El bebé de “Children of Men”

Bebé de Uno de mis pasatiempos que surgió sin darme cuenta es el tema de los efectos especiales. Me entretiene mucho verlos, deducir cómo se hacen y conocer la manera en que se han hecho a través del tiempo. Cada técnica produce resultados diferentes y es apropiada para distintos casos. Las películas veraniegas abusan de los efectos especiales y pierden el rumbo al hacerlo, convirtiéndolos en la única razón para consumir el producto. Los buenos efectos están siempre al servicio de la historia y los personajes, no al revés.

Me gustan mucho los gráficos por computadora pero soy partidario de los efectos tradicionales como el maquillaje y los títeres, que últimamente se dejan ver casi exclusivamente en las películas de terror y de guerra. Las imágenes digitales que más me han impactado no son las de criaturas extrañas o escenarios fantásticos, al estilo de Star Wars, sino las que se mezclan con muchos otros elementos para producir tomas precisas y sin cortes. Uno de los ejemplos más claros es “Panic Room” a la que se le dió un look muy peculiar con una cámara que parece flotar libre en el espacio y llegar a lugares inaccesibles.

Pero lo mejor de los efectos especiales es que cuando la historia es buena, no importan y cuando son suficiente buenos, dejan de notarse. Uno de los mejores ejemplos lo acabo de ver en “Children of Men”. Para empezar la película hace uso extensivo de tomas (algunos las llamarían “planos”) de varios minutos con la cámara sostenida a mano. Esto significa la temible cámara que no deja de saltar y llega a marear pero contribuye a la atmósfera porque todo se siente más auténtico e inmersivo. Sigo impresionado por la dedicación necesaria para lograr momentos de varios minutos con 3, 4 o más actores interactuando en perfecta dinámica sin cortes de cámara. Pero lo más interesante es la parte donde nace el bebé porque este, a pesar de ser una creación digital, es indistinguible de uno real. No sé por que se hizo de esta manera pero me gustó que estuve esperando el momento para ver si valía la pena y al final no importó, la historia progresa perfectamente y nadie parece haber notado las dos tomas fusionadas en una sola, las piernas postizas de la actriz ni el bebé digital. Muy impresionante, efectos especiales como debe ser.

CGchannel tiene un buen artículo con los detalles.

Technorati Tags: , ,

Anuncios

Nueva credencial y sistema de asistencias en el Tec

Estamos terminando el primer semestre de usar esta tarjeta, que contiene un chip mágico en el que dormita cautiva nuestra identidad a la expectativa de que entremos a algún salón, al centro de cómputo o al gimnasio, para ser excitada por ondas invisibles que consultan nuestra matrícula y, en los casos apropiados, registran nuestra asistencia a clase. Eso en cuanto a nosotros los alumnos, las tarjetas de los guardias de seguridad y algunos empleados tienen la increíble habilidad de simplemente abrir la puerta. Impresionante ¿no?

La verdad escribo el post hasta final de semestre porque lo venía dejando para después y luego para más tarde. Finalmente el tiempo me ganó, pero creo que es más interesante hacer un recuento de un semestre completo. Todo comenzó con el cambio de credencial, nada raro en sí. Salvo por un detalle. Hace unos años (sí, ya son años) llegó la última locura del cambio de credencial. Dejaba de ser la simple y aburrida tarjeta con datos, foto y holograma de vigencia reemplazado cada semestre para incorporar en su arsenal las funciones de monedero electrónico y tarjeta de débito. Para hacer uso de esta última característica se requirió abrir una cuenta en Santander. Se instalaron unas mesitas, se formó a los alumnos interesados y se comenzó a abrir cuentas a diestra y siniestra. Yo aproveché la oportunidad para tener la primera cuenta bancaria a mi nombre, ya que el depósito mínimo era de $10; me ha resultado útil. Estoy muy satisfecho porque no se cobra ninguna comisión y no llegan a mi domicilio estados de cuenta que me delaten. Gracias Santander. La función de monedero electrónico consiste en un chip, igual al de las tarjetas telefónicas, que supuestamente se utilizaría para pagar el consumo en la cafetería, previo depósito bancario. Se aceptaron los primeros depósitos ahí mismo pero nunca se instaló el sistema de cobro. Hasta donde sé los incautos que se confiaron jamás volvieron a saber de su saldo. El mundo olvidó el fiasco del monedero electrónico (y que para reponer una credencial perdida habría una espera más larga y un pago más grande) y por un tiempo fue bueno.

Ahora la modernidad había llegado, el trato con Santander había caducado o algo así (aunque las nuevas credenciales todavía tienen un prominente logo de ese banco) porque a los que no tienen cuenta se les recogió esa credencial y a los que si tenemos se nos hizo firmar un documento en el que consta que la conservamos para hacer uso del cajero automático y demás. La novedad fueron los sensores a la entrada de cada uno de los salones en los que cada alumno habría de checar tarjeta, ahorrándole al profesor la pesada labor de pasar lista y dando por fin una solución definitiva al problema de los retardos. El acto truculento de pasar una credencial que no fuera la propia sería castigado con DA, “Deshonestidad Académica” (TM), la pena máxima en el ITESM por debajo de la expulsión del sistema. Los alumnos pueden checar las asistencias que tienen registradas mediante una página de internet y pedir aclaraciones con los profesores.

Lector de tarjetas / Card reader

Pero el sistema no estuvo funcionando al 100% los primeros días. Existió un período de gracia de dos semanas en el que todo mundo tuvo sus asistencias a todas las clases. Como gente de IT esperábamos esto, pero hubo más fallas e incluso al finalizar el primer mes algunos profesores reportaban que el sistema seguía regalanado asistencias para todos. Las molestias comenzaron al momento de ver que se exige a cada profesor dejar el salón cerrado al salir, que luego puede ser abierto únicamente con la tarjeta de un poli. Cuello de botella en el abasto de polis. Son rumores sin confirmar los que dicen que, idealmente, la tarjeta de los profesores debería de contar con privilegios de apertura en la hora de sus clases.

Pero el verdadero horror fue cuando vimos la puerta de los laboratorios que más usamos los alumnos de informática, el salón 201 y el laboratorio de redes: enormes electromagnetos al estilo de las puertas dobles de BITAL (ahora HSBC) impiden el paso. El seguro se activa cada que la puerta se cierra, por lo que si un alumno entra, cierra y luego otro quiere entrar, habrá que presionar el botón del pánico desde el interior para volver a abrir la puerta. ¿Y si todo mundo está afuera y el viento cierra la puerta? Recuerden que estamos estrenando ventanas. ¿Y si eres el único en el salón y tienes que ir al baño o, peor aún, a un lugar más lejano? ¿Qué pasa si la gente en el interior sucumbe ante los humos tóxicos de la celda de manufactura, un RCX flamígero o queda enterrada bajo los escombros de la interminable construcción del edificio? Sencillo: no habrá poder humano que logre abrir la puerta desde el exterior. Afortunadamente la puerta y todo un costado del salón es de cristal templado puro, por lo que cualquiera puede convertirse en héroe si se presenta la ocasión. Se dice que en una ocasión el salón quedó cerrado y la puerta no se abrió aún cortando la corriente.

Apertura de dos pasos / Two-step aperture el electroimán que rige el acceso al salón de clases / SecuriMag: the electromagnet that rules the acces to the classroom Botón de pánico lejos de la puerta / Panic button far away from the door itself

Las interrupciones a la clase se fueron haciendo comunes cuando alguien llegaba tarde y el profesor iba a presionar el botón. No digo que eso esté mal, los alumnos del profesor Julián gozamos de privilegios que nos permiten llegar 20, 30 e incluso 45 o más minutos tarde a clase. Lo malo es que el profesor ya no tiene la opción de dejar la puerta cerrada pero sin seguro. También se hicieron comunes las largas esperas por un poli que andaba en otro piso y ahora nada de salir corriendo del salón, es imposible. En otros salones que no tienen el magneto primero se bloqueó el picaporte con cinta para evitar molestias y luego las perillas exteriores de las puertas comenzaron a desaparecer, trayendo más de los mismos problemas.

¡Resolvamos el problema! / Let's solve the problem! Puertas de los salones sin manijas / Clasrooms' doors with no knobs La puerta de

A muchos de nosotros se nos sigue olvidando pasar la credencial, aún a finales de semestre. No es muy lógico pasarla y es difícil lidiar con años de tradición de no hacerlo.

Se supone que el Campus San Luis Potosí es el primero en el que se instaló este sistema por lo que el software está en parte desarrollado aquí mismo. La idea es implementarlo después en los demás campus. Ignoro las ventajas del sistema desde un punto de vista administrativo y no sé que tan efectivo sea en costos, pero mi recomendación sería que no se hiciera. Todavía no está muy estandarizada la forma de trabajar, las puertas sin manija son muy extrañas y engorrosas y la seguridad añadida con los magnetos no tiene mucho caso: el laboratorio del 201 permanece abierto prácticamente todo el día. Pero todo sea por contar con el sistema de asistencias del nuevo milenio.

Otro botón del pánico / Another panic button Botón del pánico / Panic Button

Technorati Tags: , ,

Nunca serás perdonado

Virgen / VirginSe está cumpliendo un año de que ella se graduó. Fue un evento muy bonito y sobra decir que significó mucho para todos nosotros. Hasta tú compraste una cámara especialmente para la ocasión. Marcó una etapa en la familia, en nuestras vidas. Todo salió bien. La ceremonia religiosa y más tarde la cena y baile. Salió perfecto porque así decidimos recordarlo. Yo también cometí un error pero fue buscando respetarte. Ya no recordaba el tuyo. Tenía que ser la misa, tan sencillo como la misa. No sé como no lo vi venir. Llegamos algo tarde pero íbamos bien. Te retrasaste al entrar, había pocos lugares y dijiste que nos sentáramos nosotros. Fui ingenueo. A los cinco minutos miré y ya no estabas. A pesar de todo no quise pensar mal. Lo segundo que pensé fue en que ella no lo supiera, en tratar de no arruinar nada. Fue inevitable pero no dijo nada cuando terminó y te encontramos afuera. Eso dice mucho. Ya no esperamos nada de ti, al menos yo no.

Qué bueno que tampoco dijiste nada.

Ahora me voy a graduar yo, estaba pensando en todo lo que hay que tomar en cuenta y por eso recordé. Pienso pedirte que no vayas. Sé que causará más problemas que simplemente guardar silencio y olvidar, tendré que discutir con mi madre y mis hermanas. Pero es más sincero. Dentro de unos años te darás cuenta de que ni tu ni yo nos perdimos de nada.

Technorati Tags:

El tema de Zune para Windows XP

Hay gente que llega a extremos con tal de personalizar el entorno visual donde trabaja, a mi me parece innecesario instalar cosas como Windowsblinds o Flykite, aunque debo reconocer que logran cambios muy buenos. Pero luego de años de los tonos grises y la apariencia cuadrada de las distintas versiones clásicas de Windows y cinco años de la gama azul-olivo-plateado de Windows XP, las cosas aburren. Por eso es bueno ver que Microsoft nos proporcione de manera gratuita un nuevo tema, con la excusa de promocionar el Zune. Me agrada la nueva apariencia porque el texto en las barras de título de las ventanas es blanco sobre fondo negro, haciendo que se lea fácilmente. No es así con los botones de minimizar y restaurar, pues tienen contorno negro y se vuelve difícil distinguirlos. En cambio el botón de cerrar, en rojo, resulta muy visible.

El tema consiste en una gama de negros y grises con toques de anaranjado metálico (al estilo de algunos modelos de SonyEricsson), el botón de inicio de ese color puede resultar poco agradable. A mí me es indeferente. Estos colores, al final, no tienen mayor impacto en mi productividad: son buenos como un cambio de apariencia pero no distraen.

Tema de zune para Windows XP / Zune desktop theme for Windows XP

En el lado negativo me parece que debería notarse más la diferencia entre una ventana activa y una inactiva, pues el cambio en la barra de título es sutil: sólo se pasa de un negro en gradiente a un negro sólido y el botón de cerrar cambia de rojo a negro. En varias ocasiones me he encontrado con que la ventana que está activa no es la que yo esperaba. Toma un rato acostumbrarse.

Tema de zune para Windows XP / Zune desktop theme for Windows XP

El tema se instala fácilmente con un instalador convencional. No hay nada que temer, no instala nada raro por lo que el impacto en el rendimiento de la computadora es de muy bajo a inexistentente. Me hubiera gustado que se instalara como otra combinación de colores del estilo Windows XP porque como tema lo único extra que le he encontrado es la imagen de escritorio, que no es muy bonita. Yo la he cambiado por una pieza de concept art de Goodbrush para la película “Final Fantasy: The Spirit Within”, creo que le queda muy bien. Pueden descargarla aquí. Así se refresca bastante el aspecto de Windows.

El tema lo puedes descargar de la página de Zune, donde dice “Zune Desktop Theme” o directamente de mi respaldo.

Un detalle importante es que el tema puede instalarse mal en algunas máquinas. No es nada que afecte la funcionalidad, simplemente falla en mostrar la barra lateral de tareas comunes en las ventanas de las carpetas en color naranja. Si esto sucede se arregla fácilmente abriendo la carpeta “C:\WINDOWS\Resources\Themes\Zune”, creando una nueva carpeta con el nombre “Shell” y dentro de esta última, se crea otra más con el nombre de “NormalColor”. Finalmente se regresa a la primer carpeta, “Zune”, y se copia el archivo “shellstyle.dll” a la última carpeta creada, “Zune/Shell/NormalColor”. Se le da actualizar (presionando F5) y la apariencia completa se mostrará enseguida.

Diseño de arte para

Via Digg, FixMyXP, Joe Levi y gracias a Waffenss.

Technorati Tags: , , , , , , , ,

Que siempre no

Ayer chequé la página de Cinepolis y me encontré con que indicaba que “El laberinto del fauno” ya se estaba exhibieno en San Luis, por lo que escribí mi comentario no tan mini, donde mencioné que ya se había estrenado. Hoy pasé por el cine y no vi el poster por ningún lado, la busqué en los horarios y nada. Preguntando en taquilla me dijeron que hubo un error, la página mostraba horarios para esta película pero la que llegó fue “El gran truco“, de Christopher Nolan. Se supone que no es tan mala como “El ilusionista” pero pues no tiene nada que ver. Así que ya saben, el tonto error fue de Cinépolis.

Quizá para el próximo viernes.

Technorati Tags: ,

Mini-comentario de “El laberinto del fauno”

Copia pirata de Pensé que esta película no llegaría a San Luis hasta mediados de diciembre, pero por fin hoy es el estreno. Tuve la oportunidad de verla el fin de semana pasado en condiciones muy lejos de las ideales (mi principal queja es el audio monoaural) así que no podría dar un review justo hasta que la vea en el cine. Por ahora puedo decir que en muchos sentidos se trata de una cinta distinta a lo que estamos a costumbrados a ver. Es una producción relativamente pequeña pero se nota el esmero, ingenio y hasta cierta elegancia. Todo esto se puede apreciar desde los primeros minutos de la película.

Como esperaba, no es perfecta. Se le puede acusar de no tomarse suficiente tiempo para desarrollar a los personajes e ir casi directamente al grano, pero eso también puede ser una de sus virtudes. Los efectos especiales tienen altibajos: algunas cosas, como el insecto que guía a Ofelia y el sapo de la primera prueba son bastante buenos mientras que otros, como las hadas, dejan qué desear. Lo interesantes es que no se siente que la historia dependa tanto de los efectos, únicamente ayudan a que los hechos sigan su curso, como debe ser, y realmente no afecta.

¿Es buena? Me atrevo a decir que definitivamente sí. Pertenece a esa categoría de películas que no son espectaculares ni épicas pero que se disfrutan verdaderamente y es difícil sacar de la memoria. También es oscura y tiene momentos violentos, muy violentos. Queda muy claro que esta película la hizo alguien con gran conocimiento del cine oscuro. Como ya se está volviendo costumbre en obras de Del Toro, la fotografía y la dirección de arte son muy buenas, hay algunas tomas excelentes y que han hecho que ciertos momentos se me queden fuertemente grabados, visualmente. Y es conmovedora, quizá por el contraste en la fantasía y la violencia, entre malicia e inocencia. Y la realidad, el choque con la cruel, cruel realidad. Uno de los primeros comentarios que leí era de Maribel Verdú, quien decía que al terminar de leer el guión no podía contener las lágrimas, cosa que me parecía difícil de creer pero es cierta. Hace años que una película no me conmovía tanto. Debo admitir que en este aspecto mi opinión está un tanto desviada porque la película toca un tema y expone situaciones con las que me he identificado mucho. Es bueno. Verla desarrollarse con recursos limitados y con tal cuidado en la producción también conmueve.

Sobra decir que es una cinta llena de símbolos y significados, aún no la acabo de digerir completamente. Me dejó con la impresión de que es en muchas maneras cine honesto, sin mayores pretenciones y, mejor aún, que no busca ajustarse a las expectativas hollywoodenses. Se trata también de cine único, no sé de nadie que esté haciendo cine de este tipo. Me gusta mucho que está hecha de palabras y que algunas cosas no son lo que parecen. También que no le sobra nada.

Ah, y digan NO a la piratería. Los supuestos clones de DVD del tianguis de las vías se ven mal, pero yo como crítico de cine me veo peor.

Technorati Tags: , , , ,

Un cigarro, maestro

Voy regresando a mi casa de noche, comienza a hacer mucho frío. Salgo del centro histórico y llego a la avenida Venustiano Carranza. Se supone que es la más bonita de la ciudad pero está llena de lugares abandonados. Afuera de las puertas cerradas del viejo Cine Avenida hay un vagabundo sentado pidiendo limosna. La acera es ancha y yo voy del lado opuesto fumando y evitando que el hombre me note para no tener que decirle que no le voy a dar dinero. Pero aún así se dirige a mi diciendo “un cigarro, maestro”. Sonrío porque justo se acaba de terminar la cajetilla y de no ser así no me hubiera costado nada y hasta me hubiera hecho un poco de bien dárselo. “Es el último”, le digo y sigo mi camino. Después de unos pasos me doy cuenta que un cigarro no se le debe negar a nadie. Lo dudo un poco pero compro uno suelto en la primera tienda que encuetro y regreso a dárselo. Es un hombre viejo, medio sonríe al recibirlo y con tanto viento frío le cuesta trabajo encenderlo. Me voy, no sabiendo muy bien qué pensar del asunto.

Technorati Tags: