“Some people seem to think there’s a correlation between the newness of their machines and the freshness of their thinking. I’m not so sure.”

Via.

Anuncios

“Everyone must leave something behind when he dies, my grandfather said. A child or a book or a painting or a house or a wall built or a pair of shoes made. Or a garden planted. Something your hand touched some way so your soul has somewhere to go when you die, and when people look at that tree or that flower you planted, you’re there. It doesn’t matter what you do, he said, so long as you change something from the way it was before you touched it into something that’s like you after you take your hands away. The difference between the man who just cuts lawns and a real gardener is in the touching, he said. The lawn cutter might just as well not have been there at all; the gardener will be there a lifetime.”

—”Fahrenheit 451″ de Ray Bradbury

Ted y el misterio de la cueva

Hace unos años (¿de verdad ha pasado una década?), o más bien dicho, hace unas cuantas eras geológicas en el internet, surgió por ahí una pequeña y enigmática página en la que Ted nos iba contando sus aventuras al explorar una caverna. En aquel entonces el relato me pareció muy interesante y había jugado con la idea de traducirlo al español. No pasó de un proyecto inconcluso y no había vuelto a pensar en el tema hasta hace poco que, volviendo a investigar cosas relacionadas, fui a dar de nuevo con la página de Ted y descubrí que en esos años se ha convertido en algo muy conocido y estimado por la comunidad a la que le gustan este tipo de textos.

Me dio gusto ver que la historia no ha perdido su encanto y que, de hecho, con el paso del tiempo ahora soy capaz de apreciar varios detalles que antes me pasaban desapercibidos. Y además me encontré con que ya se había aclarado el misterio de ese “otro” relato sospechosamente similar que ha estado dando vueltas por ahi (y del que solo puedo decir que les recomiendo no perder su tiempo con el).

El adiós a Zooomr

¿Se acuerdan de Zooomr, aquel viejo servicio que empezó como un clon de Flickr? Que ofrecía cosas maravillosas como almacenamiento de fotos sin límites de ningún tipo y esas cosas… demasiado bueno para ser verdad. Y pues sí, parece que efectivamente así fue pues Zooomr ha alcanzado el fin del camino.

Este final no ha sido súbito, los usuarios llevamos años esperando nuevas características y mejoras, soportando temporadas de calidad variable en el servicio y hasta la ocasional pérdida irremediable de datos. Hace unos meses que todo parece haberse detenido, ninguna actualización o comunicado oficial (incluso desapareció el blog del sitio), nada de soporte técnico. ¿Que pasó? se acabó el financiamiento, parece ser, y la respuesta oficial es que no hay respuesta: el servicio seguirá en línea indefinidamente hasta que dejen de pagarse los gastos del data center. Desarrollo y soporte del sitio han cesado. ¿Las fotos perdidas? Seguramente existen en algún respaldo, pero no se volverán a cargar.

Y ni modo, aunque yo no he perdido ninguna imagen ni nada de valor, es posible que en post pasados de este blog el contenido de Zooomr  no se muestre porque ya no está online. He pensado si volverlo a subir a uno de tantos servicios alternativos que existen, o incluso a mi Flickr que ya llevo años usando con regularidad. Pero he decidio no hacerlo así que, al menos de momento, Zooomr dejará literalmente un espacio vacío en mi mundo.

Solo puedo comparar esto al triste caso de Spymac.

Diarios del Fin del Mundo

Diarios del fin del mundo, 2a edicion

Recolectivo fue un blog colectivo que tuvo bastante difusión hace unos años. Para el que no se acuerde o no lo conozca, creo que el Canibal lo describe mejor en el prólogo de de “Malafama“:

“Recolectivo nació en Octubre de 2008 gracias a Zimmerman y el Huevo, quienes se encargaron de reunir a los blogueros famosones de aquellos ayeres. (…)

Fueron buenos tiempos: en sus primeros meses Recolectivo alcanzó una excelente cantidad de lectores, algún programa de televisión habló del blog y surgieron blogs que intentaron imitarnos, algunos con cierto éxito; otros, sin pena ni gloria.

La dinámica era sencilla: cada autor tenía un día asignado y se sugería un tema semanal. Los temas los escogíamos entre todos en interminables emails que acababan en amistosas mentadas de madre e intentos de organizar lo inorganizable. Tan era desmadre ponerse de acuerdo, que se creó un blog interno llamado “El Puto Tema” con la bonita intención de, bueno, agendar temas.

Al poco tiempo compramos el dominio recolectivo.com el cual se pagó con costales de algodón y ahora es propiedad de una mueblería en un país de no sé dónde. Y los muebles ni están tan chingones.

El declive natural del blog se dio cuando comenzamos a incumplir por diferentes razones, varios autores desertaron y entraron otros que algunas veces fueron no muy bien recibidos por nuestro público conocedor. Ándele.”

De ese proyecto colectivo (EDIT: creo que debo mencionar que tuvieron el detalle de publicar una participación mía en una ocasión) surgió en noviembre de 2009 un libro de relatos con el tema del fin del mundo como pretexto. Como me gusta mucho leer cuentos y además a varios de los autores los leía desde hace tiempo en los internets, no tardé en pedir mi copia. La segunda edición salió un año después, en noviembre de 2010. Y, aunque el libro es de fácil digestión, fui dejando esta reseña para después y ahora que veo que está por cumplirse el segundo aniversario, creo que ya es justo comentar al respecto.

Mucho tuvo que ver en la creaciión y distribución del libro Guffo Caballero, que es bien conocido por su blog. Además la fotografía de portada de la 1ra edición es de su autoría, así como la ilustración de la segunda edición.

Diarios del fin del mundo

Las primeras impresiones que deja el libro no son malas, viene firmado por KALA EDITORIAL (de la que no conozco prácticamente nada) y físicamente está bien hecho, con buenos materiales y tapas plastificadas. El papel no se siente como el periódico chino reciclado de los libros de la S.E.P. de antaño. Mejor que los libros más básicos de Editorial Porrúa, pues, y que algunas publicaciones de autores locales de San Luis Potosí que he visto por ahí. Me gustaría comentar que la primera edición si trae uno que otro errorsito de dedo ocasionalmente, lo cual es perfectamente comprensible, y se agradece que en la segunda edición se hayan corregido. Desafortunadamente en esta segunda edición nos encontramos con ciertos detalles de impresión, algunas páginas traen tenues rayas de lado a lado. Yo compré dos ejemplares de la segunda edición (uno para hacer un obsequio) y el detalle estaba presente en ambas. Esto no afecta para nada la lectura y aparte no es algo que le pueda echar en cara a los autores del proyecto pues Guffo tuvo el detalle de hacernos un buen descuento a los que habíamos adquirido la primera edición. Pero creo que si hace falta mencionarlo pues algunos consideramos este libro un artículo de colección. Ambas ediciones fueron de 500 ejemplares.

Diarios del fin del mundo

En la contratapa de los “Diarios…” se nos habla de que al final del 2009 un excéntrico coleccionista de antigüedades descubre antiguos manuscritos en una vieja biblioteca y al investigarlos resultan haber sido escritos por los sobrevivientes de un holocausto mundial futuro. Aunque sí, puede parecer un buen avance de la premisa del libro, muchos relatos la verdad no se ajustan a esa descripción. Es un poco extraño. El prólogo está escrito por Alberto Chimal, quien sinceramente no sé qué relación tenga con Recolectivo. Yo hubiera preferido un texto de contratapa que describiera más adecuadamente el contenido del libro.

Ya leí varias veces los cuentos y puedo decir que en general tienen un tono agradable y que sí abordan el tema central con un enfoquea y una voz diferente. La lectura del libro no se me hizo pesada, al contrario algunos relatos hasta se me hicieron muy cortos. Comparado con el blog, se siente mayor esmero y cuidado en los textos, como debe de ser.

Respecto a las diferencias entre ambas ediciones, lo principal es el número de cuentos y autores, que aumentan en la segunda. Esto, sumado a las pequeñas correcciones, hacen que yo recomiende más la edición más reciente, lo único que se pierde en esa es una sección al final del libro de brevísimas biografías de los autores, que creo que si aportaba un poquito de humor y algunos datos extra para quienes el libro constituya el primer contacto con ellos.

Diarios del fin del mundo

Lo que más me gustó de “Diarios del fin del mundo” fue que, dentro de lo especulativo del tema, si encontré en la mayoría de los textos algo entretenido, disfrutable y con lo que me pudiera relacionar. Será porque los autores son relativamente cercanos a mí en tiempo  y lugar o no sé exactamente. Una pega que le encuentro es que si se repiten algunos temas en varios relatos (celos, Tijuana…) y en lo personal me hubiera gustado ver que se incluyeran nuevos autores en la segunda edición, en lugar de un segundo relato de algunos que estuvieron desde el principio.

A continuación quiero dar una breve reseña de cada cuento y señalar a su autor a manera de guía y en lo posible dar mis impresiones, así que me apegaré al orden en que vienen en el libro y señalaré con un asterisco (*) los relatos que corresponden a la segunda edición. Hay 20 relatos en la primera versión del libro y 29 en la segunda. Trataré de incluir algunas frases que me gustaron de cada uno.

“Prisionero”Luis Padilla Castillo

“No sé exactamente qué sucedió pero adivino que no puede ser nada bueno. No importa, ese ya no es mi mundo y lo que suceda en él no es cosa mía.”

Un convicto ve desde su encierro como el mundo empieza a terminar a su alrededor. Solo, sin rumbo. Sin nada que perder o ganar. Se trata de varias notas, a manera de diario tal vez, que narran sus impresiones y vamos descubriendo cierta apatía de su parta para con un mundo al que ya no pertenece. Es un relato muy sólido y perfecto para abrir el libro.

“Náufragos”Alberto Vázquez Loaiza

“Es curioso que, sin importar el lugar o las circunstancias, todos parecemos estar condenados a la soledad.”

Un par de seres humanos que naufraga en una isla nos cuenta cómo fueron viendo el decaer del mundo a su alrededor y lo que puede uno hacer por otra persona. Decisiones de las que tal vez nos arrepintamos. El dilema de “dejar ir”, un relato desolador.

“Desertor”Julio César Caballero Jaimes

“(…) con los dedos curvados sobre los gatillos del arma de cargo, como si pudieran dispararle al terror mismo.”

El fin de toda normalidad visto desde el punto de vista de un soldado y sus compañeros en pueblitos del país. Aunque aquí queda abierto a la interpretación lo que está sucediendo, basta con saber que es algo que lleva a la gente hacia la locura y hacia un desenlace que, irremediablemente, llegan a desear. Por alguna razón fue de mis favoritos.

“Reportera”Eileen Truax

Lo que empieza como una forma de envidia y/o venganza, se transforma en una obsesión. Una reportera, frustrada por no haber obtenido la nota más importante, se siente realizada cuando se desata la catástrofe y va descubriendo que es la última de todas las catástrofes. Nos hace ver como esa sed de ganarle al otro nos puede cegar, aunque no soy segudor regular de ella alcanzo a ver que está muy en la línea de lo que su autora escribe usualmente. Transmite la frustración y la impotencia al no poder cumplir esa insana ilusión.

“La amante” – Laura Lliliana Chávez Trejo

“¿Conoces ese sentimiento de que no importa lo que esté pasando, si se lo cuentas a esa persona, todo va a estar bien?”

La experiencia de ser “la otra” o puede ser agradable ¿o sí? ¿Alguien se detiene siquiera a pensar en ella? Cuenta lo que pasa cuando una mujer quiere conformarse con ser la amante y el odio que quizá no queramos sentir cuando estamos en esa situación, pero que no podemos evitar. Entonces solo nos queda refugiarnos en el cinismo.

“El niño, la niña y el pez”Gustavo Caballero Talavera

El apocalipsis visto a través de la inocencia de un par de niños que no saben muy bien lo que está pasando. Hay que hacerse el fuerte y crecer en minutos lo que lleva años para cuidarse el uno al otro.

“Fanático del jazz”Pedro Escobar

“(…) la tecnología reinventó la soledad (…)”

“Son instantes de magia que emulan la sensibilidad de un susurro cerca de la oreja, el trago de saliva antes de una palabra de amor y el crepitar de brasas ardiendo en un fuego fatuo, alrededor del cual los hombres se reúnen para escuchar historias y hermanarse en una celebración tribal.”

Narra un final del mundo que se detona gracias al hedonismo y distanciamiento de las personas y como un aficionado a la música se enfrenta a su inevitable desenlace con un acto de insubordinación musical. Me pareció interesante como muestra con gran claridad una visión del mundo tan subjetiva pero tan válida como cualquier otra, como tenemos todos. Un cuento original y refrescante.

“Hombre atrapado en vagón”Héctor Julián Coronado Cervantes

Lo que pasaría si el fin del mundo nos alcanza un día cualquiera, mientras tomamos el metro. Todavía tenemos planes, ilusiones y frustraciones con las que esperamos lidiar… como de costumbre. Y súbitamente todo cambia. Un cuento muy descriptivo y con un desenlace algo ambiguo que al principio no se me hizo la gran cosa pero ya que me puse a pensarlo vi que no es una mala metáfora de la vida.

“La burbujería “ – Tania Brito (ninguna edición trae enlace, biografía o información adicional de esta persona)

Una invasión de burbujas que no se sabe de donde vienen o cual es su propósito ¿es el fin o no significa nada? Ante la interrogante y la inseguridad por el futuro muchas personas dejan de funcionar. Es un relato muy corto, creo que el más corto del libro, y es bastante excéntrico y desconcertante. Ese juego con lo desconocido, con lo que es tan extraño que no podemos asimilar ni calificar siquiera, es algo que me llamó la atención pero si es un cuento muy raro.

“Pintor”Mario Alberto Juárez Nogueira

“Trato de no pensar en nada y me abandono.”

Esa frase resume el tedio y la apatía en la que se sumerge el protagonista de este cuento al desconectarse de todo en el mundo, incluído si mismo. Es un pintor en silla de ruedas que tiene una relación de gran dependencia con una mujer y que, gracias a esa desconexión, no se entera del fin de los tiempos hasta mucho después. Me pareció de lo más fatalista del libro.

“Joven que va por leche”Agustín Fest

“…¿Por qué en todos nosotros hay una mujer lejana, una que se va y nos detiene en los momentos más extraños para pensar en ella?”

Otro relato de dependencia, de no dejar ir. De permitir que otras personas sean anclas en nuestra vida, cosa que nunca puede salir bien. Como el título lo indica, cuenta las aventuras de un joven al ir a buscar algo tan simple como un litro de leche en un mundo apocalíptico. Este cuento en particular tiene cierta atmósfera zombie, aunque deja mucho lugar a la imaginación.

“El que amaba a Eugenio”Miriam Rascol Moncada

“Soñé que éramos carroña para un príncipe.”

La inminencia del fin sin duda hace cambiar las prioridades de cada uno y aquí se cuenta la experiencia, según la viven los últimos sobrevivientes de un circo cualquiera. Lo que uno puede llegar a hacer por salvar algo que considera importante, por insensato que sea, con tal de prolongar la vida de lo mágico.

“El ex espectador”Jesús Manuel Lomelí

Aquí se nos habla del papel que pudiera tener Tijuana en el supuesto de un fin del mundo donde, aún después de este, sigue imperando el dólar. ¿Qué importancia pudiera tener la gente común y corriente entonces? Yo estoy algo familiarizado con el estilo del autor y este cuento se apega totalmente a él. No sé si sea bueno o malo pero a mi gusto se va muy por el lado de crear imágenes absurdas aderezadas con comentario social.

“Porteño”Christian Aranda

“…alcanzamos el punto del olvido total del que no hay regreso…”

Un cuento sencillo acerca de los recuerdos, de lo familiar que se transforma y termina desvaneciéndose, como un lindo atardecer en la costa.

“El otro”Herminio Ciscomani

“Alguna vez leí que nuestra empatía antropológica se manifiesta en proporción inversa a la cantidad de personas sufriendo.”

Los celos y la traición no son algo que se olvide fácilmente, a pesar de años de amistad. Este cuento me pareció muy emotivo, tal vez porque es algo que sé que pasará hasta el final de los tiempos.

“Sedientos”Luis Colorado Reyes

“Si Dios existe nos dejó abandonados a nuestra suerte, a morirnos peor que perros.”

Otro de los relatos breves, nos sitúa en el conflicto de una persona común que tiene que ver por los suyos. Y hacer lo necesario para, por lo menos, hacerles más corto el sufrimiento. Muy en la línea del estilo de su autor, lleno de emociones y voces sinceras. Un buen retrato de la impotencia.

“Par de viejos” – César Roberto González Gama

“Hay quienes queremos ser fuertes porque en realidad somos muy débiles.”

Tener una segunda oportunidad en el ocaso de la vida, lo triste que es la vejez para alguien que aún se siente joven. Encontrar un nuevo amor, contra todo pronóstico, en el peor momento del mundo. Evocativo y lleno de sentimiento.

“Mujer esquizofrénica”Rosalinda Muñoz Rodríguez

“(…) no necesito fantasmas hablándome al oído”

Este cuento está contado a manera de diario de, como su nombre lo indica, una mujer que sufre de alucinaciones en un Nueva York apocalíptico. Es muy raro y se puede interpretar de varias formas. Muy imaginativo.

“Los celosos”Juan Carlos Rodríguez Pelayo

“Vale la pena pagar con la vida para presenciar un espectáculo de tal magnificencia”

Una historia de celos, de amantes y de reencuentros. De cuán estúpidos podemos llegar a ser cuando estamos cegados por la obsesión ¿o es el amor? A veces es difícil distinguir la diferencia. Bonito cuento, también escrito a manera de diario en el que se habla de esa búsqueda por el otro. Aqui vemos la otra cara de ese bloguero de los ayeres, falsoprofeta.

“Fotógrafo de niños calvos”Daniel Salinas Basave

Otro cuento ambientado en Tijuana donde el fin del mundo viene a manera de desastre ambiental, crisis social y enfermedad. Desafortunadamente a mí no me queda muy claro para donde va este relato, que dicho sea de paso es uno de los más largos del libro. Y entonces están los niños calvos, que son una de las cosas que le obsesionan al protagonista. Extraños niños que no se sabe de dónde vienen o cuál será su propósito pero que viven entre los escombros y no hacen ningún intento por comunciarse. Con este escrito termina la primera edición del libro y sí lo deja en una nota sombría.

(*) “Comisario”Damián Carrillo

Aquí vemos a un comisario que está tratando de evacuar a un pueblo y toma la decisión de que, si este ha de ser su final, por lo menos hará algo por los inocentes. Dentro de que es muy sencillo creo que es de las mejores historias de la antología, me dejó con una sonrisa extraña, combinación de la satisfacción y la incredulidad.

(*) “La recogeperros”Rosalinda Muñoz

Una adolescente que tiene que lidiar con una madre controladora y que la hace menos a cada oportunidad. Un fin del mundo íntimo, contado en medio del tedio de esa época de la vida en que se deja de ser niña. Las oportunidades de amar sinceramente, aunque el prójimo ponga todo de su parte para no dejarse amar. Sólo diré que me recordó lejanamente a “Carrie”. El estilo es muy similar al otro relato de esta autora que venía desde la primera edición, “Mujer esquizofrénica”.

(*) “La hierofante”Luis M. Osorio

“Me olvidé del viejo mundo cuando supe, a través de las enseñanzas de algunos de los iniciados, que la vida está dentro de uno.”

Una alquimista se entrega a la búsqueda de su mayor obsesión, dejándolo todo atrás, y en el camino descubre la plenitud. Y cuando sale a buscar con quien compartirla ya es demasiado tarde. Este relato al principio no supe bien como tomarlo pero creo que se puede interpretar como que cuando uno se ha encontrado a sí mismo lo demás deja de importar. No es malo, solo no lo supe digerir a la primera.

(*) “La señora Nalgona”Gustavo Cabellero Talavera

El segundo escrito que hizo Guffo para la segunda edición del libro y del que publicó un fragmento en su blog. Nuevamente desde el punto de vista de los niños, aunque esta vez sin tanta inocencia como en “El niño, la niña y el pez”. Como lo puede ver un niño, que quizá o quizá no entienda todo lo que está pasando pero tiene la mente más libre para preocuparse de las cosas que verdaderamente importan.

(*) “Famélico” – Héctor Viramontes

¿Detecto un aroma zombie? Una historia muy breve que no puedo reseñar debidamente sin revelar demasiado. A veces los actos más terribles pueden tener una razón de ser y ser, en apariencia, mutuamente benéficos. Muy siniestro aunque conmovedor por la manera de contarlo.

(*) “Ejidatario”Manuel Iguiniz

“(…) hace falta cambiar para darnos cuenta de lo que somos o dejamos de ser”

Un pobre campesino que no sabe bien lo que está pasando, es testigo del fin definitivo. Medio al estilo de “Pedro Páramo”, pues usa muchas de esas imágenes familiares, pueblerinas, fantasmales… Creo que es de lo mejorcito que se añadió a la segunda edición.

(*) “El candidato”Andrei Vazquez

“A veces siento que todo mi ánimo por ser una persona excepcional, era motivado por contradecir los presagios de mi padre.”

Narración claustrofóbica de un hombre encerrado, contando los últimos días y esperando su desenlace, mientras pone los inesperados acontecimientos recientes a contraluz con los presagios de su padre, el desquiciado. El autor nos deja algunos detalles a la imaginación, haciendo que deseemos que las delirantes predicciones tengan algo de cierto, pues se divisan como la única esperanza.

(*) “Los que se besan”Luis M. Osorio

Una pareja de desconocidos que se conocen al fin y se funden en un último beso. Se mezclan sus pensamientos, sus cuerpos. Escrito de forma que resulta un tanto confusa la primera vez, pero que describe una manera muy romántica de despedirse de este mundo.

(*) “Astronauta”Luis Padilla Castillo

“Fue una forma de mantener la esperanza de que pronto todo volvería a la normalidad, pero eso duró poco.”

La despedida cósmica de la última astronauta, que por encontrarse en órbita sobrevive al evento en que la Tierra es destruída. ¿Qué hacer en esas circunstancias? Creo que esta historia sirve muy bien para cerrar el libro en una nota más ambigua y quizá con una pizca de esperanza, pues deja abierta la puerta algo despupés del fin de la humanidad, comparado con la primera edición que terminaba con “Fotógrafo de niños calvos”. Me hubiera gustado que las palabras de la astronauta no tuvieran cierto dejo de soberbia, aunque puede que eso sea solo cosa mía.

Diarios del fin del mundo, 2a edicion

Entre mis muchos intereses y proyectos fallidos de la infancia…

…está el de armar una vitrina para exhibir minerales (y de ser posible insectos disecados) que presenten el fenómeno de la fluorescencia. Cuando conocí a un entomólogo, le hice preguntas al respecto y me comentó que, según lo que sabía, la fluorescencia de los insectos es algo que se degrada con el tiempo pues se debe a la prescencia de ciertos químicos en algunas capas de la piel de los mismos, que se va desvaneciendo especialmente cuando han muerto. Y esto es en teoría porque al parecer mi pregunta es rara y no es algo que haya comprobado de primera mano, así que todavía me queda la duda.

Hoy conocí a una persona que se dedica a vender fósiles y piedras semipreciosas (cuarzos,turquesas, amatistas, uds. entienden la idea…). Viendo sus mostradores me fijé que había unos cristales prismáticos de buen tamaño y de un color curioso que nunca había visto en mi vida, le pregunté qué era y me respondió que se trataba de fluorita. Aquí puede que ese nombre no les diga nada o que les suene a algo lejano, como el mineral sintético que a veces utiliza Canon en ciertas aplicaciones ópticas de alta precisión. Pero para mí el nombre sonó inmediatamente una alarma mental: está dentro de una lista cuidadosamente memorizada, breve y muy específica, de aquellos engendros inanimados de la Tierra que presentan el fenómeno de la luminiscencia al exponerlos a luz UV. Andersonita, Willemita, Fluorita… Lógicamente, el primer comentario que le hice fue “ah sí, una de esas piedras que brillan con luz negra” Y me quedé anonadado cuando me respondió que definitivamente no, y se tomó el tiempo extra en explicarme que son poquísimas las piedras que presentan este fenómento en la naturaleza. Ahora bien, muchos de estos minerales tienen nombres raros que la mayoría de las personas jamás habrán escuchado y mucho menos pronunciado en voz alta. Pero la fluorita… ¡es la que dio su nombre a la palabra “fluorescencia”! Creo que, aunque se desconociera totalmente la cuestión, no se puede responder honestamente a ese comentario sin quedarse con la duda que plantea la semejanza entre las dos palabras.

El próximo fin de semana llevaré una de mis linternas UV portátiles y pediré cotización de cada una de esas gemas antes de exponerlas a la luz ultravioleta y seleccionar la que más brille. Después de pagar, le obsequiaré a esta persona una luz negra para que al menos exhiba las piedras con un poco de la dignidad que se merecen.

Conocí a un entomólogo…

… y pasó esto.

IMG_0364

Debo mencionar que la entomología es una de varias profesiones a las que alguna vez consideré dedicar mi vida. Sé que es algo que resulta incomprensible a mucha gente ¿dedicarte a los insectos? ¿eso a donde te puede llevar?. Y aunque sí, las oportunidades de empleo no son tan abundantes (como sucede con los bibliotecólogos), es un área que puede llegar a tener una gran importancia ecónomica y social, solo hace falta pensar en el dengue y el paludismo, así como en la otrora importantísima industria de la seda. Pero para variar, estoy yéndome por la tangente.

La mariposa es una Luna Moth, mariposa nocturna. Sólo el macho, como este ejemplar, tiene antenas ciliadas (es decir, con “ramitas” a manera de peine). Mientras es oruga se dedica a comer y crecer, tras la metamorfosis que la convierte en un ser alado, pierde la boca. Ya no puede comer, tiene el tiempo contado y se dedica exclusivamente a reproducirse.

Una Pareja de Mantis, macho y hembra mostrando las diferencias entre los sexos.

Y en grande, la estrella de la colección: el amblypígido paraphrynus raptator macho. Es una de las criaturas de la naturaleza que más presenta características que hacen difícil su clasificación a primera vista. Tiene ocho patas, como un arácnido, grandes tenazas como un alacrán y dos de las patas han crecido y se han especializado a manera de órganos sensisbles al tacto, como antenas. Yo sé que por alguna extraña razón a muchas personas le inspira pesadillas pero me gustaria señalar que son totalmente inofensivos. Y fascinantes.