Cuatro años

Llegó el cuarto aniversario del blog y la verdad no creo tener tanto que decir como en años pasados. Este año la novedad sin duda fue, a parte de los flickrtours, el haber conocido a mucha gente gracias a twitter, ya sea en plan “caigamos en casa de @kwz” o en los muy nutritivos #martesdemakis que ya se convirtieron en una especie de tradición (y un gasto jojojo) constante. La verdad es que este año se me fue rapidísimo, aún recuerdo claramente lo que estaba haciendo la navidad pasada, los eventos que me perdí por ahí de marzo por andar viajando de ciudad a ciudad y tengo muy frescos en la memoria los recuerdos de un viaje que hice hace ya más de 18 meses.

He visto arrancar otros proyectos de conocidos, que dicho sea de paso lo han dejado de lado un tiempo para luego retomarlo, además de que empecé a participar en el colectivo Pipotweets, cuya idea me parece genial (luego de mi breve participación en otro colectivo local que murió súbitamente) además de un rápido paso por el conocido Recolectivo. Ya saben, me encanta salirme de mi casa. Todavía me hacen el comentario/pregunta de que si ya dejé el blog, que lo de los blogs ya fue y etc. lo cual me da mucha risa. Créanme que todavía tengo mucho material pendiente y planeado, algunos posts incluso se han retrasado desde el mismo dia en que abrí este blog. Si termina será por causas que aún no me es posible prever.

Realmente ha sido un año bastante productivo blogeristicamente hablando, he tomado muchísimas fotos (que aún en este momento tengo varios miles sin organizar debidamente), he aprendido mucho y me he divertido bastante también. Como dato curioso, hace unos meses compré una pequeña cámara de video. Sinceramente me encanta, extrañamente tanto por sus virtudes como por sus defectos pero descubrí que mis conocidos y contactos normalmente son demasiado tímidos o tienen ideas raras respecto a que se les tome video, de modo que, al igual como ha pasado con la fotografía, la graaaan mayoría de los videos que compartiré serán de objetos inanimados y lugares turísticos.

¿Qué otra cosa? ah pues este año he leído exclusivamente comics y libros de ciencia ficción lo cual ha resultado bastante interesante, particularmente porque he descubierto algunos comics que me gustaron muchísimo y se han convertido en mis eternos favoritos: Transmetropolitan y DMZ. Tengo planeado hacer un comentario más amplio al respecto.

Se me acaban las ideas y sé que todos estarán ocupados estos días por la temporada navideña ¿a quien se le ocurre abrir un blog la víspera? de modo que los dejo con dos de mis fotos favoritas de días recientes.

Marvin's bike

The end is nigh

Anuncios

Half – Life: Raising the bar

cover

Únicamente quería comentar este libro. Siendo gran gran fan de la primera y la segunda parte de la saga protagonizada por el Dr. Freeman, me resultó bastante agradable descubrir los pequeños detalles y anécdotas detrás del videojuego.

creature

Sobre todo es genial encontrarse con arte conceptual tan buena y ver las pequeñas (y en ocasiones, enormes) diferencias entre lo que se imaginó y lo que finalmente se incorporó al universo de Half Life. Me gustó en particular que este libro explica dos cosas: qué fue del monstruo azúl etéreo que alguna vez vimos en los trailers y el contenido misterioso de los trenes de la segunda parte. Claro, y el bonus de saber cómo exactamente es que esas criaturas carnívoras pegadas al techo sujetan a sus víctimas. Priceless.

En lo personal me hubiera gustado ver el regreso de las ninjas pero creo que quedó muy bien el zombie/alien-hiSpeed. Sin duda lectura recomendada para fans y para cualquiera interesado en los videojuegos.

Algunas imágenes del interior del libro:

Azul

neck

Como es normal, no tengo ni la menor idea de donde podrían descargarlo.

“Exploraciones” urbanas

Este es un tema que recientemente he confirmado que se trata de algo relativamente común. Básicamente consiste en “explorar”, “examinar” o “infiltrarse” en lugares abandonados, ocultos o prohibidos de ciudades y/o instalaciones industriales y cosas similares. Al parecer existe toda una (y me odiaré por decirlo) “subcultura” al respecto y se le ve como una mezcla de arte y deporte.  Y bueno, si pudiera explicar los motivos por los que me parece interesante creo que diría que tiene que ver en parte con la atracción que creo que tenemos todos los seres humanos hacia los lugares desconocidos y el espíritu/curiosidad naturales del explorador que todos llevamos dentro. También con la estética de y el sentimiento que nos despierta lo abandonado y decadente, tema persistente en este tipo de actividades. Otro aspecto tiene que ver con la imaginación y la duda, el preguntarse cómo habrán sido los lugares explorados ensu época de esplendor, qué habrá sido de las personas que alguna vez vivieron o pasaron por ahí. Lo muchas veces incontestable: ¿por qué lo construyeron así? ¿Por qué está todo esto como está hoy? No lo sé exactamente, creo que todo eso ejerce sobre mi una fascinación irresistible y creo que también debe hacerlo, aunque sea un poco, en la mayoría de las personas.

En lo personal  siempre ha estado presente la idea, aunque sea un poco enterrada pero ha andado por ahí. Obviamente no he hecho nada loco, siempre esta la preocupación constante en varios niveles (¿y si esa casona en ruinas se termina de derrumbar y me cae encima? ¿y si me persigue la justicia? ¿y si adentro vive la pandilla sangre?) y lo poco accesible de muchos de los lugares mas interesantes. Yo soy una persona que suele sentirse muy cómoda y a sus anchas en la ciudad y estoy acostumbrando a moverme y andar de aquí para allá solo. Creo que por eso en ocasiones me tomo la molestia de hacer largos paseos para conocer rumbos que me son desconocidos. También tiene algo que ver con lo que menciona Vailongo (¿¿todavia queda alguien que le diga Vailongo a Vailongo??) al principio de este post. No sé, siempre ha habido algo que me atrae a meterme en problemas andar por ahí regándola.

Y bueno, creo que ya se imaginan a lo que voy: por ahí en ocasiones le hago a la “exploración” urbana en versión chafa y bara bara, por eso las comillas en el título de post: me refiero a mis paseítos, no a las excelentes aventuras de las que pondré fotos en un momento. Hay un edificio abandonado a unas cuatro cuadras de mi casa, ha estado así desde hace unos cinco o seis años y hasta hace poco me decidí a conocerlo. Quizá soy muy miedoso, quizá tenía que ver con que la entrada huele a orines o no sé, tal vez con el miedo a que ahí adentro me saliera un drogadicto/pandillero/asesino-serial-mataviejitos/boar-salvaje-citadino. El caso es que es divertido, extraño e interesante. Otra cosa que hago a veces es visitar unos condominios de interés social que hay por mi rumbo. Siguen habitados pero en muchos casos están en condiciones precarias, puede decirse que mi colonia y las aledañas están llenas de lugares así. No sé, esos paseos discretos, en silencio por la inseguridad de qué pasará si algún inquilino viviente inconforme te descubre y te saca a patadas, la extraña sensación de serenidad que transmiten esos lugares.

Tienen algo que no estoy seguro de estar explicando bien. Desde la entrada en esos lugares  te encuentras cosas bien curiosas. Detallitos que te preguntas cómo puede vivir la gente tan cerca unos de otros, en serio yo me pregunto como se aguantan los vecinos y las familias tantos años. Cosas que no tengo idea cómo algún maloso no se ha llevado su ropa, imagino que ni una sola vez por que no lo seguirían haciendo. Es una belleza rara. Pero esos viajecitos tienen sus satisfacciones, quizá corresponden a motivos muy privados para cada quien. Como esa foto que te gusta tanto y que nadie más entederá de una casita en una glorieta sin sentido que te ha intrigado desde hace años.

Y para que no se aburran con las fotos de mis caminatas sin chiste he decidido compartirles unas que hoy me llamaron mucho la atención:

La primera es de una vieja fábrica abandonada en la que hubo un incidente no especificado con radiación.

IMG_2035

Las demás son de un hospital especializado en tuberculosis en algún lugar del mundo. No dejen de ver el set completo en flickr.

Sí, soy fans de lo escrito a mano y ya hasta hice mi grupito en flickr. Cáiganle con sus foto-aportes.

Tres Años

Así es, hoy se cumplen años de que inicié el blog. Me da gusto, en promedio son poco más de 100 posts al año. Cuando pienso que eso significa menos de cuatro dias entre cada entrada me parece casi preocupante ¿de donde salen las ideas y el tiempo? Puedo decir que siempre me ha gustado escribir y leer, particularmente información en internet. Es curioso recordar que cuando inicié el blog, mi primer influencia era cierto compañero del ITESM que escribía sandeces y que ahora ha dejado los blogs y se dedica tiempo completo a Twitter. También he visto como cada vez menos de mis conocidos de la vida real escriben o hacen algo en internet, incluso hay quien dejó su blog y se cambio a Metroflog. La moda parece ser twitter, que si es divertido y adictivo.

Me ha gustado mucho seguir escribiendo, sobre todo este año que he viajado y entrado a trabajar. Me gustó mantenerme publicando textos, fotos y video y mantenerlo como una constante en mi vida entre todos los cambios que he estado teniendo en ella. En epecial me he estado metiendo más de lleno en la fotografía y he conocido a varias personas por medio de ella. Ya hasta asisití a un Flickr Tour a Armadillo de los Infante y me divertí bastante. En este momento vengo regresando de tomar fotos del  espectáculo de luz y sonido en ciertos edificios del centro histórico de San Luis Potosí, en la semana estaré en la pista de hielo del parque de Morales, tengo pendiente subir las fotos de los árboles-escultura de ese parque, de la exhibición de coches del cine avenida, de la expo comic, de graffiti, de animales… Este año también dejé de usar mi amada cámara Sony con la que me inicié en esto y me deshice de una mala sustituta marca Kodak para adquirir mi Canon S5 actual con la que estoy más que satisfecho. He tomado varias fotos de amigos, incluído una boda de uno que se casó (en donde pude experimentar con un flash externo que pertenció nadamás ni nada menos que a mi abuelo y no deja de impresionarme que se compatible con su Retinette de los 60’s y mi Canon digital, para mi es mágico y sagrado) y da un no sé qué, algo bonito ver que usen una de tus fotos de avatar jaja. Estoy aprendiendo y experimentando mucho con software y técnicas y bueno, estoy bastante feliz por ese lado.

También he estado escuchando música mucho más que antes (aún no soporto el radio por más de 15 minutos pero creo que eso ya no se me va a quitar), adquirí un reproductor MP3 marca RCA Lyra y lo cambié el mes pasado por un iPod que encontré a buen precio y también estoy muy feliz. Empecé el año leyendo como loco, en parte para refugiarme un poco del (sí, lo diré por primera vez en este blog) estrés del trabajo y lo disfruté muchísimo. Ahora vienen las navidades jaja, creo que nadie nunca presta atención a mis posts de aniversario del blog precisamente por haberlo empezado en estas fechas. Lo empecé después de mucho pensarlo, habiéndome propuesto (y en el fondo, estando seguro de) durar mínimo el primer año y algún día alcanzar los cien posts. Recuerdo con cariño la época en que varios compañeros del ITESM tenían su blog también. Ahora es distinto, ya no soy estudiante, ya casi nadie escribe pero por ahí tengo unos conocidos que andan con un webcomic y uno de ellos no tiene la menor intención de dejarlo. Me encanta, la idea, el esfuerzo, el simple hecho de que se hayan lanzado a hacerlo. Soy de la idea de que todos tienen algo que decir, que aportar, que compartir. Que todo mundo es creativo en cierta forma, que el mejor pasatiempo es compartir nuestras vivencias con la gente.

Y bueno, no sé muy bien cómo terminar esto, la verdad nisiquiera sabía muy bien cómo empezarlo, solamente quería dejar constancia. Estoy bien, alegre y contento, me da mucho gusto haber conocido (dentro del poco o mucho contacto que hayamos tenido) por medio de internet a Yuumei quien me hace reir mucho y le agradezco enormemente haberme regalado la cuenta pro en Flickr (ahora soy un adicto sin remedio), a Mikehc, a Xinita, a Cgalarza con su increíble entusiasmo, Dekaru (uno de mis blogueros favoritos, espero ya esté recuperado de su lesión) y seguir teniendo contacto con KWZ, elcrayon (que ya solo existe en forma de fichas twitter crapulento y maldiciento) y Prozak, que por cierto me gustó que usó la imagen de las teclas que le regalé para su banner. Sí, es una foto no muy buena. Creo que es todo.

Pueden ver también lo que escribí el primer y el segundo aniversario. Aquí seguiré bloguenado, por cierto por ahí tengo algo que ver con un nuevo proyecto pirata que muy probablemente jamás volveré a mencionar directamente aquí. He visto demasiado Diggnation y ahora tengo ganas de hacer un podcast/videopodcast pero nadie entiende el potencial de las marionetas de calcetín. Qué quieren, así soy yo.

Rothschildia Cincta

¿Lo habré escrito bien?

Me imagino que debe parecerle muy ñoño a la gente promedio cuando alguien es capaz de identificar alguna planta o animal poco común que se encuentra fortuitamente e incluso logra mencionar su nombre científico (no solamente por el hecho de saber cuál es, también por ser capaz de pronunciarlo pues en general parecen trabalenguas). Añádanle a esto el hecho de que suelen pasar cosas curiosas cuando uno acostumbra tomarle fotos a todo lo que le pasa por enfrente y el resultado puede ser inesperado e intrigante para uno mismo.  Se pasa por un momento de ¿cómo llegué aquí? ¿soy realmente taaan ñoño?

Esto me pasó hace poco, iba caminando alegremente por la calle cuando alguien me señaló la puerta de una cochera. El clic que siguió fue inevitable:

Rothschildia Cincta

Y normalmente no pasaría de ahí, pero más tarde, el mismo día, me volví a encontrar con lo mismo en el centro comercial al leer el letrero de una tienda naturista:

Attacus atlas

O eso pensé, más tarde me daría cuenta de que en realidad es otra especie (muy popular entre coleccionistas y de la que por cierto tengo fotos… que acabo de subir hace poco, sin saber de antemano que hoy se dejaría ver una relación entre ambos eventos). Parece ser demasiado fortuito, pero tal vez me estoy adelantando. Sucede que hoy llegué por casualidad, francamente no recuerdo cómo, a una página de insectos, mariposas y polillas… y ahí estaba de nuevo, la misma imagen, los mismos colores y formas en las alas, exactamente la misma mariposa. Un link llevó a otro link y, mágicamente y sin pedirlo, ya la tenía identificada sin lugar a dudas: una tal Rothschildia Cincta, identificada gracias a una secuencia de clicks aleatorios en enlaces de The Most Spectacular Moths of SE Arizona. Irónicamente ncontré muy poca información extra al respecto al estarla buscando ya explicitamente, como este video.

rothshildia cincta

Yo sólo puedo pensar al igual que, pienso, lo haría la gente normal: preguntándome si esta información sirve para algo. Lo que sí me resulta muy notorio es que muy poca gente (de hecho nadie aparte de mi mismo) estaría envuelto en una cadena de eventos tan insignificantes como esos, o más bien, a la gran mayoría de las personas cosas como estas les pasarían totalmente desapercibidas.

– Mira esa mariposa ¡está bieeen grandooota!.
– Oh, si.
Y más tarde…
– ¿No es el mismo animal que vimos hace rato en el zaguán de tu vecina?
– Pues se parece, pero sabrá Dios.
Y de ahí directo al olvido todo el asunto. De la parte de los clics aleatorios en una página titulada “Las más espectaculares polillas de Arizona Sur-Oriental” mejor no hablamos, creo que nadie en el mundo lo haría.

Mi sorpresa radica precisamente en eso, en el asombro y la infinita sorpresa al ver que he cumplido con tan etérea serie de requisitos para llegar a identificar la mariposa que vi por casualidad en la casa de la vecina de alguien hace dos meses, sin buscarlo. ¿Significa algo? Creo que sencillamente es una muestra de que no tengo tan mala memoria visual como creía, parece ser que difícilmente olvido una imagen ¿o acaso tengo un don innato para clasificar insectos?

Porque lo juro, estoy seguro que nadie más en el mundo se fijaría ni le daría importancia. Cosas como estas solo me pasan a mi, jugarretas que le hace a uno la vida para echarle en cara su ñoñez. ¿Qué clase de persona empieza a jugar con la idea de pensar en los insectos como un hobby?.

Insomnio

A continuación uno de mis antiguos ejercicios, un intento de cuento que escribí hace algunos años y ahora vuelvo a encontrar. Quizá se me hayan ido algunos errores.

Salir de la casa, caminar por la calle siendo ya de madrugada. Siempre lo hallé de alguna manera relajante. En realidad los ojos irritados son lo único que me molesta, aunque pueda parecer que el problema es más grande. No se cuánto tiempo llevo sin poder dormir, varias semanas, quizá ya un par de meses. Miento, son años. Es que se le va acumulando a uno un montón de cosas en la cabeza cuando en la vida le empieza a ir mal.

¿Cómo sucedió? Muy poco a poco.  Recuerdo que desde esos lejanos años de mi adolescencia había veces en que aquello de dormir  se me complicaba. Llegaba la noche, me acostaba en la cama y nada, el hada de los dulces sueños simplemente no se dignaba hacer su acto de magia. Maldita hada. Claro que hubo ocasiones en que la ausencia de dicha hada estuvo a mi favor: fiestas, viajes, noches de estudio y trabajo de horas extras, pero la mayor parte del tiempo estaba yo y mi soledad. Bueno, ni tanta soledad, ese insoportable no sé qué que logra hacer más largas las horas me hacía compañía con frecuencia. Lo único que me quedaba era levantarme e inventarme algo que hacer, tarea ardua y complicada que un sin fin de veces no me fue posible resolver. Primero me fui por las soluciones fáciles, después de todo el asunto no iba a pasar a mayores. Leer los clásicos de la literatura que llevaban años empolvándose en el librero, luego novelas policíacas y después darle un descanso a la lectura. Traté de buscar nuevas soluciones: recurrir a los audífonos y pasar las noches en vela escuchando toda clase de discos, tratar de hacer cualquier clase de ejercicio para acabar con el exceso de energía, salir al balcón a contemplar la tranquilidad de la noche y finalmente sentir la tentación de adentrarse en esa calma para dejar la casa furtivamente y emprender una caminata a altas horas de la noche. Sí, creo que así fue como empezó.

Claro que una persona que padece insomnio difícilmente es la única afectada. Y eso a pesar de las ojeras. Nunca falta alguien de la familia que se queje del más mínimo ruido que hace uno a mitad de la noche. El asunto fue empeorando, hasta que mi padre me dijo que cuando tuviera mi casa podría hacer lo que me diera la gana. En parte por eso estoy aquí, de madrugada, ya casi llegando al centro de la ciudad, porque nada es como lo cuentan. Crecí, me casé hace no sé cuántos años, hice mi vida. Pero no podría decir que estoy haciendo lo que me dé la gana. De alguna manera todo se complica, acabas siendo un extraño en tu propia casa, ya no formas parte de eso. Y bueno, yo siempre he creído que debemos de buscar nuestro propio destino.

Supongo que no hay respuestas fáciles, ya no digamos felices. A veces me pregunto a dónde se ha ido mi vida, todo. Por eso esta noche decidí que lo mejor era irme, dejar todos esos fracasos atrás y seguir adelante, sin necesidad de hacer maletas. A mi edad uno debe de poder hacerlo si quiere ¿no? bueno, tampoco soy ningún vejete, pero el tiempo no pasa en vano.

¿Realmente estoy a tiempo de empezar otra vez? ¿Y qué más da? Son de esas cosas que no te dejan dormir. ¿Dormir? ¿Para qué quiere uno dormir si tiene tanto de que preocuparse? No es la primera vez que pienso en irme, pero nunca había llegado tan lejos como para salir de la casa con la firme intención de no volver.

Antes de darme cuenta estoy abriendo en silencio la puerta de mi casa, caminando a la recámara sin hacer ruido. Me meto a la cama y una voz a mi lado dice “déjame dormir”. Lo haré, no cabe duda que no vivo para hacer lo que me de la gana. Supongo que está bien, después de todo, los ojos irritados son lo único que me molesta.