Como Holden Caulfield

Sospecho que tengo algo de ira acumulada. Este semestre ha resultado muy extraño para mí. Creo que todo viene desde que salí de la preparatoria y dejé de ser muchas cosas. No fue un cambio muy radical, es más, nisiquiera fue intencional. Era sólo cuestión de tiempo para que lo que se estaba acumulando terminara por explotar. Únicamente logro abrir una grieta en alguna parte y desde entonces vengo dejando rastro tras de mí, derramando ideas que no me había atrevido a admitir. En la primaria veía con incredulidad como a algunos de mis compañeros parecía no importarles su futuro en lo más mínimo. Me asombraba aún más cuando enfrentaban las consecuencias de su irresponsabilidad con calma e indiferencia. ¿Cómo podía alguien acostumbrarse a los regaños y reproches justificados? ¿Qué pieza debía faltarles en la cabeza para, tan tranquilamente, no sentirse menos que los demás siendo mediocres?

La primera vez que leí “The catcher in the Rye” no lo entendí para nada. Me gustó y todo pero no capté la crisis por la que pasaba el protagonista, Holden Caulfield. Todo mundo se fija en la crisis nerviosa, la ira, el desprecio con que mira a los demás. Yo solo vi a un adolescente cualquiera que regresa a casa, tratando de aferrarse a sueños perdidos. El mundo que se vuelve pequeño ante sus ojos. Ahora distingo al instante la similutud con mis viejos compañeros descarriados. En algún momento se dieron cuenta de que tenían opciones, de que existe un mundo más allá de los límites impuestos por la familia y las reglas de la escuela. Yo nunca vi así la vida.

Ahora por primera vez no me dan ganas de hacer las cosas de la escuela. Lo sé, a todo mundo le pasa en algún momento, pero nunca me había ocurrido a mi de manera tan marcada. Quiero hacer todo eso a un lado y empezar a hacer mi vida. Me siento un tanto encadenado por las obligaciones y los compromisos que he hecho al estudiar. No me arrepiento, pero no veo llegar el momento en que esas deudas queden saldadas. Por ahora sólo me queda tomar plena conciencia de la libertad que tengo y seguir adelante. Lo que me detiene es muy pequeño, casi no significa nada. Ese descubrimiento es uno de los más grandes de mi vida hasta el momento.

Al principio de la novela, Holden observa un partido desde lo alto de una colina y luego va a despedirse de un profesor. Ha sido expulsado de la escuela. Emprende el camino de regreso a casa sin sentirse nunca menos ni pensar en el mal que puede estar haciendo. Al contrario, trata de divertirse. En mi segunda lectura del libro, percibo que también está tocando fondo mientras tanto. Al llegar a su hogar termina pasando la noche en casa de un conocido, que dice no estar seguro del tipo de crisis que Holden está experimentando, pero que es una de las peores que ha visto. En este momento me identifico mucho con eso, en apariencia no pasa nada fuera de lo normal, pero en una segunda vista queda claro que sí, aunque no sea tan grave como en la novela. A veces identifico la ira y otras, sólo un deseo de cambiar mi vida. No quiero seguir haciendo algo que pudre mi mente por dentro aunque me temo que en la vida de todos hay por lo menos un poco de eso.

Falta poco menos de semestre y medio para enfrentarme a la prueba de mi libertad. No me imagino qué vaya a ocurrir, lo más seguro es que no mucho. Pero vale la pena esperar.

 

Este post es parte de una serie, publicada a lo largo de tres años, que habla de mis experiencias al terminar mi carrera. Comienza con ”Regreso a clases y la crisis de los últimos semestres“, seguido de ”Como Holden Caulfield“, “Cuando el futuro nos alcance“, “Toma el dinero y corre“, “Over the counter“, “Training day” y terminará con “El último fin de semana”.

Technorati Tags: , ,

2 pensamientos en “Como Holden Caulfield

  1. Pingback: "Cuando el futuro nos alcance « Kurazaybo jom peich

  2. Pingback: Comparativa de la presencia en internet del Tec y Kurazaybo Jom Peich « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s