Marfil

Al escuchar la palabra es inevitable pensar en los colmillos de elefante, aunque se supone que todo diente de todo animal está hecho del mismo material (la diferencia viene a recaer principalmente en la definición de “diente”). Por infinidad de razones la palabra ha llegado a significar algo exótico e inalcanzable, pasando por la tangente de aquello excesivamente caro e inútil.

Pero el marfil tiene o ha tenido una importancia económica. Hoy en día es difícil encontrarlo, quizá solamente se siga comerciando por parte de los esquimales que utilizan legalmente marfil de foca y morsa. Yo he leído que este material ha sido usado en artículos de lo más común como botones, así como artículos de lujo en los que algunos todavía lo consideran irremplazable, como bolas de billar y teclas de piano.

No sé por qué estaba pensando en esto pero me di cuenta que el marfil es uno de los materiales que nunca he visto “en la vida real”. Sí, he visto fotos y leído leyendas pero nunca lo he visto ni de lejos, ya no digamos tenerlo en mano. Incluso el diamante y la amolita los he visto en exposiciones de geología.

¿Por qué es tan “inconseguible” el marfil? Pues porque a pesar de ser un recurso renovable de elevado valor, a nuestra especie no se le ha ocurrido la manera de criar a estos animales de manera rutinaria. Son herbívoros pero de alguna manera se encuentran en lo más alto de la cadena alimenticia: no tienen depredador natural, son la única especie (aparte del humano) que es capaz de matar a leones, tigres, hipopótamos y rinocerontes.

¿Por qué? No tengo una respuesta clara para esto, algo tiene que ver con el hecho de que los elefantes macho pasan periódicamente por un periodo de celo/locura en que se vuelven extremadamente peligrosos e impredecibles. Pero a la vez no comprendo como es que no existe al menos un intento de granja de marfil en el mundo. La caza de ejemplares salvajes ha sido siempre la fuente del marfil. ¿Por qué alguien no se pone las pilas en algún rincón y comienza a comerciar este recurso renovable de manera sustentable? Ni idea. Debe haber alguna solución posible, alguna alternativa. No me cabe en la cabeza que uno pueda comprar zapatos, maletas, chaquetas de piel pero, sin importar el precio, no pueda comprar productos de marfil por prohibiciones internacionales. ¿Donde quedó el emprededurismo?

2 pensamientos en “Marfil

  1. el periodo de gestacion de un elefante es de 22 meses, necesitan alrededor de 225kg de plantas para comer diariamente, bebe alrededor de 130 litros de agua, Una vez que se corte su colmillo, este no vuelve a crecer.

    No creo que sea buen negocio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s