Que no me digan en la esquina…

Era una tarde cualquiera cuando el carnicero de la colonia recibió una solicitud inusual: un grupo de muchachos en una vistosa troca le lleva un venado (ok, lo de la troca me lo estoy inventando pero no se me ocurre de que otra manera pudieron transportar un animal de ese tamaño) a su local y le preguntan si lo puede despellejar y desollar. Él no se lo piensa mucho, el negocio ha estado lento y hace tiempo que no aprovecha al cien ese cuchillo cuidadosamente afilado. Acepta inmediatamente y procede en el patio trasero de la carnicería.

Pero al punto de lo más interesante, no se hace esperar la llegada de los agentes de cual sea que sea el departamento de burócratas que se dedican a eso y entran proclamando que ahí se está cometiendo un crimen en contra de una de las especies protegidas por quién sabe quién. Se llevan preso al carnicero inmediatamente. El chavo bicicletero que hace las entregas a domicilio regresa de hacer un mandado en ese momento y alcanza a presenciar los gritos y sombrerazos. Corre, digo, pedalea a toda velocidad a avisar a la esposa del carnicero. La señora le dice que la lleve y ahí van los dos; ella en los “diablitos” de la bici y él pedaleando a todo lo que da, pensando que se trata de una situación de vida o muerte.

Multaron al pobre señor por quiénsabecuantosmilpesos, al bicicletero le subió la bilirruvina por el temor a quedarse sin trabajo, la señora tuvo un conato de infarto… Quién sabe dónde terminó el vendado (que en paz descanse… y que se desconoce de donde salió y qué fue de los chavos aquellos). Ahora el carnicero de la colonia se ha vuelto un hombre “tibio” y temeroso. No lo sé con seguridad, no me atrevo a verlo directamente, pero sospecho que le tiembla la mano al empuñar el grande cuchillo que durante tantos años blandió con plena seguridad. Pienso que todo esto no puede ser real pero, desgraciadamente, lo es.

Un pensamiento en “Que no me digan en la esquina…

  1. Jajajaja, realmente no estoy muy segura si sigues escribiendo tu página, pero navegando por no recuerdo qué lugar di con ella. Me ha servido bastante para hacer de mi día de ‘trabajo’ algo más digerible, saludos.
    Es interesante todo lo que escribes, o mejor escrito, como lo escribes jaja.
    Bueno, como sea.. un abrazo!🙂
    Y lindo día.
    Lucero :)!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s