Mis placas

En el Distrito Federal la verificiación vehicular y el hoy no circula son preocupaciones constantes para los automovilistas. En San Luis Potosí se batalla con los cambios de placas, creo que hay uno cada dos años o algo así. Yo no tengo auto pero aún así me tocó asistir a las oficinas del reemplacamiento, ubicadas en una bonita casa en la avenida Nereo Rodríguez Barragán, entre el Centro Comercial El Dorado y Office Depot, justamente enfrente del Pollo Feliz. Me mandaron con mi padre a realizar el trámite para un familiar que ahora vive en otra ciudad y para quien por azares del destino resulta más barato seguir con placas de San Luis Potosí que sacarlas en donde radica actualmente. Naturalmente fuimos el último día en que se podía tramitar el cambio de placas ¿qué tenía yo que hacer ahí?

Llegamos al lugar temprano por la mañana, alrededor de dos horas antes de que abrieran la oficina y ya había bastante gente esperando, la fila daba la vuelta a la esquina y seguía por una calle secundaria. Me tocó adelante de un señor que fumaba, normalmente yo no tengo nada en contra de eso pero por algún extraño motivo eligió los cigarros con el olor más penetrante que he visto en mi vida. Una hora y tres cigarros después pareció darse cuenta de que molestaba a la gente y tuvo la amabilidad de alejarse a la esquina de enfrente para fumar.

En la puerta de la oficina había pegadas unas hojas con los requisitos para cada trámite como cambio de dueño y no sé que otros. No se mencionaba nada sobre el simple cambio de placas. Mi papá me envió tres veces a verificar tan desafortunada situación pues no me creía, luego decidió ir él mismo y al final me mandó de regreso a la casa en autobús por un comprobante de domicilio que, según él, hacía falta. La fila avanzaba lentamente, mucha gente comenzaba a desesperarse lo cual para mí resulta divertido pues no puedo evitar pensar en lo poco acostumbrada que está la gente de las ciudades pequeñas a las multitudes. Lo malo era el sol, con este clima tan extraño. Luego de unas tres horas por fin entramos a las oficinas, eran muy pequeñas para la cantidad de gente que había y con el techo bajísimo, a escasos dos metros con diez, así que los dos ventiladores trabajando a todo lo que daban no hacían gran diferencia. Fuimos atendidos por una señorita despistada a la que había que repetirle las cosas tres veces. Amablemente nos informó que el comprobante de domicilo no era necesario y que se debían liquidar las multas y adeudos existentes, de modo que la cantidad a pagar se incrementó en $500, dinero del que no disponíamos en el momento. Se lo comentamos y dijo que podíamos volver en un rato sin necesidad de formarnos. Dimos una vuelta a la casa, le sacamos hasta el último centavo a las alcancías y volvimos a la cálida y claustrofóbica oficina. En esta ocasión el trámite se completó rápidamente, a pesar del obeso y fofo guardia de seguridad que estaba convencido de que definitavente no habíamos entrado antes y que a nadie se le permitía pasar sin formarse, hasta que un licenciado que hacía las funciones de departamento de servicios al cliente corroboró que estábamos autorizados. Hicimos el pago y, felices, partimos.

Sigo asombrado por lo tardado que es realizar un trámite tan sencillo, por lo pequeño de las oficinas y por la costumbre de la gente de dejar las cosas hasta el último momento. Me pregunto si todas esas personas no fueron a trabajar ese día o qué sacrificio tuvieron que hacer para estar toda la mañana ahí. Y más que nada me pregunto ¿qué sentido tiene cambiar de placas? Las nuevas son prácticamente iguales a las anteriores, ahora ni el color les cambiaron. Solamente le pusieron que San Luis es un “Centro de Oportunidades”  (detalle que me parece muy al estilo Tec de Monterrey) y un dibujo estilizado de unas cúpulas y el Teatro de la Paz.

Pero tienen algo de especial, no el hecho de que al preguntarnos en qué terminación las queríamos mi papá saltara y dijera “siete”, el número de El Señor, sino que por alguna razón, al terminar el día, sentía como si esas placas fueran mías. Fui yo el que tuvo que pasar por una pequeña odisea para conseguirlas y solo quería abrazarlas para que no me las arrebataran, como esta niñita en la fila.

Mis placas

Technorati Tags: , , , , , ,

5 pensamientos en “Mis placas

  1. Precisamente eso pense el dia que fui a hacerlo… pero yo ya me la se, para evitar esas aglomeraciones, voy en sabado tempranito a la sucursal de Himalaya, a mediados del primer mes.
    En fin.. volviendo a mi punto importante.. es cierto, en las ciudades pequeñas tenemos fobia a las aglomeraciones (y gente asocial como… aun mas) sin embargo, esas aglomeraciones son creadas por falta de vision de nuestros dirigentes, todos esos tramites podrian a bien hacerse por internet, con cargos a tarjetas de creditos y revalidaciones automaticas.. el problema… es que tenemos sistemas obsoletos… el sistema postal mexicano es una porqueria y que decir de los sistemas computacionales de el estado… valen para 2 pesos (lo se por que alguna vez desarrolle un pequeño sistema para ellos). Todo lo hacen con el que “les cueste menos” siendo que da las menores funcionalidades…

    En fin… pequeñas aventuras que todos debemos vivir…

  2. Es buena idea la de hacer estos trámites por internet. Pero por que tenemos que hacerlo en primer lugar, estaria mas conforme con solo pagar el importe desde la comodidad de mi hogar sin tener que instalar nuevas placas. Si es indispensable podrían hacer el cambio en centros de lavado de autos o algo así al presentar el comprobante de tu pago o enviarlas por correo… hay tantas opciones.

    Lo de las multitudes lo he notado con mucha gente, es toda una curiosidad de la psicologia provinciana.

  3. “todos esos tramites podrian a bien hacerse por internet, con cargos a tarjetas de creditos y revalidaciones automaticas..”

    Nos exigimos ser mejores…
    TEC DE MTY (R)

  4. Pingback: Mi licencia de manejo | Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s