límite de 200 imágenes y 3 sets (especie de álbum para agrupar fotos). No es que ya no permita subir más, sino que únicamente se permite administrar las 200 fotos más recientes. Si has puesto un link en alguna parte podrás seguir accediendo a ellas, si no, será como si no hubieran existido. A menos de que pagues por una cuenta (entonces todo volverá a estar disponible). Y por mucho que me gustaría, opté por buscar alternativas.

Minetras

Minetras Hosted on Zooomr

Por eso cuando leí que un joven de 17 años llamado Christopher Tate había creado un clon de Flickr, decidí probarlo inmediatamente. El servicio se llama Zooomr, incluso en eso se nota la influencia de Flickr. Al principio lo vi con desconfianza, no creía que la magia de Flickr fuera fácil de reproducir. Luego de jugar un rato con las opciones y notar la increíble semejanza, también se hizo evidente que Zooomr había sido creado para mejorar una idea que funciona. Zooomr mantiene la esencia de Flickr y añade algunos detalles nuevos, como la opción de marcar en un mapa de Google la ubicación donde la foto fue tomada (quizá debería cambiar a vista de satélite si no existe un mapa disponible para la región, como me ha sucedido con San Luis Potosí). La resolución sigue limitada a 1’024 pixeles para las cuentas gratuitas, pero dobla el ancho de banda mensual y da un poco más, ofreciendo 50 MB en vez de los 20 de Flickr. Era prometedor, pues se supone que las cuentas gratuitas no tienen un límite de fotos (el principal defecto que me hace alejarme de Flickr). Después el servicio dejó de estar disponible, al parecer los sitios de noticias hablaron demasiado sobre Zooomr y el interés de los usuarios sobrepasó la capacidad de los servidores. No importa lo que digan, Zooomr sigue librando una batalla por acomodar a tantos usuarios. No es algo que se note al instante, sólo de vez en cuando y eso lo hace más frustrante. Zooomr crece rápidamente y se desarrollan nuevas características a la velocidad de la luz.

Cuando Desea

Cuando Desea Hosted on Zooomr

No cambié a Zooomr por la baja confiabilidad y otras molestias pequeñas, pero lo he seguido utilizando. He visto las mejoras y las fallas que persisten. Una de las más notorias y que le quita mucho profesionalismo al sitio es la regionalización: el sitio te habla en tu idioma automáticamente… o esa es la idea. Como pueden ver por las imágenes, hay errores de dedo como en “Minetras” en vez de “Mientras”, además de texto que no ha sido traducido y hace un buen despliegue de spanglish y, mi favorito, una que otra frase que pierde el sentido por completo. Caso de estudio: “¿Desea ver el mundo por los ojos de Kurazaybo cuando desea?”, en vez de “Want to see the world through Kurazaybo’s eyes from afar?” (“¿Le gustaría ver el mundo a través de los ojos de Kurazaybo desde lejos?”). El servicio aún no es confiable, no me permitió poner la descripción de estas imágenes porque se presentaban errores invariablemente.

Spanglish

Spanglish Hosted on Zooomr

Pero lo peor de todo fue cuando me di cuenta de que no podía subir fotos tomadas con mi celular. Traté de buscar ayuda, pero no encontré ningún link a ninguna parte. Coloqué un comentario en el blog oficial de Zooomr, disculpándome por preguntar en ese lugar tan poco adecuado pero pidiendo que alguien me orientara. Mi comentario fue borrado y nadie me contestó nada. Volví a hacer lo mismo pues pensaba que se trataba de un problema con mi cuenta. Pasó lo mismo. Entonces escribí un comentario, bastante enojado, en el foro sobre la autenticación de Zooomr via Gmail. Al día siguiente el mismísimo Cristopher Tate me escribió este mensaje:

Hi there! I hear that you have had problems with Zooomr.

Please know that I am not avoiding nor deleting any of your comments
on the zooomr blog, nor anyone else’s, for that matter. If you need
help, please kindly email support at zfeedback@bbridgetech.com
We’ll get a ticket started on your problems.

I understand that it’s hard to get messages to us at this time, but
please know that I am working hard on Zooomr 2, and that when it
comes out later this month, you’ll have many more chances to contact
us and others for help.

Please also know that I have upgraded your account to Pro for your
troubles. Please try to use Zooomr again, and if it fails on you,
please do send us your feedback to the above address.

And lastly, thank-you for using Zooomr.

Best and more anon,Kristopher Tate
cto & founder — bluebridge tech / zooomr

Para entonces ya me había dado cuenta de que el problema se presentaba únicamente con las fotos de mi celular, me permite subir cualquier otra imagen. La referencia a la imagen del doom de Safari es inevitable. Solo que en este caso áun no tengo ninguna solución. Escribí un reporte de errores muy completo, que incluso incluyó un video en flash (8 MB) de el error en cuestión:

Hello
Well my problem is simple: I can not properly upload photos to zooomr. The process seems to complete normally, but my photos just are not there. I attach here a flash video of it happening, sorry if it is a bit large in size, I’m new to wink. In it you can see my test in firefox, it begins with me requesting my temp pass for google login, checking gmail and copy-paste in zooomr. In the welcomemat you can see the first strange detail: it says I las logged in on Thu 22 Jun 2006 02:46:14 AM PDT, while, if you check, all the photos in my account (at least until the moment I made the video) were uploaded on June 25. Then I select a photo to upload, it is a picture of a homeless man I took with my cellphone. I click upload and everything seems to be going fine until it says something like “yay, your photos have finished uploading” and I am taken (at leas that is the intention) to that photo in particular, as you can see in the address bar of my browser. But really I am taken to the address of all my photos: http://beta.zooomr.com/photos/kurazaybo/

I have tested this in Internet Explorer 6 in my laptop, my sister’s desktop pc and two random machines at a school. My photo just does not appear anywhere in zooomr. I also tested this on all browsers I use: flock, avant, opera 9, firefox and netscape 7.2 (I develop some web applications and usually test as much as possible). These were the tests I made until I received a reply from Kristopher Tate, which you can check at the end of this message. Today I had an idea: all my tests had been performed with several pictures taken from my cellphone, so I tested some random pictures from other sources. Surprinsingly, all of them worked fine, but I am still unable to upload the specific photo I want to share, and several others from my phone.

I made a couple of tests uploading a batch of photos from my cellphone, the only one that more or less worked was when I tried to upload 5 photos, but only one uploaded successfuly. It is the one taken inside a bus. I attach here three pictures: the homeless guy and a dead bird, which I am still unable to upload no matter how many times/browsers/batch-combinations I try, and the one inside a bus, which uploaded successfuly once (but the other 4 photos from that batch did not) on my testing account with livejournal authentication.

This is quite interesting, and reminds me the Safari image of doom (http://www.drunkenblog.com/drunkenblog-archives/000635.html).

Tate upgraded my account to pro, which is nice and I thank him and everyone at zooomr for that, but it’s also a bit ironic, since most of the photos I am interested in uploading are taken with my phone, and I can not use them in zooomr. At first I thought there was a problem with my account, but my tests show that only my cellphone photos are not properly handled by the uploader.

On a side note, my latest test was uploading a screenshot from my blog, a very high resolution png (807 x 12118 pixels) which you can check at http://beta.zooomr.com/photos/kurazaybo/66945, and found the maximum available size is still limited to 1024 pixels (remember my account was upgraded to pro). So I would like to know which is the maximum possible resolution, as I like to stitch multiple photos to create very high resolution panoramas.

Thank you sincerely, and hope this to be as easy to fix as deleting cookies/temp files.

Obtuve una corta respuesta:

Hey Kurazaybo,

I’m sorry to hear you’re having so much trouble with Zooomr. We’re doing everything we can to work on your problems. I’ve tickets about your cell phone pictures and maximum resolution issue into the Trac. Your issues should be dealt with promptly.

Thanks for bringing these problems to our attention.

More anon,
Michael Van Veen

Chief Quality Service Manager

Ha pasado más de un mes y todo sigue igual. Al principio la respuesta de Tate me pareció razonable, pues preparar la siguiente versión de un sitio así no es cosa fácil. Pero no me ha ayudado de ninguna manera. Es posible subir las imágenes convirtiéndolas a BMP pero aún así creo que Zooomr simplemente debería funcionar.

Lo interesante es que mis quejas me llevaron a obtener una cuenta Pro en Zooomr, es decir, sin límites de ninguna clase. Aún no puedo subir mis PNG’s de 12’000 pixeles (se siguen reduciendo a 1’024) pero puedo usar resoluciones altas y cualquier cantidad de fotos. De alguna manera al final obtuve lo que quería.

Se acaba de liberar la última versión de Zooomr. Los problemas que mencioné siguen existiendo pero las ideas del equipo de Zooomr son buenas. No encuentro como destruir una cuenta, ni la fecha de expiración de mi cuenta Pro. Pero mientras tanto estaré bien. Conservaré un poco de espacio libre en Flickr gracias a Zooomr.

En conclusión ¿es bueno Zooomr? Creo que tendré que dar la respuesta que todo mundo odia: depende. Si piensas usar el servicio únicamente para tu blog y/o principalmente para compartir fotos con gente que ya conoces, Zooomr cubre tus necesidades, incluso las excede. Si buscas encontrar gente con intereses similares a los tuyos o que viva en tu país o cerca de ti, formar parte de grupos o compartir algo más que la fotografía, Zooomr deja mucho que desear. Y desde luego, ambos tipos de usuarios deberán cuidarse de los errores, desde la ortografía hasta la ocasional falla que, como comentaba, no me ha dejado ponerle descripción a estas imágenes.

Y respecto a la magia de Flickr, es algo difícil de explicar. Quizá radique en los más de 8 millones de usuarios y los millones de fotos que han subido. Acostumbro revisar periódicamente las últimas imágenes que corresponden a ciertas etiquetas y siempre encuentro algo nuevo. La gente también ha encontrado mis imágenes, hay algunas personas que se han puesto en contacto conmigo a partir de ahí. Zooomr no tiene nada de esto (tal vez ofrezca las mismas características, pero la interacción entre usuarios aún no es tan abundante). Quizá el equipo de Zooomr llegue a duplicar o incluso mejorar la funcionalidad y las características de Flickr pero aún así le faltarán los usuarios.

Zooomr tiene un brillante futuro, de eso no hay duda. Pero quién sabe, tal vez esta navidad me compre una cuenta Pro de Flickr.

Technorati tags: