The pink shirt

Contaba alguna vez mi abuela que en una ocasión lavó colchas y sábanas y puso en la cama matrimonial un juego de ropa de cama color rosa. En la noche no hubo poder humano que convenciera a mi abuelo de acostarse en esa cama, hasta que ella cambiara las sábanas.

Algo similar me pasó una vez, cuando estaba comprando el traje para mi varias graduaciones de la universidad. Verán, por aquel entonces estaba muy de moda la camisa rosa. Vi en varias tiendasy terminé eligiendo uno (hey, un link al primer post de este blog). Al momento de elegir la camisa, la vendedora trajo inmediatamente y sin preguntarme una de color rosa. No sé qué mirada le dirigí en ese momento pero debió dejarla impresionada porque apenas me vio, regresó sobre sus pasos y la cambió por una de color azul con rayas blancas.

Y aunque mi negativa a ese color iba más por el lado de que pensaba que pasaría de moda muy pronto, cosa en la que creo me quivoqué, lo digo y lo repito: se necesita ser una clase especial de hombre para usar una camisa rosa.

6 pensamientos en “The pink shirt

  1. Yo digo que los gays no necesitan una camisa rosa para identificarse, para mi las camisas rosas son de antrero mamila, y esa fauna mis colegas, es mucho peor que cualquier otra que haya poblado la tierra.

    Aparte esa mamada de “el rosa para las niñas, el azul para los niños” es como de rancho, no?

    Creanme, yo se de ranchos.

  2. es gracioso como el crayon parece querer sacar lo de la camisa rosa del estereotipo “de rancho” solo para meterlo en el estereotipo de “antrero mamila”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s