El tipo “étnico”

El área de comida de una de las plazas comerciales más grandes y relativamente nuevas de la ciudad. El espacio es grande y con bastantes mesas, no se puede abarcarlo todo con la mirada.  No hay mucha gente y se distingue una figura que se mueve erráticamente. Es un hombre joven, podría decirse que un muchacho aunque es difícil estimar la edad. En realidad no viste mal: playera tipo polo a rayas, pantalón de mezclilla y zapatos resistentes, aunque desgastados. No se destaca por eso, al menos no solamente. Es el conjunto completo, la ropa algo sucia, el movimiento rápido y cortado de aquí para allá, la mirada que va analizando de mesa en mesa. También la piel oscurísima, aunque no se puede decir que sea un negro, más bien se trata de una mezcla de color de nacimiento y horas y horas bajo el sol. El tatuaje a lo largo del brazo.

¿Es un indocumentado sudamericano?

Trato de no juzgar a las personas pero aún así oculto mis objetos de valor lo mejor que puedo. El tipo no me presta atención, en mi mesa solo hay una quesadilla y una lata de refresco. No puedo evitarlo, estoy ya a la defensiva pensando cómo habrá que tratar con este sujeto en caso de que se presente la ocasión. Lo pierdo de vista un instante detrás de una columna y cuando lo vuelvo a ver, ya está sentado en una mesa con una charola como las que dan en los restaurantes de comida rápida. No lo vi hacerlo, pero supongo que sacó los restos de hamburguesa y malteada del basurero.

Sin demora se levanta de nuevo y da otra vuelta por ahí, pasa de largo junto a mi y de una mesa cercana toma unas papas a la francesa que alguien dejó abandonadas. Esculca en el basurero y saca un vaso de una famosa cadena de pollo frito. Da unos tragos pero no quedaba mucho. Yo no sé decir si estaba drogado o qué, se mueve raro pero bien puede ser la manera de actuar de una persona desesperada que no ha comido en un buen rato.

Se dirige hacia el local de una franquicia que no corresponde con la del vaso pero que ofrece refill y tiene la máquina de refresco al alcance. Es curioso que ese local en particular siempre tiene a un empleado afuera, ofreciendo volantes y la carta a los que pasan por ahí. Pero ni él ni el empleado que está del otro lado del mostrador hacen nada para detenerle cuando se acerca a llenar su vaso sacado de la basura.

¿Por qué? ¿Cómo hace para inspirar ese “miedo” en los demás? Si es cualquier hijo de vecino…

Tranquilamente se sirve y vuelve a su mesa a comer el resto de las papas fritas. Supongo que no representa ningún peligro mientras está comiendo, así que yo termino mis alimentos procesados y sobrepreciados. No han pasado ni dos minutos desde el primer momento en que lo ví y cuando volteo, ha desaparecido. Supongo que el par de guardias que se acercaban despacio a pocos metros debieron prevenirlo.

¿Quién es? ¿De donde viene? ¿Por dónde desapareció? Tengo que  aprender sus trucos. Me quedo pensando en eso y en que realmente en la gran ciudad, nadie tiene por qué morir de hambre.

2 pensamientos en “El tipo “étnico”

  1. Pingback: Yo sé que sabes que no estoy diciendo la verdad « El Plan de San Luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s