#lunesFAIL vol. 2

La semana pasada llegué bien tarde al trabajo, pasando por mucho los quince minutos de tolerancia que tenemos en donde trabajo. Este domingo decidí dormirme temprano, dejar todo preparado para levantarme de la cama como resorte y llegar mínimo diez minutos antes de la hora de entrada.

El plan funcionó. Camino al trabajo todo lucía diferente: estaba más oscuro, el tráfico estaba mucho más relajado e hice tiempo record en llegar. No me sorprendió que las rejas del estacionamiento estuvieran cerradas y el guardia de seguridad abriera en ese momento para darme paso. Había lugar de sobra para estacionarse así que acomodé el auto en uno de los codiciados cajones que están cerca de la salida de vehículos y de la entrada peatonal. Ahí debí haberme dado cuenta de que algo andaba mal: se supone que aquí se trabaja las 24 horas. Pero como era tan temprano, no le di importancia.

Mientras caminaba los tres cuartos de kilómetro que separan la caseta de vigilancia de mi escritorio, vi que a lo lejos, en uno de los jardines, estaban acomodando mesas, sillas y gazebos. “Algo navideño” pensé y la verdad es que no andaba tan errado. Llegué a mi edificio, subí las escaleras y tuve un flashback a “Silent Hill: The room”.

 
14/12/2011

Debí haber interpretado las señales cuando en el camino había visto que en una cierta empresa había juegos mecánicos y en las parroquias lanzaban cohetes. Sucede que el 12 de diciembre es descanso festejo obligatorio impuesto por el sindicato. Di media vuelta y volví a casa.

 

Un pensamiento en “#lunesFAIL vol. 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s