“los pocos que quedábamos en casa nos fuimos acocochando, como zarugos alrededor de un fuego”

Casciari es un escritor excéntrico, de eso no hay duda. Obsesivo, tal vez, pero tiene la extraña habilidad de hacer a sus escritos irresistibles, manteniendo al lector siempre sorprendido. Me agrada que, con su actitud un tanto cínica, llega a concluisones prácticas, sensatas, sin importar cuan absurdo pueda ser a veces el camino. Ya va para dos años que conocí su blog y ahora me topo con su último escrito (como bien dicen, a eso no se le puede llamar “post”) que me ha dejado pensando un rato. Me identifico mucho con lo que dice porque lo he visto pasar, desde hace años, con alguien de mi familia quien constantemente me hace preguntarme si está bien o mal aquello de las “anécdotas mejoradas”. Mejor definición no pudo haber, por cierto.

Así que extiendo una invitación a leer su relato “Los dos Rulfos“.

2 pensamientos en ““los pocos que quedábamos en casa nos fuimos acocochando, como zarugos alrededor de un fuego”

  1. Pingback: Pregunta: ¿Qué te inspiró a conjugar literatura y blog? « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s