El gran juego de la oca

Se dice que 80% de las personas con una vida sexual más o menos activa ha tenido por lo menos un susto con un embarazo *inesperado* (el resto miente). Y digo *inesperado* porque es tan sorprendente como un brazo roto luego de lanzarse colina abajo en una patineta.

Lo sé, soy el vecino amargado que, sentado en su silla de ruedas, le grita por la ventana del segundo piso  a los niños de abajo que no anden corriendo por ahí. Pero es que es alarmante: el número de amigos y familiares que se hallan en esta situación acaba de alcanzar una cifra de dos dígitos.

Como comparativa, una lista de personas del mismo grupo cuyo bebé fue planeado:

Me pongo a pensar en aquel primo de un amigo que nos contó que se fue a hacer la vasectomía a sus 26 años y el doctor estaba reacio a realizar el procedimiento hasta que le contó que él ya tenía dos hijos. Era el segundo médico al que acudía porque el primero se negó y le dio una “plática” del porque estaba demasiado joven para esas cosas.

En mi silla de ruedas me desplazo por el solitario apartamento. Enciendo el televisor internet y me entero que mi artista favorito, que es tan solo tres meses más joven que yo, acaba de descubrir que es papá y la noticia le cambió la vida. Cambio de canal y suena aquello…

Ven a jugar al Juego de la Oca cuac cuac
Ven a jugar con nuestra oca loca cuac cuac
[…]

Si eres listo, lo conseguiraaaás.

2 pensamientos en “El gran juego de la oca

  1. Pingback: Hola, me llamo Kurazaybo y soy acólito « El Plan de San Luis

  2. Pingback: Lo más triste « Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s