Las palabras brotaron de su boca y se convirtieron en mariposas

Primeras piedras del CDEE

Las grandes obras de arquitectura y urbanismo no solamente son caras, también suelen ser controversiales. Existe siempre una batalla entre el cliente, el arquitecto y los ingenieros/contratistas encargados de realizar físicamente el proyecto. Y eso sin contar a los vecinos, usuarios finales, albañiles y proveedores. Cuando Frank Lloyd Wright diseñó Falling Water, se apresuró y los cálculos no estaban bien hechos. Aún hoy en día se considera una obra maestra pero, de haberse seguido al pie de la letra los planos originales, la estructura no habría podido sostenerse a si misma. Lo que ocurrió fue que el ingeniero a cargo revisó los cálculos y enfrentó a Wright con la verdad, pero este se negó a modificarlos. Secretamente el ingeniero incrementó los refuerzos al doble, lo cual tampoco fue suficiente pero ayudó a evitar un colapso instantáneo. Fue necesario un análisis minucioso y un complejo plan de restauración para evitar que se derrumbara bajo su propio peso. Problemas de diseño.

Frank Ghery se hizo famoso por el estilo único de sus construcciones, a tal grado que el gobierno de Bilbao, España, le pidió que construyera algo capaz de poner a su ciudad en el mapa y atraer multitudes. El resultado fue el museo Guggenheim, cuyo diseño y método de construcción son únicos. La espectacular obra está recubierta de titanio, únicamente por su aspecto, y fue terminada a tiempo y dentro del presupuesto, algo bastante extraño en proyectos de esta clase. Se dice que un día Ghery vió por casualidad en un taller una lámina de titanio con un acabado que le agradó y de ahí surgió la idea. Fue necesario experimentar mucho para reproducir el proceso químico que le había dado la apariencia y aún así el precio del metal estaba por los cielos. En una coincidencia muy afortunada poco tiempo después los precios del titanio cayeron espectacularmente y fue posible cumplir su capricho. El Guggenheim es todavía una de las obras más grandes de la arquitectura contemporánea. Y hace poco el recubrimiento de titanio comenzó a dar problemas, fueron necesarias reparaciones millonarias y Ghery fue acusado de no saber trabajar el material. ¿Su defensa? “Los contratistas no siguieron mis especificaciones”. Yo le creo. Problemas de implementación.

El Tec de Monterrey presume de la arquitectura única de cada uno de sus campus, lo cual es cierto. A nosotros nos tocó un terreno en desnivel, en una loma semidesértica. Los arquitectos afrontaron el problema con una solución de edificios de aulas modulares muy modernos y austeros. Hormigón, mármol, acero, aluminio y cristal así como acabados al color de los materiales que resisten muy bien el paso del tiempo y los elementos. La belleza esta en la simplicidad y durabilidad, resalta que se sobrepuso la función a la forma y, a pesar de pequeños detalles inevitables, ha sido un acierto total.

Después se construyó la cafetería y comenzaron los problemas. Se rumora que el primer diseño era erróneo, a la Wright, así que hubo que volver a empezar desde el principio. El resultado final fue un edificio más moderno y visionario que los de aulas pero que sigue perfectamente el paradigma. Vidrios al hueso (sin estructuras de soporte de otro material), mucha luz, moderno mobiliario y amplia conectividad para computadoras portátiles fueron el sello de la obra. También tiene las características sonoras de la sala de espera de un aeropuerto y las bisagras de las puertas, aunque muy modernas, han resultado menos confiables de lo esperado. También el barandal de las escaleras interiores y el tragaluz del piso inferior, por donde en alguna época se filtraba el agua. Todo eso lo comprendo.

Siguieron las instalaciones deportivas, primero el “estadio”, lugar al que se llega subiendo unas muy largas escaleras y atravesando el segundo estacionamiento, también construído en esos tiempos. Creo que no fui el único que se preguntó por qué le llamaban así, si se trata únicamente de una cancha de futbol de pasto sintético con unas pequeñas gradas que tienen baños y vestidores debajo. Con el tiempo vimos que el concreto usado para contener la tierra en uno de sus costados comenzaba a reventarse y en una ocasión los vientos derribaron la malla que lo rodeaba. El gimansio en cambio quedó prácticamente perfecto.

Y más recientemente vimos surgir en tiempo récord uno de los edificios más icónicos de la ciudad, quizá no es muy conocido pero su aspecto es único. La forma de arco recuerda el trabajo de el ruso El Lissitzky, quien imaginó enormes estructuras horizontales sostenidas por pilares-edificio, a manera de reacción en contra de los rascacielos verticales de Estados Unidos. Según lo indica la maqueta, algún día este escultural edificio-arco simbolizará la entrada al campus. Una idea muy bonita que ya se deja sentir. La estructura metálica y el uso de materiales prefabricados permitieron una construcción muy ágil, en verdad sorprendentemente rápida. Se inauguró la biblioteca y las cosas no fueron perfectas pero había entusiasmo por las nuevas instalaciones. Después siguió la celda de manufactura y algunos laboratorios, entre ellos el de redes. Un día hubo un accidente fatal, asunto muy difícil de tratar ya que la responsabilidad del ITESM es limitada pues la persona era empleado de la constructora, no del Tec. Al menos para mí desde entonces quedó claro que estaba ocurriendo algo más allá de lo que se veía a simple vista. Se dijo que cada piso en el CDEE (Centro de Desarrollo Económico y Empresarial) fue administrado como un proyecto independiente, lo cual explicaba las irregularidades en la instalación de la red de datos y la diferencia en las fechas de inauguración de cada piso. Actualmente está abierto hasta el séptimo piso, si no me equivoco. Los elevadores han funcionado de manera irregular, lo cual no importaba mucho cuando eran solo tres o cuatro pisos. Se dice que se apresuró la construcción para tener los laboratorios listos para la visita del entonces presidente Vicente Fox al campus. Algunos, entre los que me incluyo, hemos estado inconformes con este edificio porque bueno, ¿hay alguna manera elegante de decirlo? No está muy bien construído. No me refiero a la ligera escasez de baños ni a las instalaciones de electricidad y redes expuestas. Eso es arquitectura brutalista. Así se llama, que quieren que yo haga. El primer impulso, como siempre, es culpar a los diseñadores.

Cuando llegan las lluvias al campus normalmente hay un caos a la entrada. Al estar en un cerro es natural que exista deslave, detalle que nunca se había aceptado en la arquitectura del Tec, hasta el semestre pasado que el agua prácticamente se llevó nuestro piso (¿adoquín? ¿pavimento? bueno eran simples bloques colocados sobre la tierra, era natural que se movieran al convertirse esta en lodo) y se fijó el piso con cemento y se instaló una tubería para permitir el libre flujo de la lluvia. Excelente idea, aunque llegó unos cinco años tarde.

Hace poco se inauguró la pista de tezontle de la que no tiene caso decir nada.

Y llegaron los vientos nuevamente. No hubo heridos pero durante más de una semana el arco del CDEE estuvo clausurado, lo mismo que la entrada a la biblioteca y los elevadores. De hecho las cosas todavía no son completamente normales. En boca de todos estuvo la baja calidad de la construcción y lo inadecuada que es para el lugar en el que se encuentra, incluso en días normales se crean corrientes de aire muy fuertes. El hecho de que haya habido vidrios rotos es particularmente preocupante en una construcción forrada de cristal por todos lados, habitada por alumnos, profesores e incluso el director del campus, el Dr. Escamilla. Es agrónomo, por cierto.

Bueno, ya todo al parecer ha terminado, el acceso se ha reabierto a todas las áreas y se retiraron las vallas. Los elevadores siguen irregulares. El puente sobre las aguas que daba acceso a la biblioteca ya no es necesario y vamos olvidando poco a poco. Dijo alguna vez Rem Koolhaas en una entrevista con Wired: “La gente puede habitar lo que sea. Y puede ser miserable en cualquier parte y estar extasiada en donde sea.” El caos se desvanece en la memoria, la arquitectura pasa siempre a segundo término. Pero es un hecho que la buena arquitectura, lo bien hecho, se reconoce siempre y da una sensación de bienestar. Es imposible no notarlo cuando se está en un lugar todos los días.

Los grandes arquitectos mexicanos como Luis Barragán y Ricardo Legorreta ponen gran cuidado en la forma pero nunca han aceptado problemas complicados de mantenimiento. Por ello y por el estilo rudo y simple que ha caracterizado siempre al campus resulta incomprensible que el edificio más grande, el proyecto más monumental, sea tan problemático. Notarán que los edificios de oficinas del INFONAVIT son generalmente emblemáticos. Hace años algunos grupos protestaron por eso pues lo consideraban un gasto innecsario y superficial, creían que el dinero estaría mejor invertido en hogares para las familias mexicanas. Los arquitectos argumentaban que el INFONAVIT representa la vivienda y otras tantas cosas, de manera que la institución necesitaba la imagen de fortaleza y seguridad que solo la buena arquitectura puede dar. Es muy cierto, al llegar a una empresa, consultorio o escuela lo que causa la primera impresión son siempre las instalaciones. ¿Qué ha ocurrido en el Tec? Por años ha sido un misterio.

El martes pasado el Dr. Escamilla hacía una de sus rondas habituales, entrando a algunos salones y charlando con los alumnos. Así fue a dar a una clase en la que se tocaban temas de ética en ese momento. Como es normal, comenzó a platicar de la temática a la mano. Y él mismo fue sacando la situación reciente de los vientos y los problemas con el CDEE. Poco a poco su ira fue aumentando al recordar los eventos. Dijo que lo que ha ocurrido es que hubo fraudes en la construcción de la obra: uso de materiales de baja calidad que fueron facturados como de primera clase (vidrios comunes en vez de vidrios templados dobles, en concreto), pisos de cemento que deberían ser de mármol, registro de los empleados en el seguro social con un sueldo menor al real, para ahorrar en gastos y prestaciones. Malla ciclónica de la más barata instalada en el estadio. Ya saben, lo habitual. Salvo, al parecer, el siempre divertido robo de materiales. Y al irlo diciendo la furia era palpable en su voz y su expresión. Yo le creo y le agradezco muchísimo habérnoslo hecho saber. Las palabras brotaron de su boca y se convirtieron en mariposas, música para los oídos. El director del campus se ganó un poco más de mi confianza al reconocerlo públicamente. Gracias porque durante años muchos creímos que era todo una farsa y ahora he quedado convencido de que el Tec no está huyendo de sus responsabilidades.

Actualmente se está revisando la integridad del CDEE para garantizar la seguridad de los alumnos, ya se han identificado varios vidrios que no cumplen con las especificaciones. Algunos proveedores están ahora en la lista negra del Tec de Monterrey. Y solo nos queda esperar. A muchos de nosotros no nos tocará el salón de congresos, el nuevo gimnasio o el edificio de Aulas 3. Pero podremos inscribir a nuestros hijos con plena confianza de que no serán degollados por un vidrio de segunda ni arrastrados por una inundación. Gracias, verdaderamente gracias.

Disclaimer: todo aquel que considere que este post constituye mala prensa para el Tec de Monterrey Campus San Luis Potosí o la comunidad Tec en general puede hacerme llegar un correo electrónico y atenderé sus inquietudes amablemente. He retirado el contenido escrito sin fundamento y sin fuentes verificables. Las opiniones podrán ser infundadas, pero jamás serán falsas. Los hechos aquí expuestos son verídicos y han sido publicados únicamente con fines de informar y dejar constancia de la realidad. La comunicación no es un crimen y actualmente no es de mi conocimiento ningún canal oficial del Tec para dar a conocer estos eventos.

Technorati tags:

4 pensamientos en “Las palabras brotaron de su boca y se convirtieron en mariposas

  1. pues… no le veo na’a de malo… al contrario, estas diciendo la verdad… yo sinceramente sigo sin entender como es posible que la ACADEMIA DE SISTEMAS DEL ITESM CAMPUS SAN LUIS POTOSI no haya defendido la opinion de uno de sus integrantes frente a la caceria de brujas realizada por EL DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE INGENIERIA definitivamente Julian Prieto ME DECEPCIONO…

    Y si quieren ahondanar en esto.. ni le busquen con el Kurazaybo, pueden dejarme un mensaje aqui o en mi propio blog (no sean brutos y piquenle al link) y con mucho gusto me pondre en contacto con uds. señores “autoridad” por que el limitar la libertad de expresion.. no va conmigo… y si se sintieron afectados… piensen mas alla… por que tienen esa percepcion de mi?

  2. Pingback: Remodelando el campus « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s