La bobina

Otro viernes más sin planes en particular. En el último crucero antes de llegar a casa me toca luz roja en el semáforo y al detenerme noto que el auto se ha apagado. Es raro pero no tan raro. El estéreo nunca dejó de funcionar y se escucha también la bomba de gasolina, así que intento arrancar de nuevo. Solamente suena la marcha, normal; supongo que no es la batería. Otro intento y nada. Para entonces ya sé que habrá que abrir el motor y hay que empujar el coche unos 12 metros a la banqueta más cercana.

Un señor que estaba esperando el autobús se acerca y me ayuda a empujar, sin necesidad tal vez pero se le agradece. Me dice que lo intente otra vez y como no creo que me vaya a intentar robar una  cafetera que no enciende, le hago caso. Dos intentos y me pregunta si no tengo un cortador de corriente, uno de esos dispositivos supuestamente de seguridad de los que mejor no digo nada, solamente que no cuento con el. “Suena como si no pasara corriente” y pues si, si suena así. Y ya sé desde hace rato cuál es el problema porque las últimas dos veces que ha pasado exactamente lo mismo he decidido comprar la refacción genérica intercambiable a mitad de precio y era solo cuestión de tiempo que ocurriera otra vez. Aunque esta última simibobina si duró sus buenos dos años.

Curiosamente, el coche se detuvo en la esquina donde hay una sucursal de una conocida cadena de refaccionarias local. No podía ser más conveniente. Pregunto por la bobina y cuando me dicen el precio parece que he entrado en una dimensión alterna ¡es baratísima! En retrospectiva el precio que ofrecen ahí me pone en ridículo por haber optado por lo más barato y no tengo idea a que se deba esta diferencia de costos.

bobina

Clic, desconecto los cables del órgano muerto y los conecto al de reciente cosecha. Es como en los transplantes de riñón, que al paciente se le dejan los riñones originales para un total de tres. Más adelante ya quitaré la bobina obsoleta, cuando disponga de un destornillador de estrella. Cierro la tapa del motor y sigo mi camino.

2 pensamientos en “La bobina

  1. Pues que te digo, en estos autos esas piezas son consumibles realmente. Fue una gran sorpresa que la generica le durara tanto tiempo. Aunque a veces si me dan ganas de reclamarle por las llantas que ya se me acabaron despues de 4 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s