V

Ocurrió una gran tragedia del otro lado del mundo, así es como volví a saber de ti. ¿No es curioso como trabajan las cosas? Ahora me río de haber dicho que el efecto mariposa era algo absurdo. No absurdo en sí, sino la idea de tener un nombre para eso. Como tener dos palabras distintas para “causa” y “efecto” porque son inseparables, son una misma cosa.

No me habías dicho nada pero lo comprendo, no es que últimamente platicáramos muy seguido ni mucho menos que haya salido el tema. La noticia me hace sentir raro. No sé si se ha cumplido una promesa o una sentencia, lo único cierto es que un plazo llegó a su fin. Te miro y recuerdo aquellas veces, años atrás, en que me dijiste que querías disfrutar esta etapa de tu vida. Por un buen tiempo fuiste la única persona que me dijo algo así.

Es la noticia de la semana, del mes. Quizá la más relevante del año. Todo mundo habla de ello pero yo no quiero saber. No quiero ver como las fuerzas de la naturaleza arrasan con todo. No quiero pensar, preguntarme cómo es posible que tanta gente decida vivir en una zona tan peligrosa, con riesgos tan grandes, donde este tipo de cosas se repiten periódicamente. Una tierra donde el horizonte está pintado con sufrimiento. Donde el brazo del destino se avalanza fácilmente sobre nosotros y arranca de raíz todo lo que alguna vez tuvimos.

Han sido ¿tres? ¿cuatro años? Siempre pensé, por arrogancia y soberbia, que te llevaba ventaja en la carrera de la vida. No me lo tomes a mal, tenía formas de medirlo que en apariencia me daban la razón. Te retrasaste un año en tus estudios, no te iba del todo bien. Viste la oportunidad de irte y, aunque nadie te apoyaba, la tomaste. Normalmente las despedidas me dan igual pero no esas, no cuando por dentro sé que es la última vez que te veo y, más aún, que ese momento ya pertenece al pasado.

Quiero que ya dejen en paz esa noticia pero la experiencia me ha enseñado que apenas comienza. En los días que vienen veremos la reconstrucción, los cambios. El espíritu que sale airoso y planta cara, una vez más, al futuro. Diría “futuro incierto” pero sé que es cuestión de tiempo para que algo así se repita. Como seres humanos no podemos evitar ponernos a nosotros mismos en esas circunstancias, en que sabemos que vamos a hacernos daño.

Es extraño porque nisiquiera es asunto mío. Es desconcertante porque no recuerdo como empezó todo, porque nunca he podido entender por completo tu manera de pensar. Tengo una idea de qué valoras y qué no pero es todo. Me angustía, no sé decir bien el motivo ¿es el hecho de saber que has tenido otra vida? ¿Que has vivido más? ¿Que lo has tenido todo? Tal vez porque cada una de las personas y cosas que tocamos va quedando en el pasado y yo no sé exactamente qué ha cambiado. Miro atrás y cuestiono, me pregunto si eso es todo.

Del otro lado lado del mundo rugió la tierra, se levantaron las aguas y de alguna forma la marea embravecida llegó hasta mí. No te perdí en la tormenta y aún así se me parte el corazón.

2 pensamientos en “V

  1. Pingback: Hola, me llamo Kurazaybo y soy acólito « El Plan de San Luis

  2. Pingback: Muerte en la montaña « El Plan de San Luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s