Do not ask for that

Cada mañana con una sonrisa. No estoy tan mal, aún puedo. ¿Cuánto tiempo falta? Tú sabes, ya lo viviste. La respuesta es “toda la vida”. Escuché lo que te había pasado, entiendo por qué me dices lo que me dices. Tienes toda la razón, yo no acostumbro cambiar de opinión pero esta vez creo que nadie podría pensar distinto a ti. Porque no hay otro camino, nadie alcanza la felicidad tan fácil, nadie. Y yo siempre he condenado a quienes dejan de buscarla. Mi camino es más fácil que el tuyo ¿esa es la moraleja? ¿con eso basta? Yo digo que es temor. Sé que mi forma de actuar tiene sentido, que es lo que harías de haber tenido la oportunidad, pero para mí sigue siendo miedo. Si alguna vez tendré la oportunidad de equivocarme y echarlo todo a perder, es ahora. Me pides que no lo intente, que no me arriesgue. Yo sé, yo sé. Estoy suficientemente bien así, aquí. Mejor que muchos. Si lo dejo, tal vez jamás me vuelva a ir tan bien.  Ojalá comprendieras que para mí no significa nada, cada día es igual. Mi vida se consume poco a poco, minuto a minuto, vivo esperando a que termine el día, con la mente en blanco. Decidí quedarme y no volver a decirte nada, ni a ti ni a nadie. Porque tienes razón, nunca habías tenido tanta razón.

Creo que no podemos explicarlo todo y, a mi gusto, no tenemos por qué. Lo que a uno le importa difícilmente lo pueden entender los demás, pero podemos hacer el intento. Siempre he creído que cuando encuentras ese algo en el mundo, pequeñas señales, vienen de ti mismo, encuentras lo que eres tú. No necesita tener sentido. Nunca entenderás los motivos que tuve para dar los pasos que dí, te lo explico y me miras con incredulidad. Piensas que es pasajero. No hay más de qué hablar. Supongo que siempre me arrepentiré de haberme dado por vencido.

El silencio es mejor.

Pienso seguir adelante, seguiré este camino bonito y cómodo. Es un buen futuro, puede ser verdad que se lo debo a todos. Incluso, en el fondo, a mí mismo. Es por lo que me han enseñado a pelear tanto, a mi y a muchos más. Pero voy a seguir siempre callado. No escucharás de mi ninguna queja, por eso puede que también me calle muchas otras cosas. ¿Preguntas por una sonrisa? ¿Pasión por lo que hago? Está bien, hago lo que debo y puedo seguir así hasta que se me acaben los días. Pero no me pidas eso.

3 pensamientos en “Do not ask for that

  1. No lo había pensado en términos de “contra” algo, pero es verdad. Aún no me siento muy cómodo hablando de ello, Ud. disculpe

  2. Pingback: Y así, como si nada… « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s