Posesión infernal

Conozco el Parque Tangamanga I casi tan bien como la palma de mi mano, gracias a que solía dar largas caminatas en la prepa y secundaria. Sin embargo el Tangamanga II siempre ha sido un gran desconocido para mí, a pesar de haber ido muchas veces con unos primos a jugar tenis y fronton. Solo íbamos a las canchas y de regreso. Llegué a intentar recorrerlo en bicleta alguna vez pero la escasez de caminos pavimentados (nada que ver con el Tangamanga I) y lo agreste del terreno me desanimaron, más que nada por que tenía una bici de carreras a la que le enchuequé las delgadas ruedas varias veces por someterla a ese tipo de abusos.

Así que hace unos días decidí darle una vuelta en auto. No recordaba que acostumbran cerrar el autódromo entre semana, bloqueando el paso a una zona del parque. Decidí rodear y me extravié, descubriendo que el lugar es más grande de lo que imaginaba. El camino se fue poniendo cada vez más feo hasta que decidí dar vuelta de regreso en un área de terracería. De pronto, en medio de la nada, una monja se acerca al camino y me hace señas de que me detenga. Me pregunto qué puede estar haciendo una monja en el parque y tan lejos de la entrada, imagino que me pedirá indicaciones o algo así y río ante la ironía de ser yo el que se encuentra perdido.

Bajo el cristal y la monja me saluda, me pide ayuda para llevar a una “hermana” de regreso a “la casa” que, dice, se encuentra muy cerca del parque. Me fijo y detrás de ella, a unos 20 metros, dos monjas forcejean con una tercera que esta tirada en el pasto y patalea. La mujer me dice que la “hermana” en ese momento esta muy “enojada” y no pueden controlarla, ya que tiene mucha fuerza. No sé que pensar. Le digo que no y cierro la ventanilla del auto. Salgo del parque de inmediato.

7 pensamientos en “Posesión infernal

  1. No mamar… que miedito….

    Muy buena historia. Creo que llevar a la hermana poseida, hubiera confirmado que estaba poseida… :S

  2. mmmmmm es algo confusa la historia pero me imagino que las monjas tenian una cuenta pendiente con la otra moja ¿tal vez les debia dinero? bueno sea como sea nunca me gusto el tangamanga 2

  3. Pingback: La transacción (a.k.a. “¿Será este día?”) « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s