Les contaré una historia de horror urbano

Por motivos que no vienen al caso, acabé de pleito con mi ex dentista.

Hace varios años un auto estacionado arrancó y se echó de reversa y me golpeó. En ese momento no supe qué hacer pero luego vi que un coche en el centro le hacía lo mismo a una señora y me quedó muy claro: hay que agarrar una piedra y romperle el cristal por bruto (el conductor) o sacar el llavero y escribirle obscenidades en su impecable pintura. En su defecto, dar palmadas sobre la carrocería al son del diez de mayo.

Hoy, saliendo de mi casa, un auto dio la vuelta sin fijarse y casi me atropella. Me detuve a tiempo y pasó tan cerca de mi que no tuve problema en darle la ración de palmadas. Mientras se alejaba creí reconocer a la persona tras el volante. Me fijé y sí, era la dentista.

4 pensamientos en “Les contaré una historia de horror urbano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s