Integrales triples

Si bien estudié una ingeniería, la verdad es que toda mi vida he visto las matemáticas con cierta indiferencia. No las odio ni las enaltezco. Nunca me resultaron particularmente complicadas ni especiales ni nada. Creo que la única anécdota medianamente interesante que tuve de las matemáticas fue cuando en quinto de primaria me dejaron de tarea varias páginas de divisiones, que para entonces ya tenía más que dominadas. Así que, luego de resolver menos de la mitad, preferí llenar el resto con resultados “aproximados” e irme a jugar con el perro que por esas fechas todavía estaba cachorro. La maestra nos hacía formar una fila ante su escritorio y pasaba rápidamente las hojas del libro de cada alumno, por lo que casi me salgo con la mía. Pero por casualidad reparó en un resultada que estaba aproximado, pero mal (creo que mi error fue aproximar muy a la carrera los restos) y, luego de dar por correcta la página entera dijo “esta está mal” y anotó rápidamente el resultado correcto al lado. Y luego se fijó en las divisones de arriba y de abajo y las de los lados y descubrió la farsa y citó a mis papás y hasta la fecha, todo es risas y diversión con esa anécdota.

O más bien, lo era, hasta que en mis últimos semestres de la carrera me tocó llevar “Cálculo Tres” que, como su nombre lo indica (aunque seguramente es más casualidad que otra cosa), trataba de integrales triples. Esto ya lo habíamos empezado a ver desde el curso anterior, donde el profesor era bueno en su trabajo e incluso amigable y nunca fue mayor problema. Pero el profesor de “Cálculo Tres” era de esos que crean un ambiente tóxico y muy apenas muestra como resolver los problemas que el libro trae de ejemplo. Recuerdo una vez en la que no entendí bien sus garabatos en el pizarrón y le pregunté al compañero de al lado qué símbolo era aquel y seguí tomando mis notas, solo para que el profesor interrumpiera la clase y dijera que le preguntara cualquier duda a él. Todavía me parece una gran pérdida de tiempo pero en fin. Lo mismo opino de las anacrónicas ideas de tener que memorizar todo el formulario y de que se prohiba el uso de calculadora para los cursos básicos de matemáticas. No importa lo que los profesores quieran hacernos creer, en la vida real nunca necesitaremos eso para ningún trabajo.

Pasé apenas el primero de tres exámenes parciales; el segundo lo reprobé y el tercero ya ni me acuerdo, el caso es que todo dependía de obtener una buena calificación en el final. Creo que fue una de las únicas dos materias en las que no me fue bien en la carrera, pero muy en especial fue la única en la que sentía que no estaba aprendiendo. No ayudaba el hecho de que medio grupo estaba aterrorizado para finales del curso.

Llegó el examen final y no tuve la seguridad de que mi calificación fuera a ser aprobatoria. No me parecía del todo mal, después de todo no había aprendido y todavía tenía algo de vergüenza. El tiempo me enseñaría que lo correcto en esos casos hubiera sido hablar con el profesor para resolver los obstáculos a los que se enfrentaba la enzeñanza… pero no aún así no creo que hubiera funcionado.

El día de la entrega de calificaciones no nos entregaron las calificaciones. Más de medio grupo había reprobado. Para ese momento a mí francamente ya no me importaba, estaba listo para inscribir la misma materia el próximo semestre con otro profesor. Pero entonces salió a relucir una de esos pequeños detalles del Tec de Monterrey: que los profesores son evaluados cada fin de semestre y si cierto porcentaje de alumnos reprueba, son despedidos. O algo así cuenta la leyenda. Total que el profesor hizo curva y pasé con 73. Al entregarme mi examen me dijo que debía repasar los temas, queriendo decir que yo no merecía pasar. Lo cual es cierto pero nadamás me dió risa.

 

The index

Es probable que lo van a leer no sea más que una leyenda urbana.

Platicando con varios conocidos sobre el escabroso tema de la beca crédito del TEC, salieron varias ideas extrañas que la gente que no se ha enrolado en el ITESM tiene al respecto. La que más me llamó la atención fue que a los exalumnos que no pagan su adeudo, el TEC los incluye en una lista negra llamada simplemente “el índice”. Se supone que antes de contratar a cualquier egresado del TEC, las empresas checan si este se encuentra en el índice y en caso de encontrarlo, no le dará el empleo.

Ahora bien, esta es precisamente la clase de mitos autóctonos que giran en torno a tan divertida institución y lo que me sorprendió en esta ocasión es ver lo fácil que la gente se lo cree. No, no estoy diciendo que sea o no verdad, realmente ninguno de los que estábamos en la conversación estamos en posición de saberlo con certeza. Pero así tal cual como lo platican no le veo mucho sentido. ¿Qué incentivo tendrían las empresas para siquiera checar este índice? Más aún, ¿qué motivación podrían tener para rechazar a un candidato solo porque el ITESM lo ha añadido a su lista negra? Vamos, para empezar ¿por qué confiarían en esa lista?

Yo, la verdad, no le encuentro sentido. Falta información. Aunque el TEC si tiene una lista negra de empresas con las que evita cualquier clase de contacto, suele ser porque en ocasiones anteriores la colaboración con dichas empresas ha resultado catastrófica para ambas partes y pues es mejor tener cierta dignidad.

Como la supe, se las endoso.

Artist’s Conception

DSC06201

Esta pintura se exhibió en la biblioteca del ITESM SLP hace años, como yo no podía dejar pasar la oportunidad, me tomé la molestia de comprobar que tan fiel era a la realidad.

DSC06209

Sí, pueden argumentar que la pintura describe la escena desde más arriba del cerro, pero no es posible, ligeramente se atraviesa una casa, que ya estaba en aquel entonces.  En conclusión, se inventaron las piedras y los nopales. Así es la vida…

Kurazaybo en la página del ITESM SLP

Ya tiene rato que remodelaron la página del campus pero de todas formas creo que merece mención el hecho de que el ITESM haya usado una de mis fotografías para promocionarse en internet. Me pregunto cómo llegó ahí. Al menos es una de mis fotos favoritas, no tanto por la foto en sí sino por todo lo que tuve que hacer para sacarla, curiosamente en el proceso descubrí que está prohibido tomar este tipo de fotos en el Tec, lo cual encuentro doblemente irónico. Para los que quieran ver el interior del CDEE (ese edificio de forma tan caprichosa) acá una muestra.

ITESM KURAZAYBO

Me deslindo de toda responsabilidad por el uso que haga el Tec, solamente diré que no me molesta, aparte de que creo que todo mundo se imaginó desde un principio que esa foto terminaría así. Aunque esto me ha hecho ponerme a pensar en los derechos de autor y las licencias ya que, aunque no me molesta el uso en sí, sí me inquieta un poco el hecho de que se haya modificado (cortándola y mezclándola con otras imágenes) con fines comerciales. En fin.

El festival de la canción

Mucho había yo escuchado del Festival de la canción, evento ya tradicional en el Tec de Monterrey, pero nunca había tenido la oportunidad de asistir. Hace casi dos semanas me invitó un amigo y decidí darle una oportunidad. Y vaya que me he llevado una sorpresa, como la última vez que fui a un concurso musical del tec. Legué un poco tarde y me perdí las primeras seis canciones pero pude ver las otras ocho. En el Festival de la canción, a diferencia de la Noche de Clones, la música y letra son composiciones originales de los alumnos, interpretadas por ellos mismos. La verdad yo no sospechaba siquiera que se formaran tantos y tan variados grupos entre los estudiantes del tec.

El festival se llevó a cabo al aire libre en el área de prepa el pasado viernes 28 de septiembre, mi única queja es que ya no alcancé lugar. Me divertí bastante viendo a los grupos, me pareció ver que la mayoría eran de prepa. Debo admitir que la calidad de la música fue bastante mejor de lo que esperaba. En el jurado había algunos famosos del mundo de la música nacional, que calificaron desde la composición y letra, hasta la calidad de la interpretación y el vestuario de los participantes.

Me fui de ahí con una impresión bastante buena, aunque el concurso obviamente no es de profesionales, se vió calidad en la música, esfuerzo y bastante diversión y buen ambiente. Me hubiera gustado ver la siguiente etapa, que fue este domingo en Aguascalientes y donde ya se seleccionaron a los grupos para la final nacional en Toluca.

Una Historia que contar Suono Patrol Suono Patrol Suono Patrol Top Banana y Zoom Zoo Densidad Cero Colt

Se pueden descargar las fotos en tamaño completo acá y aquí tengo algunos videos de las canciones que ví:

“Una historia que contar” Descarga.

Colt – “Combate Aereo” Descarga.

Metalmorfosis – “Obsesión” Descarga.

Suono Patrol – “Solo existo” Descarga.

Suono Patrol – “Sin ti” Descarga.

Top Banana y Zoom – “Sentimiento de vacío” Descarga.

Zoo – “Angel de mis sueños” Descarga.

Densidad cero – “Sentimiento de vacío” Descarga.

Este texto también está disponible aquí, en comunicamostusideas.com.

Remodelando el campus

La construcción siempre me ha interesado, creo que lo que más me llama la atención es el hecho de que se produce algo enorme con la intención de que permanezca por mucho tiempo. Me gustan las cosas que perduran. Al ingresar al ITESM de San Luis me gustó que el campus estaba aún en construcción y que al pasar de los años (me hace sentir viejo decir eso pero así fue) se fueron agregando nuevas instalaciones. Lo que más me gustó, en aquel entonces, fue la cafetería el centro estudiantil y el gimnasio. El CDEE y la biblioteca casi no me gustaron porque, a pesar de que se pagó una cuota de sangre para levantarlos, son espacios no muy cómodos (¿windows, anyone?) y no están bien terminados. Y una vez más el Tec de Monterrey se convierte en un caso difícil al hablar de él porque las instalaciones están más allá de lo que muchas instituciones estarían dispuestas a pagar y ese es precisamente el problema. Vamos, hay una pista a la que nadie va y un sistema de asistencias que muchas empresas envidiarían pero cuando hace viento hay que evacuar porque los vidrios se caen. Mi casa es de interés social y no sufrió mucho en esa ocasión. Ante tales contratiempos uno esperaría que los directivos del campus detuvieran futuros proyectos de construcción y se tomaran un tiempo para evaluarlos cuidadosamente pero no, la construcción continúa. Hay que atraer más alumnos.

A esta situación hay que sumarle la tradición de cuando salgo de una escuela: invariablemente al año/semestre siguiente se inaugura algún espacio con el que siempre quise contar. En la primaria fue el gimnasio (pensaba que pasaría ahí toda la vida y que en unos años me sería útil), en la secundaria se abrió el laboratorio de computación, en la prepa fue una remodelación muy grande que incluyó la biblioteca y el auditorio. En el caso del Tec ya no se me ocurren muchas cosas que hagan falta, si acaso más salones en el siempre mítico y nunca construído (pero algún día se hará, ténganlo por seguro) edificio de Aulas 3. Las esculturas de acero se agregan cada año y a este ritmo creo que llegará el momento en que habrá una para cada salón. Cada semestre hay algún pequeño cambio, como la pequeña área de jardin y un árbol muy bonito frente a la escultura de la bailarina que fueron sustituídas por dos palmeras sin gracia. Aunque bueno, el pinito aquel que me gustaba sufría con el viento y había que anclarlo. Las remodelaciones nunca se detienen y por eso cuando hace unos días fui a darme una vuelta me llevé una sorpresa.

Primero me recibió un típico letrero:

Trabajando por ti

Ese ya me lo esperaba porque ya tiene tiempo que se trabaja en el caminito que cariñosamente denominamos “la ruta de Julián“. Muchas veces hay que hacer ese recorrido pero la pendiente de pasto no era muy amigable así que ahora todo está mejor. Curiosamente tengo una foto del durante y del después, también se puede ver la nueva escalera en la pendiente que mencioné:

El camino en construccion El nuevo camino terminado La nueva escalera

Después pasé por Aulas 1 y vi que unas oficinas se habían cambiado a la antigua biblioteca, un uso la verdad muy tonto para un espacio tan amplio. Pero creo que es temporal, sucede que el lugar que ocupaban, el antiquísimo “ciber”, está en remodelación. Otra vez.

Aqui antes era el ciber, luego oficinas y ahora no sabemos

Y tiene los famosos nichos de los muros del campus que se acostumbra llenar con bonitas pantallas de plasma sin ningún propósito aparente. Espero equivocarme con esa predicción. Luego vi que se modificó una jardinera, ya sé, eso no es noticia. Pero a mi me resulta de lo más enigmático porque nuevamente parece que se le ha dado solución a un problema que no existía:

Remodelando

¿Y el área de la palmera, a un piso de altura, sigue teniendo nadamás unos escuálidos arbustos a manera de barandal? Bah. Sigamos con el recorrido. Toca el turno a una de las remodelaciones más infames que he visto en mi vida, no tanto por el cambio en sí sino por el motivo que se me dio para él. Desde principios de enero se empezaron a colocar unos andamios bastante bien apuntalados en los volados de las escaleras más amplias de los edificios de aulas. Algunos compañeros y yo supusimos que había dos posibilidades: o el edificio se estaba cayendo o algo muy macabro estaba ocurriendo. Debo mencionar que el volado de esas escaleras me gustaba mucho, era amplio, tenía muy buena vista y estéticamente le quitaba al edificio el aspecto de ser una mole de concreto y cristal verde, pues era un área grande sin soportes.

Andamiaje

Creímos que la primera posibilidad era la única que justificaría tan buen andamiaje, sólo he visto instalaciones así en casos donde hay que hacer una maniobra peligrosa a nivel estructural. Extrañamente nunca se cerró completamente el paso a esas escaleras así que hice lo único que alguien interesado por el edificio que habita y los chismes del Tec haría: fui a planta física a preguntar qué ocurría. La conversación que se dio fue más o menos así:

Kurazaybo: eh… hola, he visto que se están poniendo unos andamios y me preguntaba si es porque el edificio se está cayendo
Empleado: no, no hay ningún peligro
Kurazaybo: ¿entonces para qué son los andamios?
Empleado: se van a poner unos soportes para mayor seguridad
Kurazaybo: (pensando en lo mucho que lo que me acaba de decir es contradictorio) ah entonces no se va a cerrar el paso ni nada ¿verdad?
Empleado: no, las escaleras van a seguir abiertas y no hay ningún riesgo

Así que resultó ser una mágica e inesperada combinación del motivo A y el B. Al menos no perdí la apuesta, aunque tampoco la gané. Esa burda explicación “oficial” me parece muy mala, mejor me hubieran dicho que era una sorpresa. Al ver el envarillado y el tamaño de los nuevos soportes nos damos cuenta de que son muy feos y con esas dimensiones pueden soportar al menos dos veces el peso de la escalera. ¿Alguien le encuentra sentido? El concreto no anda muy barato que digamos además el barandal de acero no se modificó ni nada, se dejó que el cemento lo absorbiera, a la potosina. ¿Por qué la prisa?

Construyendo el nuevo soporte Andamios desde dentro El soporte terminado El edificio no se esta cayendo Aulas 2

Ahora bien, esos soportes no me gustan mucho pero al menos cumplen una función muy noble. Lo siguiente que vi me dio un poco de tristeza, estaban retirando la escultura de la bailarina que tal vez no era muy bonita pero era ya tradicional. Recordarán que una vez le tomé una foto por detrás. Solo puedo imaginarme que será reemplazada por alguna monstruosidad de acero inoxidable. En lo personal me gusta más la bailarina porque al menos se entiende lo que es, no como esas láminas retorcidas.

Adios a la bailarina

Lo de la bailarina fue una de las últimas cosas que vi, no sé si haya más cambios en Aulas 2, el gimnasio, la cafetería, el CDEE o el “estadio”, pero de todas formas me iba con un mal sabor de boca, algo de incredulidad mezclado con nostalgia. Y entonces vi algo que me hizo darme cuenta de mi escasa imaginación, algo tan absurdo en ese momento que no podía creer. Una de las chicas de la biblioteca estaba en la terraza, al borde del espejo de agua. Del otro lado un empleado perseguía alguna clase de animal oscuro y grande, esa situación ya se había dado con algunos perros y me ha tocado ver una rana e incluso un conejo que desvió la atención de toda la clase, pero de pronto el animal extendió sus alas y saltó en el momento preciso para escapar de las manos del hombre, cruzar el espejo de agua y aterrizar plácidamente en la terraza, donde ya ni la chica ni el hombre intentaron alcanzarlo por el momento, incapaces de hacerlo por lo mucho que se estaban riendo. A mi también me dio risa verlo, los pavorreales no se caracterizan por su obediencia pero son un muy bonito ejemplo de los gastos inútiles que hace el ITESM. La pareja de aves anda suelta por el jardin, sin cerca de ningún tipo. Eso puede ocasionar situaciones muy divertidas en el estacionamiento y todavía mejores si se le ocurre meterse a la biblioteca, ya vimos que el espejo de agua no es obstáculo. Viven en una jaula que se hizo junta a las canchas de basketball, a un lado de las gradas. ¿No les afectará el ruido en los entrenamientos y torneos?

La jaula de los pavorreales al fondo Los pavorreales del ITESM

Me les quedé viendo un rato y me fui, lo único en que podía pensar era algo de un escándalo con unas toallas carísimas en el baño del expresidente Fox y la mansión Winchester.

Piensen en cada una de estas cosas como una fracción de una beca que el Tec ya no otrogó. Increíble pero me gustaron más las iMac.

Technorati Tags: , ,