Graff Robot

Graffiti Robot

Grafitti robot

Anuncios

Ay pa’la otra

Nadamás quería mencionar que me he perdido varios eventos de skateboarding que se llevaron a cabo en San Luis Potosí este año:

  • El foro skate. Sinceramente no me enteré a tiempo, una lástima porque se ve que fue un evento sencillo pero en forma y que valió la pena.
  • La premier Colors y Distreeto Skate 3. Estuve fuera de la ciudad.
  • La presentación del video Candela. Esta última me la perdí en circunstancias doblemente irónicas, ya que se llevó a cabo en Aguascalientes y unos días después en SLP, encontrándome yo en la ciudad contraria las dos veces. Aún no logro conseguir el DVD, fui a buscar al Rolas pero vi que ya cerró su tienda o se cambió de local o algo. Me interesa ya que el pasado video de la marca Tricolor titulado “Vicio” fue bastante bueno en mi opinión, pero siempre me pierdo estas cosas.

Y uno que siempre se queja de que en esta ciudad nunca hay eventos de este tipo…

Google Reader, finally!!

Google reader, finally!!
Ok, ya lo había prometido. Increíble que casi haya pasado un año. Parece que algo ha pasado con Bloglines y nunca me acabó de convencer, sin embargo me parece muy útil la opción de dar acceso público a los feeds que sigues, cosa que ignoro si se puede hacer en GR. Por muchas circunstancias, principalmente cambios de máquinas y problemas de sincronización, no había podido cumplirlo. Ahora por fin entro al peliagudo mundo de Google Reader, a ver si es tan bueno como dicen.

Agregué varios blogs que no tenía agregados, soy más fan de los agregadores que no son aplicaciones web y eso te hace darte cuenta que no tiene mucho caso tener feeds que no lees con frecuencia pero cada cierto tiempo me encontraba volviendo a ciertos blogs. Ese fue uno de los principales motivos para cambiarme. Decidí organizar mis feeds en varias carpetas y estas fueron las que quedaron:

  • Amigos
  • Fotografía (algunos sitios de fotografía son demasiado interesantes pero demasiado poco Web 2.0 y no tienen feed funcionales)
  • Música
  • Tecnología (la más gorda y pesada, como el 80% de los links quedaron ahi,creo que soy adicto)
  • Español (blogs personales en español, duh)
  • English (same as above)
  • Visual (comics y fotoblogs, aquí decidí mantener todos los webcomics que leo en un solo feed que hice hace tiempo en yahoo pipes, por conveniencia ya que no me hace falta seguir cada uno por separado y porque algunos no incluyen las imágenes inline o de plano no tienen feed)
  • Deportes (la carpeta que no me esperaba)

También aproveché para refrescar un poco el blogroll, hay algunos blogs que aún no me decido si debo agregar. Lo que más me sorprendió fue darme cuenta de cuantos blogs han dejado de existir y cuanta gente ha dejado de escribir, en particular los que pudiera llamar mis amigos. Creo que por ahí ya nadamas queda Prozak y como él mismo lo dice, es bastante irregular. Algo que siempre me ha detenido es la preocupación de los inconvenientes que puedan presentarse por el hecho de usar una cuenta de google: yo tengo varios correos en gmail, pero creo que podré solucionarlo corriendo varios navegadores al mismo tiempo, cosa que de hecho ya hago normalmente. Veamos cómo me va en esta nueva aventura.

Reloj del Parque Tres Centurias

En Aguascalientes. Me parece una pequeña maravilla mecánica, increíble que esté en el parque al aire libre y tan al alcance de la mano. Resalta demasiado lo diferente que es la gente de San Luis Potosí, donde algo de este tipo no duraría mucho. Aunque bueno, tal vez esté al aire libre pero está relativamente vigilado. El Parque Tres Centurias es en parte un espacio temático de ferrocarriles, siendo el lugar donde se encuentra la antigua estación de tren. Enfrente del reloj hay un vagón adaptado con gradas donde la gente se sienta a ver el espectáculo. No tengo el dato de cada cuanto tiempo suena el silbato y se abre el reloj. El video está en partes porque si no sería muy repetitivo (además de que se me acabaron las baterías y tuve que cambiarlas en ese momento), el trenecito da varias vueltas.

YouTube, Flickr

YouTube, Flickr

YouTube, Flickr

The ragged jeans

The ragged jeans
Cuenta mi madre que desde que tuve uso de razón me gustó vestir “bien” y estar siempre presentable. A toda mi familia siempre le pareció bien, salvo por la perfección que exigo respecto a los zapatos*. Con el tiempo, y en particular en la adolescencia, mis estándares en cuanto a la ropa fueron relajándose. Es un tanto irónico pues a un niño pequeño no solo se le perdona vestir cualquier cosa sino que no se espera que tenga buena presentación, además de que se dice que es en la adolescencia cuando uno se vuelve más vanidoso y cuidadoso con la imagen que proyecta, cosa que pude comprobar en su momento con varios amigos míos.

A pesar de eso, nunca toleré los pantalones desgarrados, que creo se pusieron de moda a finales de los ’80 pero que no puedo confirmarlo a falta de un artículo en Wikipedia. Me parecieron siempre una abominación, un descuido terrible y, en los peores casos, una falta de respeto para los demás. En un principio creo que los empezaron a usar los rockeros y los jóvenes los adoptaron como “fashion statement”, una especie de movimiento antimoda que como todo lo alternativo, terminó poniéndose de moda. Esa especie de moda permanente rara, reservada solamente para los éxitos inmortales como la chamarra de cuero y la camiseta blanca de cuello redondo que sí, adivinaron, combinan a la perfección con unos pantalones desgarrados.

La ropa en mal estado me parece, desde siempre, la mayor informalidad. Incluso llegué a discutir alguna vez con mi familia: ellos dicen que es peor la ropa sucia, aunque no tenga ni un agujerito. Hace unos dos años compré unos Levis con descuento que se convirtieron en mis pantalones favoritos, a todos lados iba yo con ellos. Pero tuve que dejar de usarlos porque se desgarraron, empezando por el bolsillo trasero donde acostumbro cargar la billetera. Al principio decidí ignorarlo y no estuvo nada mal, hasta que la billetera se salía del bolsillo. Coincidió con que el desgaste en ciertas costuras se volvió demasiado evidente y dejé de usarlo, lamentando siempre la pérdida.

En algún momento mientras estuve estudiando la carrera se pusieron de moda los pantalones amarillecidos y desgarrados de fábrica, cosa a la que nunca le encontré ningún sentido porque el desgaste y las rasgaduras se van haciendo más grandes con cada lavada. Mala inversión. También, por motivos que desconozco, se hizo socialmente aceptable usar los pantalones más largos de lo debido, desgarrados y enlodados de abajo por la suela del zapato. Esto sí lo puedo atribuir sin dudarlo a la época de la secundaria cuando se pusieron de moda los pantalones Mossimo y volvio a ser cool de nuevo – dicen que estuvo de moda décadas atrás – remangarse el pantalón, en este caso para mostrar el listón negro, sello de garantía de la marca. La historia de cómo nos invadieron los pantalones Mossimo de fayuca y al final usarlos de esa manera quedó relegado a cholos wannabe y albañiles es otra historia. Lo que quisiera señalar es que eso de traer arrastrando a todas las ratas de la colonia se debe a que ciertas marcas extranjeras exportan sus productos a nuestro país, o mejor dicho, importamos nosotros sus productos y adoptamos sus modas, sin miramientos ni consideraciones y no son adaptados a nuestra gente, que suele ser más bajita. Hecho que quedó confirmado cuando quise comprar unos pantalones de estos en reconocida y cara tienda pero no lo hice porque la señorita me aclaró que “de esta marca todos los modelos vienen igual de largos”.

Después vinieron los fresas, bueno quizá siempre estuvieron ahí pero hasta que fui prep/universitario me tocó conocerlos. Adoptaron las modas de Tomy, Nautica y Chaps, horripilantes chamarras anaranjadas que más bien parecían chalecos salvavidas, playeras tipo polo que usa la gente “bien”, cuellos blancos, camisetas rosas para presumir la hombría… y los jeans desgarrados. Ahora creo lo bonito es usar esa marca del cocodrilo o Abercrombie, la marca de la ropa casualmente desgastada. Pero como que ya está bajando su popularidad. El caso es que los pantalones desgarrados se han extendido mucho, a todas las clases sociales.

Era divertido cuando estando en clase un compañero le decía a la chica fresa “oye, tienes un hoyo en el pantalón”. Es similar a lo que comentaba un arquitecto en pleno resurgimiento del adobe, que para los pobres es vergüenza pero para los ricos es presunción. Lo que sí me parece interesante de este tipo de modas es que resaltan algo muy curioso: los hombres no tienen muchas formas de manifestarse por medio de la ropa (ignorando tendencias emo, punk y demás), tradicionalmente la mujer lo ha hecho con la minifalda, las medias, los mallones – piensen Timbiriche, brrr -, los escotes. Lo hace en ocasiones de gala con el escote en la espalda. Los hombres tienen márgenes mucho más estrictos, solo les queda el pantalón. El pantalón desgarrado es la única alternativa que tenemos, la otra es saggear (¿existe esa palabra?) y aún no es del todo bien vista pero ya hasta a los fresas se les asoma el boxer Calvin Klein, abominación inimaginable en mis tiempos. Los pantalones ombligueros y/o ajustados no son una alternativa que se ajuste a los parámetros del “hombre masculino” – noten que estoy evitando toda mención de la metrosexualidad -. Y volvemos al principio, el desgarrón empezó como una forma de protesta, de antimoda. Antes no había podido verlo así y me resultaba incomprensible. Ahora ha perdido su mensaje, su objetivo pero sigue siendo sinónimo de informalidad.

Regresemos el reloj a hace un año, cuando tenía un par de meses de haber entrado a trabajar. Originalmente yo me presentaba muy formal de camisa y toda la cosa para impresionar a quien se dejara. Con el tiempo resultó poco práctico. Dicen que jeans y playera es el uniforme de la juventud pero también lo es un poco del ingeniero. Yo nunca he tenido mucha ropa así que tuve que ir a comprar algo que ponerme. Compré dos pantalones, mismo modelo pero diferente color y por falta de disponibilidad, uno de una talla mayor al otro. Uno de ellos pasó a ser mi pantalón favorito de toda la vida, ahora si en serio. Es el de la foto. Con tristeza lo he visto decaer cada vez que me lo pongo, cada vez que sale de la lavadora. Tiene un no sé que, ese ajuste perfecto, esa comodidad. Por primera vez acepté los pantalones desgarrados y por motivos puramente utilitarios, están todavía aceptables por todos lados. Me encantan.

Ahora, cada vez que me los pongo, me pregunto ¿cuánto durarán?

*Como nota curiosa, la foto de ese post es un desastre de balance de blancos y sigue siendo, a más de un año, la fotografía que más difícil me ha resultado editar a mi gusto en ese aspecto (y en términos generales la dificultad solo ha sido superada por las panorámicas de Marcelino que resultaron totalmente inútiles). Se debe a la combinación de luz fluorescente, incandescente y flash.

Acerca de las MacBook brick

Pues ya todo mundo las vio, habló de ellas y hasta las desarmó. Y como suele pasar con los lanzamientos tecnológicos fashion de Apple, bueno no, miento, solo con los lanzamientos más exóticos que ha tenido recientemente, me he puesto a pensar al respecto. Ahora bien, no soy usuario de productos Apple ni fan ni nada, es más, el único producto que he tenido murió miserablemente sin motivo aparente. Eso tampoco significa que sea detractor, de hecho admiro la manera en que Apple ha sabido vender sus computadoras últimamente, siguiendo la aparentemente inútil fórmula de “lo mismo, pero mas caro”. Mi comentario no irá por ninguno de esos lados.

Hace varios años, antes de tener mi primera laptop o siquiera usara una computadora diariamente, me dejaba impresionar fácilmente y pensaba que el mejor equipo portátil era el más liviano y ligero y que el diseño físico era lo menos importante. Ahora que voy en mi tercera máquina y que trabajo diariamente en una laptop desde hace poco más de seis años, me he dado cuenta de muchas cosas. La de mayor importancia es sin duda que el diseño físico si importa y mucho, incluso me atrevería a decir que en muchos casos tiene mayor relevancia que la lista de especificaciones del equipo ¿por qué? Pues muy sencillo, porque el diseño físico determinará que tan fácil de usar, costosa y duradera es la maquinita. Algunas se rompen, otras son muy pesadas, hay las que se calientan demasiado o son demasiado grandes o pequeñas como para usarlas cómodamente. Algo que ha pasado mucho con modelos de HP: se despintan y eso al usuario/cliente no lo hace feliz. Me atrevería a decir que sin lugar a dudas Apple ha venido marcando, para bien o para mal, las tendencias en diseño de portátiles desde hace casi una década. Las ThinkPad viven en un mundo paralelo aunque debo mencionar que a mi siempre me han gustado y que pienso que de cierta forma fueron la influencia más fuerte que tuvo Apple para diseñar sus máquinas todo en uno y de colores. Para las ThinkPad el precio nunca fue la prioridad, lo fue siempre el diseño y la durabilidad así como la compatibilidad de piezas y accesorios entre varios modelos y la facilidad para mantener un ejército de máquinas en un ambiente empresarial con recursos modestos. La fórmula la han venido a seguir todos los grandes fabricantes como HP, Compaq en su momento y sobre todo Dell. Apple quizá no fue la primera en poner una pantalla ancha ni empezó la carrera por la portátil más liviana pero ahora hasta Sony, tradicionalmente reconocida por el énfasis en el diseño, parece estar tomando inspiración de la empresa de la manzana.

Como usuario de laptop y con la experiencia que he tenido al darles mantenimiento a este tipo de máquinas, puedo decir que sí, efectivamente el principal factor a considerar es siempre la rigidez y durabilidad. Cuando recibí mi primera laptop la impresión inicial que me dejó fue de fragilidad, el panel inferior era simplemente demasiado delgado y flexible. No pensé que fuera a soportar el uso diario y el estarse moviendo de un lado a otro constantemente. Nunca me sentí cómodo con esa fragilidad aunque reconozco que, luego de más de cinco años en funcionamiento, no pasó de ser una impresión. Algo que siempre me gustó de esa máquina fue que la tapa de la pantalla es de aluminio. Resistió muy bien el paso del tiempo y se ha convertido en una característica que prefero. También el hecho de que era una máquina un poco más delgada que el promedio en aquel tiempo (y aún es competitiva en ese aspecto). Por eso en parte me gustaron bastante las Dell Latitude D600 y D610, en mi opinión tienen un tamaño muy cómodo, son ligeras y resistentes. Pero presentan uno de los comportamientos clásicos de las laptops: las piezas se aflojan con el uso, se siente que el cuerpo no es del todo rígido, cosas se empiezan a mover aqui y allá y se escuchan pequeños rechinidos y tronidos al presionar en distintas partes.

Hay un objeto que me resulta sensacional al tacto: una navaja con mango de aluminio.  Es rígida, por completo. Es imposible doblarla con las manos y, aunque la superficie tiene imperfecciones, es uno de los objetos que poseo en el que las piezas embonan más perfectamente y no se mueve nada que no deba hacerlo. Cualidades admirables en cualquier objeto de uso corriente. Por eso cuando comenzaron a circular los rumores sobre una nueva laptop hecha a partir de un bloque macizo de aluminio el asunto fue de especial interés para mí. Ahora, como es usual con Apple, el rumor comenzó a tomar dimensiones desproporcionadas e inmediatamente surgieron los detractores diciendo que era imposible, que no seria viable económicamente, que el proceso traería demasiados inconvenientes como para justificar las ventajas y cosas por el estilo. Otros no le hallaban sentido invertir “tanto” en el diseño de una laptop en plena recesión. Todos puntos de vista interesantes y al fin rumores, ya han quedado comprobados o todo lo contrario.

IMG_3493 IMG_3494 IMG_3495

Me saltaré la parte de las descripciones o las fotografías porque las pueden ver mejor en casi cualquier parte.  Recomiendo ver:

La comparativa de la nueva MacBook Pro con el modelo anterior

La comparación entre las nuevas MacBook y MacBooks Pro

El detalle del proceso de fabricación

Los pasos necesarios para cambiar el disco duro en el modelo anterior

El desensamble

El análisis de los cambios en las especificaciones

El porqué del énfasis en las laptops, para darle un poquito de contexto

Verán que efectivamente el diseño es muy limpio y moderno, las máquinas nadamás tienen cuatro tornillos visibles y son mucho más “orgánicas” que el promedio. En cuanto al color pues no estoy muy convencido de que negro y plateado sea lo más bonito del universo, pero ya saben que yo tengo mal gusto. Y es que la verdad es que el nuevo cuerpo monobloque y el diseño es lo  único que diferencia a estas máquinas de la competencia en cuanto a hardware. En el evento en que fueron introducidos los nuevos productos, se habló de la manera en que las laptos son construídas tradicionalmente, a partir de un esqueleto y de múltiples partes. Se mencionó que el cuerpo del modelo anterior, basado en una lámina de aluminio y troquelado, no es la mejor opción para el futuro y que el soporte realmente depende del esqueleto interno de la máquina. Algo muy cierto, todas las laptops tienen un marco interno, generalmente metálico, que es la pieza que le brinda la rigidez estructural. Los que han abierto una (o de preferencia, varias) laptops podrán confrirmar que se trata de piezas de formas bastante caprichosas. La parte donde se une este marco a las bisagras del monitor suelen verse particularmente débiles y propensos a romperse. Además las carcasas de laptop normalmente consisten de muchas partes y con el tiempo ya no embonan bien unas con otras.

Sin duda el nuevo diseño simplifica mucho las cosas, pero tiene un pequeño inconveniente: normalmente las laptops estan hechas para abrirse por arriba, retirando el teclado se puede acceder al interior. En las nuevas MacBooks hay que abrir por debajo y retirar todas las piezas para acceder al teclado. Esto será un problema a la hora de dare soporte al usuario y complica demasiado el reemplazo e inspección del teclado, hay que retirar más de 50 tornillos para liberarlo. Simplemente absurdo. El disco duro, en cambio, es muchísimo más sencillo de cambiar que nunca. Algo que me llama mucho la atención es que en ninguno de los desensambles que he visto se ha desarmado la pantalla, desconozco por completo como está fijada la superficie de cristal a la placa de aluminio y si es posible separarlo para reemplazar componentes. En estas máquinas la tarjeta inalámbrica y las antenas están montadas en la pantalla, lo cual simplifica bastante el cableado. No se usan tarjetas inalámbricas estándar sino un tipo mucho más pequeño. Eso me parece muy bueno, las tarjetas inalámbricas convencionales suelen ser más grandes incluso que el socket del procesador, realmente un enorme desperdicio de espacio. Me preocupa que si la pantalla no fue diseñada para desarmarse, el fabricante lo considerará una sola pieza, elevando hasta las nubes el costo de un reemplazo.

Lo mismo sucede con el cuerpo nomobloque, generalmente el trackpad se considera una pieza que viene integrada con el área donde reposan las palmas de las manos. En las nuevas MacBooks esa pieza es precisamente el monobloque, al que casualmente están fijas todas y cada una de las demás piezas de la computadora. De momento no me imagino un escenario en el que pueda ser necesario su reemplazo, aparte de una falla fatal del trackpad. Pero en cualquier caso reemplazar el monobloque por ese motivo parece bastante exagerado y complicado, básicamente habría que desarmar la máquina en su totalidad. Otra preocupación es a limpieza del teclado, aunque bueno, Apple ya tiene tiempo con ese diseño de teclado en modelos anteriores y no ha representado ningún problema. El detalle que me parece más insignificante es el botón del estado de la batería, en mi caso en particular nunca he requerido de tal cosa, aún cuando dos de mis máquinas han tenido algo similar.

El uso de materiales me parece muy interesante, básicamente aluminio y vidrio, donde el vidrio tiene más o menos el doble de dureza que el metal. Ya no habrá los problemas de decoloración pero en mi experiencia el aluminio es muy propenso a las rayaduras, aunque dudo que lo sea más que el plástico. Me imagino que estas máquinas serán muy frías al tacto, lo cual debe resultar desconcertante al principio. No dudo que el vidrio haya sido una buena elección para cubrir la pantalla ni veo cómo podría ser propenso a romperse, aunque definitivamente no soy fan de los reflejos tan exagerados. Y bueno, del trackpad sin botón no tengo mucho que decir, creo que es una buena idea. Los comentarios iniciales indican que no se comporta como un gran botón en si, sino que se inclina ligeramente hacia un lado o hacia otro y que ofrece más resistencia en la parte de arriba, respondiendo poco a la presión en la parte de en medio. De veras que creo que hacía falta una simplificación del trackpad. Los gestos manuales no me resultan particularmente interesantes, de hecho debe ser complicado deslizar cuatro dedos a la vez ¿no? Particularmente incómodo al usar la laptop en espacios muy reducidos. Yo dependo mucho de los dispositivos señaladores, actualmente me gusta mucho tener la opción del mouse, el trackpad y el trackpoint. Y una computadora con todo eso llega a ser innecesariamente complicada, hacía falta una manera de simplificar las cosas, tanto en cuanto a su fabricación como en su uso.

IMG_3491

Y luego de tanta palabrería, de tanto decir lo que considero que otros ya han dicho, viene la pregunta que me parece más interesante ¿Realmente tiene sentido? ¿Es este el futuro del diseño de las portátiles? Creo que a largo plazo era inevitable que se hiciera algo similar. El uso del vidrio en especial no creo que se popularice, es un material particularmente denso. Estoy a favor del uso de metales en la construcción de portatiles, de verdad el plástico funciona muy bien en la mayoría de los caso pero creo desde hace años que llegamos al límite de lo que puede ofrecernos. No sé suficiente de ingeniería industrial ni metalurgia ni nada pero el monobloque parece una solución bastante exótica todavía y no creo que ayude a construir computadoras más baratas y accesibles, es sin duda una respuesta al deseo de diferenciarse de la competencia. Muy seguramente nadie más ofrecerá algo similar por varios años pero aún así me parece un recurso un tanto desesperado y extremo. Me ha tocado ver varias MacBook Pro que no han resistido bien el paso del tiempo a pesar de los cuidados extremos de sus dueños. Carcasas rayadas, pequeñas abolladuras aquí y allá, tapas ligeramente curveadas… pero aún así pienso que un buen diseño “tradicional” puede solucionar muchos de esos detalles. El aluminio sin duda interferie con las señales de radio y empeora la recepción inalámbrica. Es muy interesante como Apple no se preocupa por ofrecer un producto más sencillo y diseñado en base a recortar cosas aquí y allá, por eso no es de sorprender que la compañia ignore por completo el segmento popularizado por Asus con su EeePC. El objetivo de Apple es, como ha sido desde hace años, vender cosas en menores cantidades pero con mayores márgenes de ganancia. Y seguirá recibiendo críticas por eso mismo. Será interesante ver si hay algún cambio especial en el modelo de 17″. Otra peculiariadid: el procesador no viene en el sócket estándar, aunque no he podido comprobar si viene soldado. El disipador es negro y también ignoro el motivo

En cuanto a las especificaciones, cuéntenme entre los que lamentan la pérdida de la pantalla en acabado matte. ¿Sólo dos puertos USB? ¿qué, estamos en el 2002? Yo suelo conectar un mouse, un disco duro externo, mi reproductor de MP3 para que se recargue y el ocasional lector de tarjetas de la cámara o el celular. Mi última laptop tiene cuatro puertos y es una gran ventaja luego de haber vivido años con únicamente dos. Triste y lamentable en un producto de ese precio. La resolución de pantalla de 1280 pixeles verticales en el caso de la MacBook y de 1440 en el de la MacBook Pro me parece muy limitada. Ir más abajo sería un crimen a estas alturas pero en mi máquina actual tengo 1400×1050 en 14″ y me parece apenas adecuado. Si me comprara la Pro tendría que acostumbrarme a trabajar en menos espacio porque la resolución vertical es de solo 900 pixeles. Yo pediría unos 1600 pixeles horizontales, al menos como opción. 1920 sería genial, aunque sospecho que nos quedaremos esperando eso junto con las unidades Blue Ray. Otra cuestión de interés: el procesador y Mac OS X tienen soporte para 64 bits (ya sé que OS X sólo en parte) pero el chipset es de 32 e impone el límite de 4 GB de RAM. Me gustaría mucho poder instalar más memoria, recordemos que Apple es uno de los fabricantes que más tarda en actualizar este tipo de cosas.

Notarán que hay una cuestión que he evitado tocar y que es el principal motivo que tuve para escribir todo esto: los gráficos de nVidia. Lo he hecho porque me gustaría separar el tema de la tibia opinión que tengo respecto a estas máquinas en términos generales. Es una cuestión espinoza de la que no he encontrado un punto de vista similar en ninguna parte y me hace sentir como que o todos se volvieron zombies sin que me diera cuenta o ha habido un lavado de cerebro masivo. La gran novedad es que el modelo más caro adopta tanto gráficos integrados como discretos, ofreciendo una solución razonablemente poderosa en ambos casos. Estoy sorprendido por la manera en que Apple ha aplicado la mercadotecnia para vender esto como una característica deseable y cómo nVidia misma se las ha arreglado para convencer a Apple de comprarle dos componentes, una solución integrada pero con poco poder y una solución poderosa pero con un horrible consumo de energía, en vez de ofrecerle una pieza capaz de hacer ambas cosas. Se ha hablado mucho de que este es el futuro para la computación móvil, pero yo estoy en completo desacuerdo. A ver ¿qué pensarían de, digamos, Intel, si intentara vender algo similar? Imagínense de la publicidad de DELL “la nueva inspiron 1337 incluye dos procesadores Intel, uno adecuado para esos trabajos ocasionales y ligeros como chatear, y otro optimizado para trabajo de verdad. Es posible cambiar de uno a otro mediante un bonito botón anaranjado titilante” ¿huh? ¿o sea que debemos comprar dos porque no se puede fabricar un componente poderoso con manejo decente del consumo de energía? ¿qué tal si mejor compramos dos de todo? ¡Por Dios, eso no es una característica para anuciarse! ¡es una estafa de la que hay que avergonzarse!

No podría estar más en desacuerdo. Mucho se ha hablado de este tipo de soluciones “híbridas” , mucho se está invirtiendo en hacer su uso más prevalente y transparente para el usuario, AMD incluso ha mencionado en repetidas ocasionas la idea de fusionar el acelerador gráfico y el procesador en un solo componente y sí, suena muy avanzado y prometedor y tiene ciertas ventajas. Pero la realidad es que lo hacen únicamente porque no se ha fabricado una pieza (GPU) que pueda ser lo suficientemente poderosa y eficiente a la vez. Es un problema similar al que se enfrentó Intel con el Pentium 4 y que obligó a la empresa a hacer un cambio radical que daría como fruto el excelente Pentium M, la ingeniosa idea de la marca “Centrino” y actualmente con la familia Core. Estoy consciente de que la ingeniería, investigación y desarrollo requeridos para fabricar algo así no son triviales, al contrario, se trata de un gran reto. Pero la solución presentada en las nuevas MAcBook es un paso intermedio, no es el camino a seguir. Es el resultado de ingeniería mediocre por parte de nVidia. Dos piezas de esa complejidad muy difícilmente ayudarán a desarrollar productos más baratos o compactos de lo que sería posible con un solo acelerador gráfico eficiente.

Es sorprendente la manera en que todo mundo está dejando que Apple y nVidia se salgan con la suya, vendiendo tecnología ineficiente como si fuera lo último de lo último. No se dejen engañar, exigan tecnología real, que ayude a hacer la computación más accesible, barata y sencilla para todo ser humano, no esos remiendos de circuitos. Lo peor es que sospecho que estas “soluciones” de dos componentes de nVidia deslumbrarán a todo mundo y se venderán como pan caliente.