Del porque todo este texto no forma parte de mi reseña de “Dead Set” (2008) pero a la vez sí

“Debido a mis fuertes convicciones personales, deseo enfatizar que este post de ninguna manera apoya la creencia en lo oculto.”

El tema zombie se ha popularizado tanto que hasta Brad Pitt hizo una película que descaradamente buscó convertirse en el estreno veraniego apto para toda la familia. No voy a decir que es señal inequívoca de la decadencia (o será simplemente una saturación) de este tipo de historias que se está viendo actualmente ni nada por el estilo. Lo que me llama la atención es que mucho de lo que se ha visto en los últimos años no ha sido otra cosa que una especie de “reimaginación” de otras historias y que desafortunadamente siento que han perdido algo importante en este salto al cine y la televisión.

Entre estos ejemplos se encuentra “The walking dead”, comic que me impresionó mucho al principio (y que siento que se ha extendido de más a estas alturas, lo digo acabando de leer el recién salido número 113, ya hablaré de eso en otra ocasión), pero que en su adaptación a serie de TV me despierta un montón de emociones encontradas que en mi caso no se parecen a la sensación que me deja en su formato (blanco y negro, estático, bidimensional) original. Pero para quejarme de eso ya le he dedicado espacio a reseñas de cada temporada y me temo que lo seguiré haciendo.

Al hablar de esta “popularización” no podemos dejar de mencionar “28 days later” (2002), película más que suficientemente entretenida que por momentos no se decide ni por donde va y que nisiquiera es de zombies, pero que indudablemente ha tenido una influencia tremenda. Esto es algo bastante curioso pues los creadores de esta película siempre dijeron que se basaron en el relato-novela de 1951 “El día de los trífidos”, que cuenta un apocalipsis más o menos semejante solo que en lugar de zombies las “temibles criaturas” eran plantas… plantas que por alguna razón podían moverse y atacar a los humanos. Dichas plantas se combinan con un extraño brote de ceguera, lo que significa el final de la sociedad inglesa. Por ahí en una rama lejana podemos acomodar la novela de José Saramago y su respectiva película “Blindness” (2008), que no viene realmente al caso pero está relacionada. Si algo encuentro interesante en “Blindness” es quizá el hecho de que el desastre es temporal y al final se puede regresar (más o menos) a la normalidad cuando la extraña plaga desaparece de forma tan misteriosa como inició, cosa que la relaciona más a la temática de apocalipsis express, donde comparte parentesco con “The Happening” (2008) y en donde la rama del árbol genealógico zombie ya se rompe bajo su propio peso… al menos en cierta forma.

Creo necesario pasar por esta maraña de historias, tradiciones y “tropes” porque, si bien no abordan precisamente la temática zombie, comparten muchos elementos y similitudes, detalles que amo y que me entretienen mucho y que creo es el caso para muchas otras personas que consumismos estos subgéneros del entretenimiento. Son esos detalles los que hacen tan entretenido “Thriller” de Michael Jackson (no me acordaba que fuera tan largo) o el video de “Everybody” de Bacstreet Boys (que se les acabó el presupuesto y por eso disfrazaron a Nick de momia).

Después llegó el año 2004 donde se puso en evidencia cierto debate con “Shaun of the Dead” y “Dawn of the dead”, donde la primera es algo así como una carta de amor a la temática y que se dedica a contrastar todos esos elementos y reglas, mientras que la segunda es un remake que le “sube el nivel” a la tensión y la amenaza que representan los zombies. Para mi no hay un lado correcto o incorrecto.

En 2008 llegó una serie inglesa de TV llamada “Dead Set” que a mi me parece de lo más entretenida y que de hecho acabo de ver por tercera ocasión y que disfruté igual que la primera vez. Desgraciadamente siempre me toma por sorpresa la reticiencia de algunos a verla o a considerarla en serio, en parte por este debate inverosimil (al menos para mí) y por el simple hecho de que la historia se desarrolla en la casa del conocido reality show “Big Brother”. A mi no me interesan estos debates, pero pueden checar:

– Lo que escribió Simon Pegg al respecto.

Lo que le contestó Charlie Brooker, creador de “Dead Set”.

Está bien la metáfora de la muerte lenta que se ha manejado tradicionalmente con los zombies, pero no por eso está mal la alternativa de los que son rápidos (o la posibilidad de ignorar y reescribir reglas y mitologías). La verdad no soy tan purista ni tan fan al respecto; por mucho que me gusten las sagas de “terror” e historias claustrofóbicas y apocalípticas, no veo al zombie como algo muy diferente a otros subgéneros y seres de mitologías periféricas (momias, vampiros, hombres lobo…). Están ahí para ser el punto de partida de otras historias y nuevos personajes y lo último que quiero es ver el mismo relato una y otra vez.

Un pensamiento en “Del porque todo este texto no forma parte de mi reseña de “Dead Set” (2008) pero a la vez sí

  1. Pingback: “Dead Set” (2008) | Kurazaybo jom peich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s