Curiosa alineación de los astros

Con este post empiezo a hablar de un tema que me interesa: la estafa y la mentira.

A veces puedo ser muy despistado. Ayer iba muy alegre y contento tarareando en el carro al ritmo de los grandes éxitos de mi artista favorito, me dirigía a un famoso centro comercial de la ciudad. Un entronque aquí, un semáforo allá, vuelta a la derecha ok no viene nada sigo y ya estoy dentro del estacionamiento shalalá. Y al bajarme del auto me di cuenta, horrorizado, del inexplicable error: de alguna manera había entrado sin detenerme a tomar el ticket del estacionamiento, cosa particularmente curiosa considerando que las entradas están “cerradas” siempre con las plumas automáticas que se activan al presionar el botón para tomar el boletito.

Venía tan distraído que no recuerdo con claridad, medio me viene a la memoria que entré inmediatamente después de un carro gris. Pero las plumas se cierran con rapidez, habría sido mucha casualidad que alcanzaran a pasar dos carros. No tengo idea de lo que sucedió, quizá la máquina estaba fuera de servicio o la pluma estaba, en efecto, cerrada y de alguna manera yo la esquivé en automático. Muy improbable esta teoría pero hey, hay gente que hace cosas más complicadas en estado de sonambulismo.

En sí esta vez las cosas no se salían tanto de la norma: soy tan distraído que he extraviado el boleto del estacionamiento en casi todas las plazas comerciales de la ciudad (me falta HEB) y he tenido que pagar el costo por boleto perdido, que suele ser escandalosamente elevado. Decidí proceder con mi visita como si nada, aprovecharía el tiempo para pensar en alguna estrategia que me ayudara a minimizar el gasto. Termino lo que fui a hacer y no tengo nada, lo más brillante que se me ocurrió fue comprar algo en la gran tienda ancla del lugar y  pedir la reposición del papelito, en una ocasión anterior ya tuve que recurrir a eso y la penalidad es muy baja. La otra alternativa es decir la verdad. Dudo mucho que alguien me crea pero si se da el caso se puede torcer la conversación al “¿me estás llamando mentiroso?” y exigir revisar las cintas de seguridad del circuito cerrado. Sirve que de una vez se aclararía el misterio de cómo carambas entré en primer lugar. Dos pájaros de un tiro. El ir e intentar sacar un boleto a la máquina queda descartado porque tiene sensores y no da ticket si no hay un auto, aunque este estacionamiento tiene suficientes entradas como para que valga a pena probar suerte a ver si de casualidad en alguna se concede el milagrito. También está la alternativa “social” que consiste en quedarse parado al lado de la máquina y, cuando llegue  un auto, explicarle al conductor mi desgracia y pedirle que me deje tomar su boleto. Él tendría que meter reversa y volver a tomar otro pero así nadie pierde nada. Esta alternativa toma tiempo, depende de la buena voluntad de un buen samaritano y puede requerir aguantar más de un rechazo. Esperar furtivamente por ahí, arrebatarle el boleto a un incauto y salir corriendo sería el último recurso pero uno ya no está para esos trotes.

¿Qué hacer? Bueno, empiezo por ir poniendo mi mejor cara de inocente para probar suerte contando la verdad, en cada caseta si es necesario. La verdad, por increíble que parezca. Antes de llegar al auto veo que en una de las casetas una pick up mete reversa. “Otro que se quedó sin boleto” pienso, y me pregunto si también habrá entrado de manera misteriosa o si nadamás será un despistado que perdió el ticket. Me subo al carro y me dirigo a la caseta del fondo, una de las menos transitadas. Esto con el propósito de disponer de más tiempo, en caso de que caigamos en una larga discusión, y de no obligar a retroceder a una larga fila de coches esperando salir.

“Buenas tardes” digo, y cuento brevemente lo que pasó. Me preguntan por donde entré y respondo; me siento como un idiota porque de hecho voy seguido ahí ¿cómo es que no me di cuenta?. “¿Ya avisaste?” me preguntan y contesto que no tengo ni idea de a quien avisar. La empleada saca un walkie talkie y avisa de la situación, así confirmo que las casetas están comunicadas, el plan de buscar el eslabón más débil se acaba de ir al traste.  “Sí, aquí estuvo” suena en el radio “perdió el boleto”.  Pero no es así, debe estar hablando de la pick up que vi hace un momento. Se lo explico a la empleada, que lo repite por el radio. Me voy preparando psicológicamente para una larga espera, negociando con la voz del radio a turnos. Pero entonces la empleada se enfrasca en una discusión por el radio hasta que nadie le contesta. Me cuenta que hay rencillas entre los empleados y que se dice que algunos hacen sus transas y bla bla bla y que ella no se presta a esas cosas. Me pide el importe del estacionamiento, sin penalización alguna ni documentación de ningún tipo (normalmente te hacen firmar papeles y dar tus datos). Estoy fuera.

Puede que sea una anécdota sin relevancia pero sigo sorprendido por la serie de pequeñas casualidades que se conjugaron para que sucediera. ¿Cuál era la probabilidad de ver a la camioneta que había perdido el boleto en el momento justo? ¿Cómo fue que entré? Como habitantes de este mundo que nos obliga a estar a la defensiva se va volviendo normal el tener un concepto paranoico de que en todos lados nos van a tratar de exprimir, que será más efectiva una elaborada estrategia para salir bien librados de una dificultad. Pero, a veces, basta con decir la verdad y estar en el momento correcto.

¿Será algo de los astros?

Un pensamiento en “Curiosa alineación de los astros

  1. Me pasó en HEB cuando pasé detrás de un coche a toda velocidad. Apenas alcancé a evitar la cinta de seguridad. La señorita de la cabina se dio cuenta y me dio mi boleto y mi regañada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s