Cómo lidiar con gente rara

En la fotografía panorámica, es una realidad con la que hay que vivir: alguien o algo (generalmente un objeto inamovible) se atravesará y no habrá manera de quitarlo. Ya sea una adolescente esperando a sus amigas en el puente frente a una cascada con una cara de disgusto, el muchacho desobligado con su envase de licor en un rincón o los peregrinos acampando afuera del santuario de la virgen en turno. Ah y no olvidemos a los campesinos en manifestación en pleno centro histórico, caso extremo en el que la única opción decente es sabernos derrotados. No es que yo crea que la fotografía, y mucho menos la panorámica, se ocupe de embellecer el entorno, no, pero sí creo que hay que procurar capturarlo en un buen momento. Últimamente me he topado con ciert@s personas/objeto que suelen ser muy pesad@s para esto de las fotos (aunque aclaro, hay los que son bastante alegres y juguetones): las así llamadas “esculturas humanas”.

Chico plateado

Si bien yo soy incapaz de verle algún atractivo en particular a dicho performance art, tampoco me molesta. Generalmente. Algunos incluso traen disfraces muy interesantes (o en el caso de las chicas, lucen bien de plateado). Al no ser su espectáculo en sí desagradable, los podemos tomar como parte del paisaje. Con suerte nos tocará alguno que alegremente pose para la ocasión. Pero también me he topado con la variedad molesta: la que amigablemente se dará la media vuelta frente al menor avistamiento de una cámara a menos que se les de dinero.

Escultura humana

Irónico, considerando que una de estas personas está, por defnición, posando constantemente. Y deseosa de atraer la atención. Ahora bien, esto me pone a mí como fotógrafo turista en un predicamento, pues uno de mis principios es nunca darle a nadie dinero con el fin de poderle retratar. Y en vista de que el acto de la escultura/robot humano prohibe la interacción, tampoco resultaría posible (ya no digamos “amable”) pedirle de favor que salga de mi encuadre. Pero afortunadamente he encontrado una solución:

1) Es indispensable hacer evidente al artista fracasado que deseamos retratarle.
2) Para entonces la pequeña molestia plateada estará de espaldas. Alejarse 20-30 metros, dándole nosotros la espalda a la personita en cuestión.
3) Aplicar el zoom al gusto.
4) Aprovechar el tiempo para enfocar por anticipado, debemos recordar que solo contaremos con uno o dos segundos para hacer…
5) Click.

Escultura humana

Si el mobiliario urbano wannabe tuviera permitido hacer rostro de sorpresa, seguro que lo haría. Garantizado.

Inspirado en los tutoriales de KWZ.

3 pensamientos en “Cómo lidiar con gente rara

  1. tienes razon!!!

    kuando me lanze al cervantino abundan este tipo de personajes!!

    y esa es la tecnika exakta ke se tiene ke utilizar!!

    jja

    saludos

  2. Lo que veo realmente raro, es un raro hablando de otros…
    Y más raro aun es un crítico de gente “rara” que escribe en “internetés”, cagándose en la gramática y ortografía… Queréis jugar a ser mejores que los demás? Antes aprenderos a escribir… por lo menos, oye…

    Vivan y dejen vivir la gente… bando de imbéciles.
    Antes hacendo de artista fracasado que robándo a sus putas madres!

    Vosotros si que son los raros, que no respetan la diferencia, ni la libertad de los demás….
    Vosotros son los fracasados, pero como seres humanos.

    Hay que ver que gentuza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s