Si me lo preguntas…

… te lo diré: nunca fuimos suficientemente valientes.

Anuncios

Martí

Pues no soy muy fan de los deportes, no es que tenga nada en contra de ellos sino que, a pesar de haber crecido y sido educado en una familia futbolera y escuelas con larga tradicion deportiva, ocupé mi tiempo en otras cosas (no recuerdo muy bien cuales) y realmente no sé mucho al respecto.

Si acaso me gusta el calzado y la ropa deportivos por sus colores y diseños llamativos comodidad. Tampoco es que yo apoye mucho el nacionalismo y esas cosas (aunque tampoco estoy en contra ni lo considero retrógrado, como ciertas personas). Por eso es que me resulta prácticamente indiferente si las empresas de éxito son nacionales o extranjeras o qué sé yo. Aunque lo acepto, a veces veo los recursos que hay en el país y no puedo dejar de preguntarme “!¿pero qué hace la gente con eso?!”.

El caso es que hace no mucho, rondando por un foro de proyectos arquitectónicos de la ciudad, me topé con un comentario que, respondiendo a la cuestión de si se abriría una tienda Martí en un conocido centro comercial local, menospreciaba a dicha empresa y se mofaba de que la gente tuviera esperanzas de contar con un establecimiento de esos en sus tierras. Yo sé que no es una tienda Prada o un local de Tiffany, donde se pueden adquirir algunos de los productos de moda más exclusivos del planeta. Y me acordé de que he ido a las tiendas Martí en otras ciudad y, si bien no es una tienda que se caracterice por ofrecer el tipo de cosas que me gustan, creo que no hay nada malo en esa empresa. Los precios están “bien” para los artículos que manejan, tienen surtido, me han atendido bien… y el fundador es un señor mexicano que sigue a la cabeza del negocio, se ha sabido diversificar y se ha forrado de billetes en el proceso. También es un padre de familia que perdió un hijo en cuestiones de extorsiones y secuestros y que ha derramado unas de las poquísimas lágrimas sinceras que he visto en una conferencia de prensa.

Pero estábamos hablando de *el caso* y el caso es que en ese foro, ese comentario socarrón si me molestó. En el momento no supe explicarlo, pero ya pensándolo con más calma la cuestión es muy sencilla: Martí es una empresa mexicana que ha sabido ser exitosa y punto. Por más que le pongan peros, yo no veo nada de malo en eso, al contrario. No es que yo sea nacionalista ni nada, sencillamente se han manejado con astucia y han sabido abarcar un buen segmento del nicho de mercado que les corresponde. Y no han buscado ser *exclusivos* como otras tantas marcas que terminan vendiendo más una idea que un producto o servicio, por el que pagas y que al final del día no sirve para nada.

Así que Don Martí, ud. sabe que me cae bien. Aunque yo compre mis tenis en otro lado…

“Monster” de Naoki Urasawa

Como suele suceder, este título llegó a mis manos por casualidad y por un tiempo no le presté mucha atención hasta que leí un poco acerca de qué se trataba la historia y me llamó la atención. Terminaría convirtiéndose en el primer manga que he leído completo.

Aquí tenemos como protagonista “inicial” (la explicación de esto más adelante) al  Dr. Kenzo Tenma, un prominente neurocirujano de origen japonés que se encuentra trabajando en un importante hospital de Alemania. Todo va bien para tenma: sus cirugías son un éxito, es promovido en su trabajo y está por casarse con la hija del director del hospital. Un día llegan a urgencias casi al mismo tiempo dos casos: un prominente político y un niño que ha recibido una bala en la cabeza. Tenma es presionado para salvarle la vida al político pero elige operar al niño. A partir de entonces la vida del doctor queda destrozada.

monster_anime21

A causa de esa decisión, el Dr. Tenma deja de recibir los favores del director del hospital y apartir de ahí comienza a caer en una espiral descendente. Cuando el niño, junto a su hermana gemela, desaparece en circunstancias misterioras en las que también murieron otras personas, Tenma se convierte en el principal sospechoso y se convierte en fugitivo.

“Monster” es una historia que se extiende a lo largo de muchos años y varios países y en la que la vida del Dr. Tenma se entrelaza con la de otros muchos personajes, y en varias ocasiones serán estos los que tomen el protagonismo. Es precisamente este enorme catálogo de personajes periféricos e historias entrelazadas lo que a mi más me sorprendió y me gustó de su lectura. Realmente pocas veces se ve algo de tal alcance y tan bien logrado.

Conforme avanza la trama vamos descubriendo quién era el misterioso niño y el por qué las cosas hubieran sido más fáciles si hubiera muerto aquella vez. Entramos a una enorme red de secretos, conspiraciones e intenciones ocultas cuyo objetivo es desatar el horror.

Creo que “Monster” calificaría como un thriller policiaco, en donde nos adentramos en las vidas de muchos personajes para ir deshaciendo la telaraña de misterio en la que se ve atrapado Tenma. Otra cosa que me llamó la atención es que el conflicto central tiene que ver no con hacer justicia ni castigar, sino con hacer lo que sea necesario porque es la única salida.

En los casí 200 capítulos (donde un capítulo equivale a un número de un comic) se mantiene el interés, la intriga y las revelaciones, pero sobre todo el espíritu de los personajes. Y para el desenlace asistimos a una matanza que habrá que detener a cualquier costo.

Es precisamente ese desenlace el que he visto que ha dejado insatisfechos a algunos, pero a mi me parece muy adecuado.  La manera en que todos los personajes que hemos ido conociendo a lo largo del relato se ven involucrados en el climax y resolucion de tan tenebrosos acontecimientos y la resolución final son algo a lo que no le encuentro peros.

También hay que mencionar el excelente dibujo a lo largo de todo el manga (es en blanco y negro), muy realista y detallado, y siempre funcionando muy bien para avanzar la narrativa.

Yo  no podría recomendarlo más.

Por cierto que existe la adaptación a serie de TV animada, que no he visto y de la que no puedo comentar. A esa serie pertenece la imagen que ilustra este texto.

La confusión

Deambulando entre los pasillos del blockbuster mientras hablábamos de películas, surge una diferencia de ¿opinión? respecto a la identidad de cierto actor en un filme no tan viejo.

– Era Pacino
– ¡Era Dustin Hoffman!

Y así, la cosa se convierte en una cuestión de honor, sumada a una apuesta. La visita a tan modesto local se convierte en la búsqueda frenética por el DVD de dicha cinta.

Era De Niro.

Semillas de jacaranda =)

28042011680

Las recolecté en el parque tangamanga 2.

La jacaranda, un árbol muy adecuado para ambientes ubranos porque no requiere muchos cuidados, crece rápido, tolera la contaminación (se dice que absorbe sin problemas el plomo que se produce con la combustión de la gasolina) y que además constituye una de las vistas más peculiares del paisaje de la ciudad, ya que en invierno pierde todas sus hojas y en primavera se cubre de innumerables flores de color púrpura, para más tarde, alrededor de abril, dar estas peculiares formaciones que ni son vaina ni son fruto. Una especie de conchas *maderosas* en las que se encuentran muchísimas semillas aéreas.

Como dato de trivia, aunque la totalidad de jacarandas que se dejan ver en México son de flor morada y esto nos puede llevar a concluir que es el único color de floración de esta especie, existen jacarandas de flores azules y blancas.

Más datos de trivia:

– Sus hojas son más parecidas a las de un helecho que a las de un árbol.
– No resiste temperaturas heladas por debajo de los cero grados centigrados
– Su pariente más cercano es la llamarada (Pyrostegia venusta) una enredadera/trepadora que no se parece en nada a la jacaranda. Pero si se fijan en las flores, verán que las formas y estructuras son idénticas, aunque de distinto color.
– Las abuelitas comúnmente dicen que este árbol florece cada dos años. Yo lo encontraba difícil de creer pero es cierto en muchos ejemplares. Se debe a fluctuaciones irregulares en la hormona que controla la floración.
– Se dice que su madera es de color rosado y muy agradable para la fabricación de muebles, aunque yo nunca he sabido de nada hecho con madera de jacaranda.