“Mueren en silencio y no se quejan” a.k.a. Para llorar un rato

Panalillos, vivos vs. secos y retoños

Desde que tengo memoria, había en casa una maceta enorme donde crecía un tronco feo y retorcido. Era una bugambilia y pertenecía a mi abuela. La había tenido durante años y siempre estuvo raquítica y algo semimarchita. Pero era su preferida. Rara vez tenía flores, siendo que las bugambilias por lo general florecen todo el año y se desbordan de flores.

Creo que los que me han leído ya saben que me gustan todas las formas de vida, incluso las que normalmente no son muy apreciadas. Pero creía tener un enfoque mucho más práctico al respecto y no comprendía muy bien por que mi abuela se aferraba a esa bugambilia. Hasta que hace poco leí un post que habla precisamente de esta cuestión.

Verán, yo crecí rodeado de plantas y estoy bastante familiarizado con ellas. Acostumbro, desde no recuerdo ya cuando, siempre tener en casa algún jazmín, panalillos y, desde hace un par de años, mimosa púdica. Son tantos años que simplemente me parece normal. De entre estas especies siempre me ha llamado la atención en particular el panalillo. Es una pequeña planta de flores diminutas que suele extenderse y formar una especie de tapete floral en miniatura. Me sorprende mucho porque, a pesar de tener un aspecto muy delicado por sus reducidas dimensiones, puede dar la apariencia de necesitar muchos cuidados. Pero no es así. Crece en casi cualquier parte y cualquier tipo de tierra, lo único que pide es un poco de sol diario y agua ocasionalmente. La verdad a mi me sorprende por lo resistente que es, la manera en que algo tan pequeño que brota de una semilla más pequeña que la cabeza de un alfiler y sin absolutamente ningún control sobre su destino se aferra a la vida. Lo encuentro, incluso conmovedor.

Recientemente murió uno de mis panalillos, aún no entiendo la razón. Es algo que a veces simplemente pasa. Pero me da mucho gusto ver que dejó algunos retoños.

Panalillos recién nacidos

Más o menos de eso habla el post que mencionaba. Ahora entiendo a mi abuela y su bugambilia. Las plantas nos enseñan muy fácilmente sobre la vida y la muerte y a veces lo que uno necesita es algo que guarde silencio, responda a nuestros cuidados y nos sorprenda de vez en cuando con su belleza.

3 pensamientos en ““Mueren en silencio y no se quejan” a.k.a. Para llorar un rato

  1. Pingback: Volver a lo mismo « El Plan de San Luis

  2. Pingback: Círculo vicioso « El Plan de San Luis

  3. Pingback: Museo de rarezas | Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s