Breve comentario de la evolución de los teléfonos Nokia como herramienta fotográfica

Nota: por desgracias del destino este post no cumplió con la defnición de “breve”, recomiendo saltarse a las conclusiones generales al final.

Antes que nada debo admitir que mi experiencia en los teléfonos con cámara comenzó con un Alcatal OT 557, que con su ahora ridícula resolución de 640 x 480, su falta de flash y modo de video y sus míseros 1.5 MB de almacenamiento, está bastante lejos de cualquier gadget contemporáneo con el que quieran compararlo. Totalmente en otra categoría que yo no dudaría en clasificar como ” de la edad de piedra” a comparación. Pero con él aprendí una valiosísima lección: la mejor cámara es la que llevas siempre contigo. A esto yo le añadiría quela mejor inversión es aquella de la que sacas más provecho. Tomé miles de fotos con ese aparato, literalmente. Y, gracias a que siempre lo tenía conmigo, he podido conservar momentos que de otra manera se habrían perdido.

Durante los dos últimos años he tenido, a manera de reemplazo del venerable Alcatel (un teléfono que aún recomendaría sin dudar si lo que quieren es algo confiable y económico para hacer llamadas) el SonyEricsson K790a, otrora el mejor y más codiciado cameraphone del mercado. Primero que nada me gustaría señalar una importante similitud y una gran diferencia respecto a los modelos Nokia de los que voy a hablar: el Sony, a pesar de haber sido en su momento un modelo de gama alta, no es ni pretende ser un “smartphone”. A pesar de que es posible instalarle aplicaciones Java, carce de un sistema operativo moderno y capaz así como de opciones de conectividad y otras carácterísticas necesarias para ponerlo en esa categoría. Sin embargo, por su entrada definitiva en el nivel premium, cuenta con otros detalles que lo hacen bastante agradable, como es el cargador rápido, una muy buena pantalla y excelentes materiales en su construcción. Aluminio y plásticos de alta densidad y suavidad al tacto, por ejemplo. El K790 nació para tomar fotografías y lo demuestra con detalles (insuperables en mi opinión) como el flash “real” a base de un tubo de Xenon y la activación de la cámara con solo deslizar la cubierta del lente, así como un pequeño botón arriba de la pantalla (ubicación que puede resultar un tanto extravagante pero termina siendo muy práctica sobre todo porque  dicho botón es bastante discreto) que tiene una y solamente una función: llevarnos inmediatamente a la galería fotográfica. Ambos detalles están a todas luces tomados directamente de la tradición de las cámaras fotográficas y si bien el teléfono falla a la hora de incluir prestaciones avanzadas como autoenfoque multipunto, un modo macro decente o ajustes manuales sobre la sensitividad ISO, bien podemos aceptar esas pegas juzgando las características mencionadas como un tanto esotéricas y fuera del alcance de lo que uno usa cotidianamente. Además de que el K790 lo compensa con dos costumbres ante las que lo perdonamos todo: una elevadísima calidad de imagen y una rapidez que no pocas cámaras compactas envidiarían.

Si, bajo estricto escrutinio la calidad de imagen del K790 perderá puntos en varias areas, pero en general satisface a la vista con imágenes con un respetable balance entre ruido, nitidez y fidelidad de color. Y en el uso diario hace algo, muestra un pequeñísimo detalle que la gente que tomamos una buena cantidad de fotos al día hemos venido a esperar de nuestras herramientas: recuerda los últimos ajustes que usamos, de modo que si en la última ocasión seleccionamos modo macro y desactivamos el flash, será ese el modo en que operará la cámara la próxima vez que la activemos. La pantalla del SonyEricsson también merece mención especial, pues si bien no supera las dos pulgadas, la resolución de 320 x 240 resulta excelente para su tamaño, además de no desvanecer la imagen bajo la luz del sol y ofrecer buenos ángulos de visión. La pantalla es susceptible a la luz polarizada, por lo que en condiciones extremas puede verse mejor en un ángulo que en otro. La velocidad de el conjunto completo a la hora de visualizar las imágenes capturadas, el color y el detalle, con pixeles que se vuelven prácticamente indistinguibles a simple vista, son muy adecuados.

El K790 lo mantenía yo siempre con el flash desactivado y en modo macro, que no suponía ninguna dificultad para enfocar objetos a distancia media y alta. En ese sentido resulta incomprensible porque SonyEricsson incluyó siquiera un modo macro dedicado, aunque siendo sinceros eso no representó nunca ninguna dificultad. El modo macro es pobre, siendo incapaz de enfocar a menos de unos 20 cm de distancia.

Ahora vamos con los Nokia. En tiempos recientes he tenido la oportunidad de experimentar con un 5530 y un N95. El primero es un teléfono actual de gama media sin mayores pretensiones que vender un alto número de unidades siguiendo una fórmula que sea del agrado de un público joven y con cierto nivel adquisitivo. El segundo se trata de un modelo algo pasado de moda, que sin embargo fue en su momento el buque insignia de la marca destinado a mostrar las proezas tecnológicas de las que era capaz la marca, incluyendo absolutamente todo lo que los ingenieros de Nokia fueran capaces de incluir en el paquete. Ese lo cinsidero un caso especial. También fue considerado en su época el mejor cameraphone disponible.

A pesar de que yo los tuve disponibles en otro orden, hablaré de ellos de manera cronológica. El N95 tiene una pantalla más grande pero bastante pobre en cuanto a resolución, apenas llegando a 320 x 240 pixeles. Sin embargo, y esto es muy importante, se trata de una pantalla que no deja de ser utilizable al estar expuesta a la luz directa del sol ni al verse sometida a angulos extremos respecto al plano de nuestra visión. En las pruebas más especializadas que me fue posible realizar, se observó que la pantalla no se oscurece nisiquiera con el uso de un filtro polarizado en ningún ángulo, lo que me lleva a pensar que utiliza una tecnología avanzada como IPS, dato que sin embargo no he podido confirmar y que le añade muchos puntos a su favor. Sencillamente no hay circunstancia en que la pantalla deje de ser legible, aún en los ángulos y condiciones más extremas

El N95 cuenta con un sensor de 5 megapixeles, robusto incluso para los estándares de hoy en dia, y un flash LED que funciona relativamente bien aunque no se balancea adecuadamente con la luz del sol. Recordemos que, idealmente, en fotografía el blanco “perfecto” es el color de la luz del sol a medio dia en clima ideal. El catálogo Pantone bien se lo puede llevar el diablo. El flash LED confiere siempre tonos fríos, aunque en muchas ocasiones hace un trabajo bastante respetable a la hora de iluminar una escena en claroscuro. El autoenfoque del N95, como en la mayoría de los teléfonos, toma en cuenta un único punto central. Hay disponible un modo macro aceptable, más en ningún sentido destacable, siendo su mínima distancia operativa superior a los 10 cm. Estoy hablando, claro, de condiciones en que la confiabilidad del enfoque es muy próxima al 100%. Áún así, supera al K790.

La calidad de imagen del N95 definitivamente supera al K790 en luz pobre y en muchas circunstancias de luz promedio/alta. Cuando llega a decepcionar es cuando se usa el flash o las condiciones de luz son truculentas. Ejemplo de luz truculenta: interior de iglesias antiguas, donde existe luz difusa proveniente de multiples fuentes, tendiendo a algún tono en particular. En ese tipo de condiciones el N95 parece desorientarse y optar por un tiempo de obturación elevado, ocasionando fotos borrosas. En comparación el K790 se decanta por un ISO más elevado y un tiempo de exposición más moderado, cosa que sin embargo termina ofreciendo un resultado granulado, quiza sin mayor detalle apreciable que el N95. El 5530 opta por subir el ISO también, pero al contar con un poco más de sofisticación hardware/software ofrece colores màs fieles si bien no un mayor nivel de detalle. Luz truculenta tenía que ser.

Aquí debo mencionar que encuentro la calidad de imagen del N95 un tanto impredecible. Si bien no pocas veces sorprende con una nitidez muy alta aún en condiciones de luz baja, en ocasiones con buena luz o luz apenas ligeramente pobre, opta por un tiempo de exposición elevado, ocasionando capturas borrosas cuando hay movimiento. A comparación el K790 parece optar por imágenes más obscuras y menos blurring, consecuencia de una exposición más corta . El 5530 parece mostrar una mayor sensibilidad, ofreciendo casi siempre capturas bien iluminadas aunque en ocasiones borrosas.

Mis quejas del N95: la cámara es DEMASIADO lenta. Tanto que, en una cámara propiamente dicha, aún de la gama más baja, tales retrasos resultarían inaceptables. El autoenfoque es pobre, concentrándose en un área bastante amplia de la imagen a comparación de los puntos más reducidos del K790. El 5530 autoenfoca en un área similar pero lo compensa con un modo que no distingue entre macro y normal. Sn embargo mi principal queja del N95 es que no recuerda los ajustes. Siempre que activemos la cámara nos encontraremos en el modo auto con flash auto y enfoque auto. No importa que la última vez hayamos usado modo macro con flash desactivado. A pesar de que el N95 permite seleccionar “tendencias del ISO” (alto, medio y bajo, que no un ISO específico) y compensación de la exposición, sorprendente y escandalosamente no tenemos control sobre el enfoque. Nada de modos auto, infinito y macro, aquí todo es auto y macro cuando lo seleccionamos. ¿Enfoque al infinito? ¡olvídense de el! Estas son malas noticias sobre todo porque implica que SIEMPRE estaremos sujetos a la tardanza del sistema de autoenfoque. Y extrañamente, cuando desactivamos el flash, apagamos tambien la luz de asistencia al autoenfoque, prolongando la tardanza. Recordemos que ste teléfono no recuerda los ajustes lo cual significa que, a pesar de contar con controles manuales más avanzados, nos toparemos SIEMPRE con el modo por default: enfoque auto, flash auto etc. convirtiendo nuestras capturas en un eterno clic de botones para seleccionar lo que queremos.

En conclusión del N95: es un teléfono que, a pesar de contar con modos y opciones de lo máz avanzado fotográficamente, nos lleva siempre al modo más automático posible y nos quita, arbitraria e inesperadamente, control donde es más necesario.

Del 5530 creo qu no hay mucho que decir. Muestra una clara evolución respecto al N95, aunque sin duda intenta balancear con un costo reducido. La calidad de imagen del 5530 me parece consistente mejor que la del N95 y no estoy hablando de la cantidad de pixeles, sino en general el color, exposicion y la experiencia en general. Los tiempos de operación se hayan claramente mejorados, el autoenfoque es más rápido y siempre está tomando en cuenta el modo macro, a pesar de que la resolución se ve reducida la experiencia es mucho mejor. Tampoco recuerda los ajustes que usamos la última vez pero, por la mayor velocidad, la experiencia es mucho mejor. El flash es bueno y siento que hace un mejor trabajo en cuanto al balance con la luz natural de la escena. Repito, una clara evolución.

Del 5530 la pantalla es el punto débil. Si bien la resolución de 640 x 360 muestra una resolución soberbia para su tamaño y las facilidades touchscreen lo hacen mucho más accesible y rápido de utilizar, bajo cualquier luz intensa la imagen se desvanece y terminamos viendo un rectángulo negro. El autoenfoque sigue sin estar a la altura aún de la cámara dedicada más simple pero se vuelve utlizable e incluso divertido y sobre todo muy versátil.

Concñusión general:

El K790 ofrece, aún hoy en día, la mejor combinación pantalla/ flash/ calidad de imagen/ control.

El N95 tiene la mejor calidad de imagen en la mayoría de las ocasiones pero es desesperante, en velocidad y contro.

El 5530 es una evolución muy buena en cuanto a la experiencia de usar un camera phone y quizá el más versátil. Es el que yo recomendaría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s