Superzooms para el 2007

En el primer año que he tenido cámara han habido pocas cosas que siento que le falten, por ejemplo algunos controles que no están disponibles en un modelo tan básico. Muy pocas veces he deseado contar con un zoom y me he acostumbrado a acercarme o alejarme a pie, creo que lo que me gustaría cambiar de mi cámara primero que nada sería su tamaño, hacerla más pequeña para que fuera más fácil de llevar conmigo. También me gustaría que tuviera estabilización de imagen para poder prescindir del flash en escenas oscuras. Fue hasta hace poco que tuve la oportunidad de jugar con una cámara con un zoom de 10x y me di cuenta de que eso abre muchas posibilidades. Así que últimamente me he sentido limitado con mi cámara, aunque he aprendido mucho con ella hay muchas veces que no puedo obtener el resultado que quisiera por lo que estoy pensando en adquirir una nueva. Todavía no decido si sería más conveniente conservar la que tengo para uso cotidiano y comprar una más grande y compleja para usos más específicos o una más o menos compacta para toda ocasión. Por ahora me estoy inclinando por la primera opción pero como veremos hay algunas cámaras que hacen difícil la decisión.

Según veo este tipo de cámaras, a pesar de ofrecer opciones avanzadas y controles manuales, no están orientadas a los fotógrafos más avanzados pues su objetivo es contar con la mayor flexibilidad a un costo competitivo, considerando esto aún sobre la calidad de imagen. Para mí eso está bien, aunque a todos nos gustan la imágenes con la mayor resolución y la mejor calidad mi principal consideración es el costo y el tamaño. Estas cámaras están en el límite de lo más grande y pesado que estoy dispuesto a manejar habitualmente. Mi principal motivación para adquirir una de estas es aprender todo lo posible. No considero por ahora la opción de manejar una cámara con un zoom de control (como la cámara de Kirai, a la que érroneamente se refiere como “un DSLR de gama baja”) manual porque suelen ser más caras y mucho más voluminosas. Las superzooms suelen ser comparadas con las SLR pero yo no creo que sea una comparación muy útil, son ideas totalmente opuestas. La idea de una SLR es tener la posibilidad de manejar el mayor número de lentes posibles, según la ocasión mientras que las superzoom intentan hacerlo todo con un solo lente, eso sí, muy flexible. Son más bien sistemas que se complementan. Tal vez las superzoom con anillos de control manual y sensores más grandes sí puedan competir con una SLR y creo que esa es la categoría de “cámaras puente”, que sirven para cruzar la brecha entre una cámara compacta y una SLR. No es en lo que yo estoy interesado, tal vez más adelante.

Curiosamente me encuentro con que las cámaras de la categoría en la que estoy interesado son consumidas principalmente por personas interesadas en aprender más sobre fotografía (creo que ahí caigo yo), padres de familia que buscan fotografiar a sus hijos en eventos deportivos y consumidores que buscan la lista de carácterísticas más amplia. Este segmento había decaído hace unos años pero últimamente es uno de los que tiene el mayor desarrollo, baste con hacer notar que los modelos que menciono han salido al mercado en promedio menos de un año después que las cámaras a las que sustituyen.

He estado prestando atención a los nuevos modelos en lo que va del año y he visto algunas de las opciones más populares. Obviamente no he tenido oportunidad de manejar los modelos en persona, si acaso los modelos anteriores, pero investigando y viendo las pruebas en varios lugares he realizado un análisis:

Sony H9

Sony H9 Sony H9

La novedad aquí es el zoom de 15X, la resolución de 8 megapixeles es el estándar. No es un mal modelo pero tampoco el mejor, el problema es las expectativas que se crearon por los modelos anteriores. Su antecesora es la H5 que, con un zoom de 12X y 7 megapixeles, podía presumir de ser una de las mejores del segmento gracias a su excelente desempeño y calidad de imagen. Algunos detalles que me parecían muy atractivos de ese modelo eran el anillo ubicado en el mango, a la altura del dedo índice, para realizar ajustes rápidamente al estilo de las SLR, además de que usaba únicamente dos baterías AA resultando en un uso muy eficiente de energía. La nueva H9 se deshace del anillo de ajustes e incorpora su propia batería recargable, cosa que nunca me ha gustado además de que no es muy poderosa (las baterías Sony son buenas excepto cuando explotan y esta en partícular no es “InfoLithium” o sea que no indica cuantos minutos de energía quedan, como en otros modelos) también tiene una gigantesca pantalla de 3 pulgadas que puede inclinarse hacia arriba y hacia abajo y algo muy divertido para jugar: Nightshot, un modo que hace uso de luz infrarroja para tomar fotografías en la oscuridad (no he podido confirmar si ese modo funciona también al capturar video). Hasta ahí todo es aceptable.

Los problemas comienzan con que en el nuevo modelo de Sony no hay opciones para cambiar la calidad de imagen (mi cámara actual ofrece calidad estándar y fina, siempre uso la segunda para obtener la mayor calidad) y que el nivel de compresión de los archivos JPG es un poco alto, a esto se le suma la función de supresión de ruido en las imágenes que no se puede desactivar y también está ajustada a un valor muy alto y terminamos con fotos que han perdido detalle. Otra cosa que tristemente se perdió es la bajísima distorsión geométrica (cuando las líneas rectas sí salen rectas, generalmente salen un poco curveadas) del lente de la H5. La H9 no es mala en esta área, es más, es competitiva. Pero la H5 tenía la distorsión más baja al extremo del zoom que he visto, muy útil para panorámicas de máxima resolución. Otras quejas comunes son que la calidad de construcción de la H9 parece ser inferior a la de la H5 y que el sistema de menús parece haber sido diseñado por la división de videojuegos de Sony: es muy vistoso pero poco práctico. Lo que si se conserva es el muy buen modo de video que permite usar el zoom óptico y la efectiva estabilización de imagen. El uso de tarjetas MemoryStick Duo, más pequeñas que las anteriores, no me molesta en lo absoluto aunque hay quienes quizá prefieran algo más estándar como tarjetas SD. La pantalla tan grande sí me resulta molesta porque queda poco espacio para los controles y siento que pierdo algo de privacidad porque sería muy fácil para otras personas ver desde lejos lo que estoy fotografiando.

La gran ventaja es que Sony usa el procesador de sus SLR para este modelo, lo que le da un desempeño muy veloz. El sistema de autoenfoque es el más rápido que he visto, logrando enfocar instantáneamente incluso en el extremo más lejano del zoom, además en modo de disparo continuo alcanza los dos cuadros por segundo, convirtiéndola en la líder. Un cambio pequeño pero bienvenido es que el zoom comienza en 31 mm (lo usual es alrededor de 35) lo que permite capturar un área más amplia. Creo que algunos defectos pueden arreglarse con una actualización de firmware pero es difícil saber si Sony lo hará. Me ha llamado la atención ver que en base a las especificaciones al desempeño de su antecesora, se había esperado que la H9 fuera lo mejor del año pero no ha resultado así. No puedo ser el único desilusionado.

¿Queda claro el problema? Por un megapixel, 3X adicionales (en realidad 1.25X) y algunas cosas que pocas veces usaría pierdo el dial de ajustes rápidos, el excelente rendimiento de energía y la calidad de imagen de la H5, además de la nada despreciable diferencia de precios. Existe la H7 que es lo mismo que la H9 pero sin el infrarrojo y con una pantalla más pequeña que no gira, no le veo el caso.

La H9 queda descartada de mis opciones, a pesar de su envidiable velocidad. Ya es irrelevante decir que aparte de todo su diseño no me gusta mucho.

Dejo un video en inglés sobre la H9, es largo. Recomiendo saltarse a la mitad para ver el poder del zoom y la velocidad de enfoque:

Canon PowerShot S5 IS

Canon S5 IS Canon PowerShot S5 IS

En serio ¿por qué los japoneses se saltan números de modelo? Nunca hubo una Canon S4 ni una Sony H6 pero en fin.

La serie S ha sufrido pocos cambios desde su introducción y la S3 fue una de las superzoom más populares así que Canon parece estar siguiendo la filosofía de “Si no está descompuesto, no lo arregles”, la S5 es prácticamente idéntica a su antecesora salvo por el salto de 6 a 8 megapixeles. El lente es exactamente el mismo, un zoom de 12X estabilizado que comienza en (los estándar pero quizá ya algo estrechos) 35 mm. A mi gusto esa fue una decisión muy conformista, desde principios de año se empezó a especular sobre los nuevos modelos, salió información de la H9 y la Olympus SP-550 UZ (sobre la cual hablaré a continuación) que ofrecerían zooms más allá de los 12X pero como es costumbre, Canon mantenía el más absoluto silencio. Cuando se dieron a conocer las características de la S5 no creo haber sido el único que encontró pocos motivos para emocionarse. Esta debe ser la última vez que Canon usa ese lente tanto por la presión de la competencia como porque los megapixeles adicionales hacen visibles algunos defectos en áreas de alto contraste. Aunque aún es competitivo ahora es claro que no lo será para la próxima generación.

No me malentiendan, la ausencia de cambios visibles es buena pues la S3 era para muchos la mejor de su clase, buen desempeño, buena vida de batería, excelente calidad de imagen de construcción y el mejor modo de video, pues los silenciosos motores permiten usar el zoom óptico y son las únicas con sonido estéreo. La S5 conserva la pantalla que gira sobre dos ejes, como las cámaras de video, e incrementa el tamaño a 2.5 pulgadas. Sigue usando 4 baterias AA y tarjetas SD. El lente ofrece el modo macro más extremo, permitiendo enfocar a una distancia de cero, es decir, puede enfocar objetos que estén directamente en contacto con el cristal (aunque en ese caso estarán a contraluz). El rendimiento y la velocidad son muy buenos pero es un poco más lenta que la S3, alcanzando 1.5 cuadros por segundo en vez de 2.1 a máxima resolución.

En el lado de los cambios buenos encontramos que la cuerda para el soporte del tripié ahora es de metal en vez de plástico y que se ha agregado una zapata para flash externo ¡gracias, Canon! Este último le agrega puntos y considero que la sube un poco de categoría pues agregando un flash más poderoso se una gana considerablemente en versatilidad, calidad de imagen y oportunidades de aprendizaje, aunque la inversión se haría más grande.

Considero la S5 IS como la superzoom más recomendable de esta generación, es un paquete muy bien balanceado y no creo que decepcione a nadie. Es la que debería comprar pero a la vez me resulta difícil encontrar algo emocionante en ella. En papel es tal vez la menos competitiva pero en realidad proporciona los mejores resultados y la mayor flexibilidad. Cuando fue anunciada muchos pensamos que Canon se estaba quedando atrás pero no ha sido así. Otra nota de importancia es que la S5 se introdujo al mercado muy recientemente y no ha tenido tiempo de bajar de precio ni dos dólares.

Olympus SP-550 UZ

Olympus SP 550 UZ Olympus SP 550 UZ zoom

Llegamos a una de las cámaras más controversiales que he visto. En los orígenes de las ultrazoom Olympus estuvo a la delantera, después siguió un periodo oscuro en que la marca no produjo ningún modelo particularmente interesante, principalmente por la falta de un lente estabilizado (con un aumento de 10X las vibraciones naturales de las manos son suficientes para hacer muy difícil encuadrar cualquier cosa). Al ver que Olympus en su línea de cámaras SLR ha preferido incluir estabilización en el sensor en vez de los lente (en general la estabilización se logra con un elemento “flotante” en el lente, que contrarresta el movimiento de las manos, a este método se le suele llamar estabilización “óptica” mientras que en la estabilización “mecánica” es el sensor el que se desplaza), no teníamos muchas esperanzas. Incluso el modelo anterior lanzado a mediados del año pasado, la SP-510, carecía por completo de estabilización, pero alcanzó un costo muy bajo que la hace atractiva incluso hoy. Así que parece que Olympus decidió que tenía que hacer algo radical para volver a ser relevante en el segmento y se lanzó a crear la SP-550. Seguramente los ejecutivos se reunieron y mandaron diseñar la superzoom más poderosa, sin preocuparse mucho por las limitaciones de la tecnología. El proyecto terminó dando origen a una cámara que ofrece todo lo que se pueda desear y, en papel, deja muy atrás a la competencia y rompe récords al ofrecer el primer zoom de 18X del mundo.

No es fácil hablar de la pobre SP-550 UZ porque al mencionar “18X” y seguir con la lista de características se crean expectativas muy altas. Sí, lo tiene todo, pero hay que leer la letra pequeña. Por ejemplo promete una velocidad de 15 cuadros por segundo pero esto no se logra a la resolución completa de 7 megapixeles sino que hay que reducirla a 1.2. Se alcanza ISO 5000 pero a 3 megapixeles. Se puede grabar video usando el estabilizador de imagen o el micrófono, hay que elegir solo uno de los dos (si se escoge el primero se corre el riesgo de que la cámara se sobrecaliente y se apage ¡bum! mi detector de chafez de bolsillo acaba de estallar) y varios detalles por el estilo. No sé si califique como desventaja pero obviamente toma tiempo extender el zoom y el lente es bastante largo.

Veamos primero lo malo. Esta cámara es algo lenta, esa es la queja principal. Se le suele atribuir al formato de memoria, la rara tarjeta😄, pero el sistema de autoenfoque también deja qué desear, particularmente en el extremo del zoom. Esto la hace muy poco recomendable para escenas de acción o para fotografiar la vida salvaje (¡hey! es divertido retratar ardillas). El modo contínuo permite 1.2 cuadros por segundo y el buffer se llena con solo tres imágenes, la competencia permite un número limitado únicamente por la capacidad de la tarjeta de memoria. El ajuste de blancos automático no es muy bueno pero afortunadamente esto se puede ajustar manualmente o arreglar en la computadora, la rosca para el soporte del tripié es de plástico e increíblemente el puerto no trabaja a velocidad USB 2.0. El modo de grabación de video no permite usar el zoom óptico a menos que se desactive el micrófono, repito esto porque la competencia sí lo permite, también ha habido quejas de que la calidad de audio no es muy buena. La pantalla no gira ni nada y aunque en general captura los colores con fidelidad, los tonos que tienden al rojo aparecen un poco descoloridos.

Sé que lo anterior bastaría para desanimar a mucha gente y son motivos muy válidos sin embargo para mi la verdad no resultan de mucha importancia. Son raras las ocasiones en que fotografío algo en movimiento así que la velocidad para mi no es determinante aunque creo que al contar con un zoom me gustaría experimentar con esto. Lo que sí me molesta es la cuerda de plástico, significa que lo mejor sería no usar mucho la cámara en mi cabeza panorámica o mi futuro riel estereoscópico por el riesgo de dañarla. El modo de video sí me decepciona, aunque no es algo que use con frecuencia definitivamente esta cámara no está a la altura de la competencia en esa área y perdería oportunidades que sí tendría con otros modelos.

Ahora vamos a lo que sí me gusta. Lo principal es sin duda el lente, no solo es de 18X (suficiente para revelar detalles imposibles de ver a simple vista y un paso más hacia mi ilusión personal: 24X) sino que comienza en 28 mm, esto es más amplio que la competencia y resulta útil para fotografías de grupos, interiores e incluso para panorámicas. Con estas cámaras es posible usar filtros y adaptadores para incrementar la cobertura angular, normalmente hay adaptadores de 0.7X para alcanzar una cobertura de 28 mm, con la Olympus no hay necesidad de ellos pero si se usa uno la cobertura se incrementa (suena contradictorio, lo sé) a 19 mm, una medida definitivamente panorámica. Normalmente se considera que la estabilización óptica es más efectiva que la mecánica pero en el caso de esta cámara trabaja muy bien la segunda. Permite guardar las imágenes en formato RAW, un tipo de archivo que no comprime ni procesa las fotos en ningún modo con el fin de obtener la mayor calidad posible posteriormente, la competencia no ofrece esta opción. También me interesan el modo continuo con exposición variable, que saca 5 imágenes en vez de las tres usuales y que es conveniente para HDR. El tiempo máximo de exposición alcanza la friolera de 8 minutos, contra los 15 segundos que se ofrecen normalmente además de que existe un modo para programar la cámara para sacar de dos a 99 fotos en intervalos de 1 a 99 minutos. El modo macro es bastante bueno, con una distancia mínima de enfoque de 1 cm y la calidad de imagen es muy buena, parece estar por debajo de la Canon S5 IS pero arriba de la Sony H9. Se dice que la calidad de construcción es excelente. El sistema de exposición automática de Olympus es legendario y este modelo no es la excepción.

Salvo el lente, todas esas son características que no se usan todos los días pero me agradaría mucho experimentar con ellas y aprender todo lo que fuera posible. Y hay algo más, esta me parece una de las superzooms con el diseño más elegante y atractivo en mucho tiempo. Esto radica en que es discreto, serio y ergonómico. He tenido la oportunidad de manejar la Sony H5, y las Olympus SP-510 y SP 350 cuya forma es bastante cómda, parecen pegarse mágicamente a la mano. La SP-550 mejora esos diseños anteriores de la marca y hace algunos ajustes para que los controles sean más accesibles. Una ventaja inesperada es que este modelo fue anunciado en enero y salió al mercado en febrero así que está ampliamente disponible (aunque no lo he visto en San Luis) y su costo se ha reducido casi USD $100 a comparación de los modelos de Sony y Canon.

Así que termino en donde empecé, la controversia de esta cámara. Hay algunos usuarios bastante frustrados con ella, seguramente porque se crearon muchas expectativas. Hay otros que la adoran. Los especialistas se muestran más escépticos y concluyen que si bien no es perfecta, es una alternativa interesante y suficientemente capaz. Yo la recomendaría aunque con reservas, principalmente por el problema de la velocidad. En realidad parece ser un poco más rápida que mi cámara actual y, aunque no creo notar la diferencia, me gustaría tener alguna ventaja en esa área. Me interesan mucho las opciones creativas que ofrece y el diseño me gusta bastante. Tiene la ventaja adicional de que con ese zoom de 18X no dudo que sería fácil venderla si no me satisface. Me inclino por ella.

Un video en inglés donde se muestra detalladamente este modelo:

Conclusion

Me ha faltado algo de tiempo para mencionar un par de alternativas adicionales pero estas son las más importantes del año. Se puede ver que aún no me decido totalmente. La verdad creo que lo más razonable sería elegir el mejor modelo del año pasado, la Sony H5. Ofrece lo mismo que la mejor de este año, la Canon S5 IS, salvo la zapata para flash, la pantalla que gira y un megapixel menos pero se consigue fácilmente y a un precio ya muy bajo, además la economía de la batería es muy buena. En vista de que la clave en esta categoría es el lente en sí, posicionaría la Olympus en segundo lugar pues la Sony H9 viene con muchos compromisos y aunque la Canon S5 IS es la opción más sólida, no tiene casi nada nuevo que ofrecer, mi consejo es definitivamente la H5 hasta que salga la S6 (o quizá se salten a la S7 o la S8, con los japoneses nunca se sabe).

Aquí hay un video en español en que se pone a prueba la Olympus SP 550 UZ (me da gusto escribir ese nombre tan largo por última vez) y la Sony H9, también está el comentario de ese curioso sitio.

Technorati Tags: , , , ,

Un pensamiento en “Superzooms para el 2007

  1. Pingback: Comentario sobre el desempeño de la cámara fotográfica « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s